Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 7 2006 Nacional 21 El padre de Aitor Zabaleta llama inepto al juez que concedió el permiso a su asesino ABC MADRID. Ricardo Guerra, condenado por un jurado popular a 17 años de prisión por asesinar en 1998 en Madrid al seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, podrá salir de prisión el próximo mes de septiembre con un permiso de tres días, tras permanecer encarcelado ocho años. Este beneficio penitenciario será ampliable a otros cuatro días, transcurrido un mes de su primera salida si no concurre en ningún delito. La decisión, adoptada por los magistrados de la Audiencia de Madrid, se contrapone al criterio del juez de Vigilancia Penitenciaria, del fiscal y de la Junta de Tratamiento de la prisión de Soto del Real, que denegaron el permiso para el acusado en dos ocasiones distintas. Tras conocerse la decisión judicial, Javier Zabaleta, padre de la víctima, dijo que no es normal que la Sección Quinta de la Audiencia Provincial esté en manos de unos ineptos que no cumplen con su obligación Zabaleta explicó que la familia se siente muy disgustada y no puede comprender que un juzgado conceda un permiso carcelario a una persona que está condenada por unos hechos tan graves Además, el padre del fallecido recordó que existe un agravante en esta situación como es que Ricardo Guerra mató a mi hijo cuando disfrutaba de otro permiso. Además, no está absolutamente arrepentido de nada Por su parte, la presidenta del PP de Guipúzcoa, María José Usandizaga, se mostró muy contraria a que Guerra pueda salir a la calle Usandizaga expresó su extrañeza y malestar por la decisión judicial. No se entiende- -dijo- -cómo la Audiencia ha accedido a conceder un permiso a este asesino sobre el que pesan numerosos y graves delitos Un avión trata de combatir las llamas del incendio forestal en las inmediaciones de una urbanización MIKEL PONCE Un incendio obliga a desalojar a más de 400 personas en dos pueblos de Valencia El fuego, que anoche no estaba controlado, llevaba arrasadas 125 hectáreas de Villamarchante señaló que pudo ser intencionado ya que se inició en dos focos separados por casi un kilómetro de distancia PEDRO A. ORTIZ VALENCIA. Más de 400 personas tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas durante la tarde de ayer a causa de un incendio que afectó a cerca de 125 hectáreas de arbolado de la partida de la Pea, situada entre los términos municipales de Villamarchante y Pedralba, y que al cierre de esta edición todavía no estaba controlado. Este incendio es el más importante que ha registrado la Comunidad Valenciana durante el periodo estival. El alcalde de Vilamarchante, Vicente Betoret, afirmó que el fuego pudo ser intencionado porque tenía dos focos activos aunque pidió prudencia. El incendio, declarado a las 16.09, comenzó extendiéndose rápidamente en una loma muy frondosa ubicada junto a una urbanización. De manera preventiva, agentes de la Policía Local de Villamarchante, de la Guardia Civil y de Protección Civil comenzaron un operativo para evacuar a los cerca de 200 residentes de los 90 chalés de la zona. Posteriormente, se inició el traslado de alrededor de 200 habitantes de 85 casas situadas en el término municipal de Pedralba para prevenir posibles intoxicaciones por inhalación de humo, ya que las llamas se fueron dirigiendo hacia esa población. b El alcalde El consejero de Justicia, Miguel Peralta, quien se desplazó al lugar junto al de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, señaló anoche que ya estaban controlados los flancos del incendio. Peralta precisó que los medios de extinción se habían centrado en atajar la cabeza del fuego Asimismo, Peralta manifestó que el incendio se inició en dos focos separados entre 700 y 1.000 metros entre sí El titular de Justicia comentó también que el desalojo de las 400 personas que tuvieron que salir de sus chalés se llevó a cabo principalmente por precaución ya que según indicó la Guardia Civil apuntó que no se ha quemado ninguna vivienda Fuentes de la Policía Local de Villamarchante indicaron a ABC que las personas evacuadas de las urbanizaciones no podían volver a sus casas durante la madrugada, aunque matizaron que su realojo no suponía ningún problema, ya que se trata en su mayoría de segundas residencias. Aun así, los ayuntamientos de Pedralba y Villamarchante ofrecieron hoteles para quien no tuviera donde hospedarse. Para la extinción del incendio se desplazaron 17 aeronaves al lugar. En un primer momento, acudieron dos airtractor de la Generalitat, dos del Ministerio de Medio Ambiente, cuatro helicópteros y dos hidroaviones Canadair. Más tarde, se unieron a la tarea dos aviones dromaders un helicóptero de coordinación de la Generalitat y un helicóptero de la Consejería. Pérdidas de más de 12 millones de euros por el pedrisco que arrasó el municipio zaragozano de Maluenda R. PÉREZ MALUENDA (ZARAGOZA) En la historia particular del municipio zaragozano de Maluenda, en la comarca de Calatayud, la tarde del pasado miércoles quedará registrada. En los anales meteorológicos de Aragón, también. Las tormentas barrieron amplias áreas geográficas de las provincias de Huesca y Zaragoza. Pero, con diferencia, la peor parte se la llevó esta localidad. El panorama tras la tromba de agua y granizo era desolador. Ayer, brigadas de limpieza, bomberos, vecinos y miembros de Protección Civil se esforzaban por que la normalidad volviera cuanto antes a esta localidad del Valle del Jiloca, donde quedaron arrasados cientos de tejados. El alcalde, Pascual Lallana, explicaba que la tormenta fue de una entidad desconocida entre los lugareños. Cayó pedrisco del tamaño de pelotas de tenis; el más pequeño, como una man- darina subrayó. El rastro de pérdidas que ha dejado la tormenta está aún por cuantificar, pero algunos responsables políticos de la zona afirmaban a mediodía de ayer que una estimación orientativa podría situarse en torno a los 12 millones de euros. Un auténtico desastre en un pueblo de no más de mil habitantes. Maluenda ha sido el municipio peor parado por unas tormentas que, en la tarde del miércoles, afectaron a buena parte de Aragón. Las trombas de agua que descargaron dejaron inundaciones en Zaragoza capital y en algunas zonas de localidades como Calatayud, Ateca, municipios del zaragozano valle del Perejiles y algunas áreas de la provincia de Huesca.