Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO VIERNES 21 7 2006 ABC El Ejército israelí se prepara para lanzar una ofensiva terrestre a gran escala Dos helicópteros israelíes se estrellan cerca de la frontera libanesa mandos del Tsahal se corrigen a sí mismos y hablan de semanas, antes eran días, para que llegue el final de los enfrentamientos bélicos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL FRONTERA ENTRE ISRAEL Y EL LÍBANO. Todo está preparado, en contra de los deseos de los altos mandos militares y de las autoridades políticas, para que el Ejército de Israel lance una operación a gran escala contra el sur del Líbano. Los últimos enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre los soldados hebreos y los milicianos de Hizbolá y la imposibilidad de destruir todas las lanzaderas de cohetes Katiusha y el arsenal de la guerrilla chií demuestran que para acabar el trabajo empezado, como suelen decir los generales israelíes, resultará imprescindible la invasión terrestre. Y eso ya son palabras mayores. No hace falta siquiera viajar al pasado, desde 1982 al año 2000, para seguir el reguero de soldados muertos durante aquella guerra y durante los posteriores años de ocupación septentrional del país del cedro. Basta con fijarse en las últimas 48 horas, en lo sucedido en la frontera, del lado libanés, a unos escasos centenares de metros de Avivim. Los combates a cara de perro se han sucedido sin solución de continuidad. Las emboscadas de Hizbolá, gran conocedor de un terreno que ha preparado a su antojo durante los últimos seis años para esta Segunda Guerra del Líb Los altos Israel, acusado de usar a palestinos como escudos humanos en Gaza b La operación militar israelí Llu- bano, son continuas. Y las bajas israelíes, también de los guerrilleros chiíes, no dejan de crecer. Hizbolá anunció ayer, a falta de la confirmación de Tel Aviv, que antes debe comunicárselo a las familias, la muerte de cuatro militares israelíes. Posteriormente, el mando hebreo confirmó que las víctimas fueron dos. Por otra parte, dos helicópteros israelíes se estrellaron anoche cerca de la frontera con el Líbano, según informa Reuters. Cuatro soldados resultaron heridos, aunque la cadena de televisión Al Yazira informó en un principio de que habían muerto. Desgaste La intención de Hizbolá es prolongar los enfrentamientos bélicos hasta convertirlos en una guerra de desgaste; hasta que la unidad de la sociedad hebrea comience a resquebrajarse a medida que lleguen los cadáveres desde el sur del Líbano. De ahí el temor de Israel de lanzar una masiva ofensiva terrestre. Cuantos más soldados mande a territorio comanche más posibilidad de que aumente el número de muertos y más riesgo también de que a la postre se involucre en la batalla el Ejército libanés, tal y como dijo ayer que sucedería el ministro de Defensa de Beirut. Las emboscadas de Hizbolá son continuas. Y las bajas israelíes. También las de los guerrilleros chiíes Peligros en definitiva que, tarde o temprano, tendrán que asumir Dan Halutz, jefe del Estado Mayor, quien ya habla de una guerra de semanas y no de días como hizo hace sólo unas jornadas; Amir Peretz, titular de Defensa, que ayer arengó en el norte del país a sus soldados; y Ehud Olmert, jefe de un Gobierno que quiere, como sus Fuerzas Armadas, acabar con la amenaza de Hizbolá para la próxima década. Ya se habría destruido, según portavoces oficiales hebreos, el 50 por ciento de su arsenal. Pero queda la otra mitad. La Segunda Guerra del Líbano, 24 años después de la primera, no tiene sólo el frente militar y político, con el consiguiente desgaste de posibles muertos para el Gobierno hoy respaldado de forma casi unánime por toda la población. Está también abierto, sobre todo en el norte de Israel, el frente económico. Haifa y las demás ciudades aledañas a la frontera con el Líbano están paralizadas por completo por la amenaza continua de los cohetes Katiusha Ayer, cayeron otros 40. Ninguno, eso sí, sobre Nazaret, desde donde el padre de los dos niños árabes- israelíes fallecidos la víspera bajo el fuego chií acusó a Olmert, no al jeque Hasán Nasrallah, de la muerte de sus hijos. La actividad industrial en la tercera localidad más importante de Israel es mínima. El turismo, las centrales petroquímicas, el puerto, la refinería: todo cerrado a cal y canto o a cámara lenta. Y eso, además de los muertos y los heridos, también supone otro duro golpe por asimilar. Así son las guerras. Así es la Segunda Guerra del Líbano. vias de verano prosigue con intensidad en la Franja mediterránea, donde ayer se contaron otros cuatro muertos J. C. HAIFA. No es la primera vez. Debería ser la última. La organización de derechos humanos israelí, Betselem, después de haber investigado los hechos sobre el terreno, ha acusado al Ejército hebreo de utilizar a seis civiles palestinos, incluidos una mujer y un menor de edad, como escudos humanos en sus operaciones militares en Beit Hanún y Beit Lahia, al norte de Gaza. El informe de Betselem, ya publicado en su página web www. btselem. org english habla de cómo los soldados israelíes tomaron el 17 de julio dos edificios entre ambas localidades y registraron cada una de las viviendas, a la caza y captura de milicianos palestinos armados, con cada uno de los escudos humanos como punta de lanza durante doce horas. Investigación oficial La organización de derechos humanos israelí ha exigido a la Fiscalía militar que abra una investigación para aclarar hechos tan deplorables, condenados en distintas ocasiones por la comunidad internacional ya que, nunca mejor dicho con lo que está cayendo en Gaza, llueve sobre mojado en este sentido. Ya en el pasado se ha denunciado el uso de escudos humanos, algo que ha reconocido incluso el propio Ejército de Israel. Y también continúan, con gran intensidad pese a que queden oscurecidas por la tempestad libanesa, las Lluvias de verano sobre la Franja mediterránea. Y sobre Nablus. Y sobre otros puntos castigados de Cisjordania. Lo peor, en Gaza, donde murieron cuatro palestinos en distintos enfrentamientos con el Ejército israelí, entre ellos un adolescente de 16 años. Es más, el chaparrón no va a amainar. Ni mucho menos. Así lo anuncia el hombre del tiempo del Tsahal quien confirmó ayer el lanzamiento de octavillas sobre Beit Hanún y Beit Lahia para advertir a la población del norte de Gaza del posible bombardeo de las casas, vivan allí civiles o no, que almacenen armas. Tampoco dejaron de caer los rudimentarios cohetes Qassam sobre la ciudad israelí de Sderot, sin provocar grandes daños ni heridos. Miedo generalizado en una Gaza que ha pasado al minuto veinte en la escaleta de los telediarios pero cuyo sufrimiento y castigo lleva décadas, por méritos propios desgraciadamente, en portada. Edhud Olmert, primer ministro israelí (a la derecha) se reunió ayer con los rabinos del movimiento Chabad en Tel Aviv REUTERS