Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN EL LÍBANO VIERNES 21 7 2006 ABC Se han traido los libaneses calados hasta los huesos el dolor y una ira extrema por su desalojo entre cohetes También han llegado los nacionales sirio que trabajaban en los cultivos y comercios del país vecino masco como quien espera en una terminal el tiempo del regreso a casa, en esta estación de descanso en la que mastican las ansias de una victoria que auguran pronta contra el enemigo judío, más aún que la pena por el qué habrá sido de sus propiedades en el borrado valle de la Bekaa. Y con más fuerza que con la que se repite en sus retinas el reciente éxodo en un coche alquilado a precio de limusina avanzando torpe entre el impacto sordo de los proyectiles. Nunca la aviación israelí nos había perseguido como esta vez, machacando nuestras casas y volviéndolas a machacar cuando nos habíamos ido hasta sacar agua del subsuelo se contiene junto al quicio de la puerta de una habitación múltiple del orfanato el cabeza de la familia Al Basthen, 22 miembros, que al igual que las otras que están en el centro rehúsan irse a vivir a las casas que tan solidariamente les ofrecen particulares sirios en la misma capital. Refugiados libaneses descansan tras su salida del país en el campus de la Universidad de Damasco AFP Ha llegado el turno de los ríos incesantes de refugiados libaneses que aguardan en Damasco el tiempo de regresar a casa. Orfanatos y mezquitas han servido para darles cobijo bajo la solidaridad de la población siria En una semana regresaremos LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL Solidaridad siria En tan sólo diez minutos han llegado hasta el despacho de la directora del hospicio, Imán Mustafá, un hombre y una mujer a plantear sendas invitaciones para alojamiento, incluida comida y todos los gastos pagados. Pero no se quieren ir, están bien aquí resume la responsable del centro, que obvia explicar que así es como se sienten más arropados y que, por lo demás, no tienen ganas de mudanza porque, en compañía, unos a otros se convencen de que están de paso y la pesadilla va a durar poco. Tan poco, que en una escuela vecina, la número tres del barrio de Abu Zseinab, los tres hermanos de la familia Hossen, hombres jóvenes de idéntica mirada metálica, magnética y penetrante, rebuscaban ayer las últimas posibilidades para dar confort a sus muchos niños- -23, de un total de 35 personas- -con la intención de volver hoy mismo de nuevo al frente para ayudar a rematar la faena bélica contra los israelíes. No nos preocupa si han destruido nuestras casas, sino lograr el triunfo contra Israel: hasta ahora no están siendo capaces ni de sacar a sus muertos del terreno del enfrentamiento con el Líbano y no tenemos miedo a morir. Lo haríamos por la patria, defendiendo nuestra tierra como mártires y lograríamos la gloria indica el más bravío, que coloca las piernas apresurado como a punto de salir corriendo de un momento a otro. A vencer a Israel. DAMASCO. Mahmud y Ashid hacen juegos de guerra en los pasillos del céntrico orfanato de Dar Al- Aman. Traducido, tendría el nombre salvador de la Casa de la seguridad hoy devenida por gracia del Ministerio de la Religión en improvisado (y seguro) albergue para 45 familias de refugiados, y donde el pequeño Mahmud pasa su primera tarde infantil fuera de las bombas gritando israelí, israelí mientras golpea con más saña que acierto su tanque de plástico contra el soldadito sin brazos que a duras penas defiende de los ataques de mentira su amigo Ashid. Se han traído los libaneses calados hasta los huesos el dolor y una ira extrema por el desalojo entre los cohetes hebreos hasta su retiro en Damasco, la capital de una Siria que les llama con orgullo y hospitalidad hermanos y que ha abierto escuelas, guarderías y mezquitas para dar cobijo a los huidos del vecino país del cedro que no tienen donde ir. Y que ya se cuentan por centenares. los más apocalípticos, tendría todas las papeletas para figurar como primer blanco en caso de un eventual ataque israelí. Una guerra larga Yasser y otras decenas de recién llegados de nacionalidad libanesa acogidos por aquí consumen la mañana paseando sin saber a dónde dirigirse y se consumen de impaciencia esperando el fin. El pueblo libanés puede aguantar lo que está pasando, los judíos no soportarán una guerra larga: en una semana regresaremos augura sin temor a equivocarse. Dicen los números oficiales que en los nueve días que van de lucha encarnizada han abandonado el Líbano medio millón de hombres y mujeres, más de 150.000 de ellos por la frontera de Siria. Los primeros y más veloces, europeos, norteamericanos y árabes saudíes y de los emiratos, que colapsaron el aeropuerto de la capital y los hoteles en su salida. Con ellos, nacionales sirios que trabajaban temporalmente en el comercio y los cultivos libaneses y que se han acomodado de vuelta con sus familias. Pero ahora ha llegado el turno de los ríos incensantes de refugiados libaneses que esperan en Da- Trece españoles más evacuados del Líbano llegan hoy a Lisboa L. L. C. DAMASCO. Trece ciudadanos españoles procedentes de Beirut aterrizarán a lo largo del día de hoy en Lisboa a bordo de un avión de las Fuerzas Armadas Portuguesas fletado ayer desde Damasco, en el que también viajan 4 súbditos portugueses Peregrinaje chií Estamos viendo a Hitler en las tropas israelíes, ahora Hitler es judío y viene a por nosotros masculla Yasser Al- Amark en la entrada del suntuoso templo de Abu Zseinab, lugar sagrado de peregrinaje de miles y miles de chiíes iraníes que, según vaticinan y 4 libaneses. La evacuación ha sido posible gracias a la intermediación de la Embajada española en Siria, que hoy tiene prevista la recepción de un grupo de 50 personas, dentro del que figuran al menos otros 30 españoles que serán repatriados en las próximas horas. Con estas dos últimas operaciones, ya serán casi 750 españoles los que han sido evacuados de la zona del conflicto, la mayoría de ellos en aeronaves 707 del Ejército español y aviones comerciales de Air Europa contratados por el Ministerio de Defensa.