Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 7 2006 Sociedad 55 Comunicación The New York Times reducirá su formato en 2008 Cerrará una imprenta y despedirá a 250 empleados ABC NUEVA YORK. El diario estadounidense The New York Times reducirá en 2008 su formato en 3,8 centímetros de ancho, cerrará una imprenta en Nueva Jersey y despedirá a 250 empleados para ahorrar 42 millones de de dólares por año, según ha anunciado el rotativo. De 13,5 pulgadas (34,29 centímetros) a 12 pulgadas (30,47 centímetros) el mismo formato empleado por el diario USA Today El diario neoyorquino de centro izquierda ha indicado que el cambio de tamaño que comenzará en abril de 2008, implicará una pérdida del cinco por ciento de espacio en las páginas pero que será compensado por un mayor número de éstas. La jefa de la empresa, Janet L. Robinson, ha explicado que las investigaciones de mercado encargadas por el periódico demostraron que sobre todo los lectores más jóvenes y quienes viajan prefieren el formato más pequeño. La empresa espera ahorrar costos por valor de 42 millones de dólares: 30 por costos operativos más bajos y 12 por la reducción de consumo de papel que traerán consigo las nuevas dimensiones. CARAMELOS PACO ÁNGEL RIESGO El diario aumentará sus páginas AP The New York Times reagrupará sus operaciones de imprenta en su nueva fábrica de Queens, y despedirá a 250 trabajadores de los 1.050 que emplea actualmente. Pero éste no es un caso aislado, otros muchos diarios estadounidenses, que sufren reducción de ingresos por el desarrollo de internet y la pérdida de lectores, han adoptado medidas de reducción de costos. lguien volvió a recordarme hace poco a un anunciante español innovador y trasgresor: Caramelos Paco, marca que hacía su publicidad pintando con brocha las grandes piedras a los lados de las carreteras de la Sierra madrileña, aquella mezcla de atentado ecologista y publicidad avanzada nos trae a muchos recuerdos de esos viajes en Seiscientos a la Sierra. Un sabor muy especial me traen aquellos Caramelos Paco, de los que ahora no soy consciente de haber comido aunque posiblemente lo hiciera a menudo. Esas vallas clandestinas, aunque nunca fueron legales, posiblemente desaparecieron con la Ley Borrell del año 92, cuando se prohibieron las vallas publicitarias en las carreteras, con el famoso indulto del toro de Osborne, que desde entonces no sólo sobrevivió sino que se multiplicó por nuestras carreteras. Caminos innovadores como los seguidos por Paco para promocionar sus caramelos son los que los anunciantes siguen buscando por doquier para mostrar sus marcas al huidizo ciudadano, saturado y harto de mensajes que no le interesan. La enorme saturación de reclamos publicitarios que sufrimos todos debe A reducirse, tiene que disminuir. Los publicitarios son los primeros en darse cuenta de que la publicidad que llega donde no debe molesta; que aburre enormemente a los ciudadanos que la reciben y para los que no iba dirigida; que hay que afinar la puntería para no seguir fallando impactos. Los anunciantes buscan comunicarse con las personas realmente interesadas en sus productos, poner su marca en un lugar destacado de sus intenciones de compra y fidelizarlas para que vuelvan a adquirirlos, no malgastar su presupuesto en contactos fallidos. No estoy seguro de que Caramelos Paco tuviera un efecto de intromisión menor que los anuncios de hoy, pero de lo que no me cabe duda es de que era único. Su mensaje aparecía en solitario en aquella enorme piedra de granito, sin argumentos, sin persuasión; no tenía miedo a que su producto se desacreditara por la primitiva forma de promoción que usaba, buscaba la primera de las necesidades de la publicidad, llegar al consumidor, difundir la marca, hacerse conocer. Hoy no sería un argumento suficiente para un caramelo, pero tampoco cabe duda de que aquí estoy yo recordando aquella marca entrañable. ¿Existe aún? En la recepción de las agencias de publicidad deberían entonces tener, como homenaje, unos pocos Caramelos Paco para sus clientes.