Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CORRUPCIÓN EN MARBELLA OPERACIÓN MALAYA JUEVES 20 7 2006 ABC Nadie lo dudaba. Ni siquiera él mismo. Tarde o temprano, la detención de Julián Muñoz era inevitable, ya fuera por la operación Malaya o por cualquiera de los otros frentes judiciales que tiene abiertos. Ahora la duda es si tirará de la manta o callará Cuestión de tiempo TEXTO: J. M. CAMACHO, P. MUÑOZ MÁLAGA MADRID. La más que posible detención del ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, era un secreto a voces. Una crónica ya anunciada no sólo por tener pendiente de cumplir una pena de seis meses de cárcel por el caso Banana Beach ni por otras sentencias condenatorias, aunque recurridas ante los tribunales, sino porque Muñoz también formaba parte de la trama de corrupción inmobiliaria e institucional investigada por la Policía, y que aunque se prolongó mucho más en el tiempo las pesquisas actuales se circunscriben al periodo que va de 2002 hasta febrero de 2006. Julián Muñoz, llegó a la Alcaldía de Marbella en abril de 2002 tras la inhabilitación de Jesús Gil a 28 años por el caso de las camisetas del Atlético de Madrid El idilio entre Gil y Muñoz, iniciado en 1991, se prolongó hasta después de las elecciones de 2003. Una de las medidas que adoptó Muñoz tras ganar los últimos comicios, y que no gustó a Gil, fue prescindir de los servicios del ex gerente de Urbanismo, Juan Antonio Roca. Muñoz ofreció la cabeza de éste a la Junta de Andalucía para intentar sacar adelante el Plan General de Ordenación Urbana de Marbella. Meses después, Gil y Muñoz tuvieron un sonado intercambio de acusaciones en televisión, que provocó una tormenta judicial. El segundo acusó a su ex jefe de enriquecimiento ilícito, atraco al Ayuntamiento, recibir maletines, mientras que Gil denunció a su compañero de partido de convenios urbanísticos irregulares y otros delitos. Finalmente prefirieron firmar la paz, ya que sabían que el haber expuesto sus vergüenzas en público podía tener consecuencias penales fatales para ellos. En cualquier caso, Jesús Gil se sentía traicionado por el que era su protegido y delfín y ya nunca se volvió a recomponer la relación. El siguiente episodio protagonizado por Julián Muñoz acabó con su salida de la Alcaldía. Desafiar a Juan Antonio Roca tuvo consecuencias fatales para él, ya que el ex asesor de Urbanismo movió convenientemente los hilos para poner fin a su etapa de gobierno de la localidad costasoleña. Firmaron aquella moción ocho gilistas, tres tránsfugas socialistas y tres rebeldes del Partido Andalucista (PA) Su lema, curiosamente, era devolver la limpieza y la honestidad a la gestión del Ayuntamiento Todo lo que rodeó aquel episodio fue oscuro, igual de oscuro que todos los años anteriores hasta 1991, cuando Jesús Gil tomó el poder de la ciudad y la convirtió en el paraíso de la especulación. La Fiscalía decidió abrir una investigación para aclarar lo sucedido, pero en febrero de 2004, archivó las diligencias abiertas por falta de pruebas. En realidad, lo que se había tejido allí era no sólo un pacto político sino también uno de silencio para intentar mantener la impunidad frente a cualquier investigación que se abriera. Hoy, la situación jurídica de los concejales que firmaron aquello es de prisión por cohecho relacionado con tráfico de influencias y prevaricación o libertad con cargos con fianza. Un dato sin duda significativo. Tras el varapalo político, Muñoz se refugió como camarero, su primer ofi- cio cuando llegó a Marbella, en el restaurante La Cantora de Fuengirola, cuya propietaria era su compañera sentimental, la tonadillera Isabel Pantoja. Platos como el pollo a la Pantoja adquirieron gran popularidad, aunque parece que el negocio no fue muy bien. El ex alcalde abandonó su acta como diputado provincial, creó un nuevo partido, y se convirtió en protagonista de los programas rosas por su relación con la cantante y su inquietante calendario judicial. La Fiscalía le acusa de más de 20 delitos, por los que podría ser condenado a más de cuarenta años de cárcel. Y es que como dice el refrán, tanto va el cántaro a la fuente que, al final, acaba rompiéndose. El fiscal Anticorrupción, López Caballero, a su llegada a la vivienda del ex concejal del PA, Pedro Pérez EFE Aifos tenía patrocinios con la administración local y autonómica J. M. C. MÁLAGA. El Grupo Aifos es un patrocinador habitual de ayuntamientos, diputaciones, Junta de Andalucía y otros organismos públicos y privados. Ha patrocinado, entre otros eventos, el Festival de Cine Español de Málaga, el Campeonato del Mundo del Atletismo Almería 2005 y el Salón Inmobiliario del Mediterráneo. Aifos es un grupo líder en vivienda vacacional en la Costa del Sol y tiene importante actividad en primera vivienda en Andalucía y Aragón. Su historia está totalmente ligada a la trayectoria profesional de su presidente y fundador, Jesús Ruiz Casado, detenido ayer. En 2005 registró un aumento en sus ingresos del 35 hasta alcanzar los 346 millones de euros, al tiempo que logró unos beneficios netos de 40 millones, un 80 superiores a los del año anterior. El grupo comenzó su actividad con la sociedad Ziur, S. L. que le permitió construir dos pequeñas promociones en Torre del mar (Málaga) a mediados de los 90. Desde ese momento el grupo comienza una carrera imparable en la que se despliegan diferentes estrategias de negocio, lo que hace necesario la constitución de varias sociedades, algunas de ellas con socios locales, para ir desarrollando nuevos proyectos inmobiliarios. Para poder hacer frente a las necesidades de crecimiento, Ziur, S. L. se configura como la constructora del grupo Aifos. El año 2000, es la clave para el despegue, ya que adquiere la sociedad Hogares Nuevos en Zaragoza, se constituye la sociedad Ziur Arquitectura, S. L. y la sociedad Comfira para el Gran Hotel Guadalpín de Marbella. Igualmente, en ese año, se adquiere una importante cartera de suelo. En Marbella tiene dos hoteles que se han convertido en referencia: el Gran Hotel Guadalpín Marbella, inaugurado en 2002, y el Gran Hotel Guadalpín Banús, que fue inaugurado en marzo de 2005. Julián Muñoz Isabel Pantoja y Mayte Zaldívar, compraron varios apartamentos en uno de ellos. Ambos están expedientados por la Junta por no tener licencia de primera ocupación.