Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 7 2006 57 El Festival de Mérida estrena Itaca una denuncia del genocidio gitano basada en La Odisea La primera esposa de Lennon, Cynthia, participó ayer en un curso dedicado a los Beatles en Almería Dos jóvenes descansan en uno de los jardines dentro del agua instalados en la playa del Voramar El FIB reabre hoy su recinto con uno de los mejores carteles de su historia y una creciente presencia de aficionados británicos, seducidos, a miles, por los reclamos culturales y de ocio de una muestra que, después de once años, instala sus carpas y escenarios en el mes de julio Lamas ha privatizado un sector, cubierto de césped y de acceso restringido, y, entre otros, Unoporciento ha instalado uno de sus jardines dentro del agua. El Musac se suma a la muestra con un lote de vídeos, procedentes de sus fondos, que serán proyectados en el propio recinto de conciertos. Veinticinco cortometrajes se presentan, también desde hoy, en el séptimo festival de cine del FIB, que, además, incluye su propia y concurrida Fashion Week, una muestra de teatro abierta a los habitantes y veraneantes de Benicasim, una Cita con la danza que sigue incorporando elementos de interés, una edición de cursos de verano oficializada por la Universidad Jaime I e incluso un periódico especializado en buenas noticias y abierto hasta el amanecer. No sólo música sale de los amplificadores del FIB. El carácter multimedia del festival de Benicasim y su desbordamiento cultural se ha producido a la vez que su imparable apertura al extranjero. Lo que empezó siendo una tímida concentración de sólo dos días, convocada en el viejo recinto del velódromo de la localidad, se ha transformado en un certamen en el que no sólo es internacional su cartel, sino buena parte de su audiencia. Entre el peso cultural y el hedonismo La creciente competencia desatada en el mercado nacional de los festivales de rock ha llevado a los responsables del FIB a trazar alianzas estratégicas con socios británicos y a captar a aficionados más allá de nuestras fronteras. El resultado, sensible a la vista y el oído, es el sacrificio de los últimos restos de romanticismo que aún conservaba un certamen doméstico, hoy convertido en sucursal nacional de los festivales ingleses. Sólo la mitad de los asistentes a la duodécima edición del FIB procede de España, lo que parece garantizar la continuidad del certamen en un circuito saturado de ofertas similares, pero que amenaza seriamente el ambiente relajado que tuvieron las primeras ediciones del festival. El veterano Tom Verlaine, el iluminado Howe Gelb y las cabareteras Scissor Sisters abrirán esta noche una muestra que trata de encontrar el equilibrio entre el peso cultural de sus numerosos programas de actos y el hedonismo, asalvajado, que buscan y consumen a tragos largos los turistas británicos. Gran Bretaña, capital Benicasim TEXTO: JESÚS LILLO FOTO: EPA BENICASIM. No eran pocos los abonos del FIB- -alrededor de cuarenta, en su mayoría procedentes de Gran Bretaña, por donde ha circulado casi la mitad del papel del festival- -que hasta hace unos días se subastaban en internet, rematados en torno a los 250 euros. Pese al sobreprecio, la oferta parece merecer la pena para los miles de turistas extranjeros que, cada año en mayor número, aterrizan en la costa levantina con destino a Benicasim: cuatro jornadas de conciertos, que se abren esta noche con la tradicional fiesta de apertura de la muestra, nueve días de acampada y playa, una climatología bastante más amable que la que suele embarrar el suelo de los festivales ingleses y un licencioso entorno para disfrutar sin cortes de los históricos reclamos del verano español, casi in- tactos desde los celebrados tiempos del landismo de hechuras clásicas. Hasta la madrugada del próximo martes, cuando la fiesta de clausura despeje el recinto del festival y traslade a la playa del Torreón al pelotón de los abonados más recalcitrantes, una media diaria superior a los 30.000 asistentes pasará por un pueblo cuyo Ayuntamiento por fin ha conseguido que el FIB sea programado en julio y libere a Benicasim de una presión juvenil insostenible para el sosegado turismo familiar que durante agosto alimenta a su industria de ocio y servicios. La temida mudanza, embalada con un cartel sembrado y sobrado de estrellas del pop anglosajón, se ha saldado sin traumas: el pasado 31 de mayo se agotaron todos los abonos puestos a la venta. A punto de cumplir doce años, el FIB se sale del mapa de agosto y desfigura el paisaje de julio. Miles de jóvenes y millones de euros se mueven desde hoy alrededor del recinto municipal que desde 1998 acoge los conciertos de un certamen que ha hecho de su marca una de las más reconocibles y sólidas del mercado europeo del pop. Grandes y cotizadísimos nombres del rock anglosajón- -este año Morrissey, Pixies, Depeche Mode, Franz Ferdinand, The Strokes y Madness- -y una abundante nómina, en letra pequeña, de ofertas alternativas sostienen el argumento musical de un festival diversificado a través de programas culturales cada vez más sólidos. Este año, su particular feria artística, Fib Art, vuelve a desarrollar su acción en la playa del Voramar, donde Nicolás