Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DEBATE SOBRE LA MEMORIA HISTÓRICA VIERNES 21 7 2006 ABC FOROS DE MEMORIA Contra las placas franquistas. El miércoles hubo una revisión histórica particular, la de tres asociaciones antifascistas que animaron a la sociedad civil a retirar del paisaje urbano las placas con nombres, lemas o personas que aluden al franquismo. El resultado fue que unos individuos arrancaron los indicadores de tres calles de Madrid: General Fanjul, Arriba España y General Yagüe. Y avisan: Aún quedan 167 calles y miles de monumentos en Madrid que siguen homenajeando a los golpistas del 36 Francia y Portugal nunca han utilizado las leyes para revisar sus tragedias del pasado Italia y Alemania legislaron contra fascismo y nazismo y aprobaron copiosas ayudas por la Guerra Mundial b Ningún gobierno de nuestro en- torno ha acometido ninguna revisión sin un amplio consenso político, si exceptuamos la posguerra alemana, aún predemocrática ABC MADRID. El proyecto de Memoria Histórica con el que Zapatero pretende repensar la II República, la Guerra Civil y el franquismo no tiene espejo en el que mirarse. Dentro de la Europa de nuestro entorno, los gobiernos de Francia y Portugal no han tenido la tentación de revisar su pasado recurriendo a la legislación, por lo que no ha sido objeto de división política, pese a que éste último también salió de una dictadura casi paralela. Con un pacto invisible, las fuerzas democráticas de esos países asumen su pasado para no reabrir heridas. En el caso de Italia y Alemania, la legislación ha ido dirigida a combatir sus dos dramas y la guerra que generaron: el fascisco y el nazismo. Francia Ninguna ley sentencia una tragedia común En Francia, de la Revolución (1789) y el Terror (1793) a Vichy (1940- 45) o la guerra sucia contra los partidarios de la Argelia francesa (1961- 62) las guerras civiles y su trágica historia han suscitado, y suscitan, numerosas batallas culturales de fondo. Pero ningún Gobierno ha tenido la tentación de sancionar con una ley esta o aquella visión de una tragedia común, informa J. P. Quiñonero. En algunos casos capitales, como el escándalo de Alfred Dreyfus (1894- 95) o las leyes antisemitas (1940) de Vichy, el debate estrictamente histórico, durante muchas décadas, culminó con tomas de posición personales del jefe del Estado, a título de reparación moral, sin que el presidente de la República tomase la decisión de proponer una ley de revisión política. Hace días, Chirac rindió un homenaje nacional con gran dimensión cultural e histórica a la memoria del capitán Dreyfus, víctima de una penosa persecución y degradación antisemita. El caso de la colaboración política del general Petain y el régimen de Vichy, con el III Reich, quizá sea mucho más gráfico. Durante poco menos de medio siglo, se publicaron incontables obras sobre la trágica división de Francia. François Mitterrand, presidente de la República, entre 1981 y 1995, jamás consideró oportuno sancionar la memoria de Petain o el régimen de Vichy. Hubo que esperar al primer mandato presidencial de Jacques Chirac (1995- 2002) para que el Estado, al fin, reconociese el comportamiento culpable de quienes lo encarnaron durante la Ocupación. Nadie ha imaginado la reparación moral con una ley parlamentaria que dictamine con un voto esta o aquella visión de la trágica historia común. El caso de la guerra de liberación argelina (1954- 1962) es igualmente paradigmático. Aquel conflicto dividió profundamente a Francia. Ese conflicto y sus secuelas de muerte, destrucción y torturas, dejó heridas todavía evidentes. Nadie imagina una ley que dicte una sentencia final. Portugal Pocas medidas para superar el pasado En Portugal son pocas las iniciativas tomadas desde el Gobierno que rindan homenaje a las víctimas del salazarismo o aquellos que más lucharon por la caída de la dictadura así como durante los meses posteriores a la Revolución de los Claveles, hasta que se instauró la Democracia. El Gobierno, en tiempos de Silva como primer ministro, concedió en 1992 una pensión vitalicia a Abilio Pires y Óscar Cardoso, ambos inspectores adjuntos de la Policía Internacional de Defensa del Estado, por los servicios excepcionales y relevantes prestados informa Belén Rodrigo. El Instituto de los Archivos Naciona- les tiene competencia para certificar el tiempo de prisión o de clandestinidad, por razones políticas desarrolladas contra el régimen salazarista, comprobables a través de los procesos individuales de la PIDE DGS, para efectos de pensión de vejez o invalidez, que quedó establecido en la ley aprobada en abril del 97. Es decir, el tiempo transcurrido en prisión o en el exilio pasa a se tiene en cuenta para la jubilación. Más reciente ha sido la medida de dar pensiones a 23 personas, por méritos excepcionales en la defensa de libertad y de la democracia previsto en el Decreto Ley 189 2003. Desde abril de 2005 y junio de 2006, con José Sócrates como jefe del Ejecutivo, se han aceptado estas ayudas económicas con un valor mínimo que ronda los 600 euros. En lo que a monumentos se refiere, el más representativo es una estatua en el cementerio del Alto de São João, en Lisboa, en memoria de las víctimas de la guerra en Cabo Verde, en tiempos de Salazar. Existen otros en recuerdo a la resistencia, pero son privados. Alemania Ayudas económicas a las víctimas del nazismo Seguramente ningún país de Europa haya hecho tantos ejercicios de memoria histórica como Alemania, forzosa-