Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 20 7 2006 ABC AD LIBITUM LA TEORÍA DEL TRANSEÚNTE LGUNOS quisieron ver a Mariano Rajoy como un transeúnte por la política española. Unos, los más próximos, espoleados por la absurda alegría que, por razones de escalafón, puede agitar a un monaguillo cuando se muere el Papa. Otros, los indiferentes, convencidos de que el actual líder del PP no reúne ninguna de las condiciones histriónicas que pueden servir en la política cuando, para el mal común, se convierte en espectáculo. Los más, sus adversarios, inquietos ante una personalidad que, al margen de sus aciertos o fracasos, tiene la reciedumbre de quien se siente hijo de sus principios y servidor de su responsabilidad. La teoría del transeúnM. MARTÍN te tiene su origen en el FERRAND irregular procedimiento con el que José María Aznar, por sí y ante sí, le nombró sucesor en la presidencia del PP y, por ello mismo, máximo representante de los diez millones de votantes que integran en España, más que la derecha la negación de la pintoresca y contradictoria izquierda que se encarna ahora en el PSOE. La teoría se afianza al contemplar que el heredero tiene asumido, sin pestañear, el equipo para la dirección del partido que le fue dado y que, en principio, parece más concordante con el radicalismo aznarí que con el más razonable, y razonado, modelo rajoyano. Todos se equivocaron. Rajoy apunta a la perpetuidad. De ahí la saña que en su persecución y castigo ponen, en pequeñas dosis, algunos de los suyos y, en sobredosis, muchos de sus antagonistas. Rajoy no encaja en la tipología clásica de la política nacional y eso irrita hasta el punto de que el Gobierno, o alguno de sus voluntariosos intérpretes, llegue a la movilización de unos cuantos matones sindicales para, con ánimo de desprestigio, boicotear una sencilla e ingenua visita del presidente popular a Benavente. Se trata, en una bien calculada operación, de envolver a Rajoy en una aureola de conflictos, como tratando de demostrar su incapacidad para el diálogo y su gusto por la bronca mejor que por el entendimiento. La campaña va dando frutos como corresponde al despliegue mediático en la que se soporta. Rajoy es, para muchos, un energúmeno que siempre dice no y que, servil con quien le designó, mantiene posiciones que rechaza la opinión pública nacional. La imagen, como le resultará obvio a cualquier espíritu ecuánime, no se corresponde con la realidad, pero ese es el éxito de quienes la promueven. Rajoy es un demócrata instalado en el centro derecha, como el común de sus equivalentes europeos; pero presentado, telediario tras telediario, como un caso límite de la extrema derecha, pasa a ser una amenaza para los sectores sociales menos instruidos y más distantes del análisis político. José Luis Rodríguez Zapatero y su eficaz mariachi para la propaganda le utilizan en su beneficio y, cosa curiosa, Rajoy no opone resistencia ni reacciona en su defensa. Pasea con distinción la palma de los mártires. UN EX MINISTRO EN LA OPOSICIÓN ne cualidades afrodisíacas de las que carece- per E le ve rozagante, sin patas de gallo, relajado, se -la oposición. Por eso, sin faltar al respeto a los sin la pesada carga de un ministerio. El brondiputados que dejan sus muchas horas en la tarea de ceado es de calidad. El ex ministro se ha libraoponerse, puede ser ilustrativo considerar por un do del tono céreo de las luces de despacho, de la sobreinstante una hipótesis: que sean más de una docena carga del estrés, de tantos compromisos oficiales. Eslos diputados que piensen y obren como el ex ministá en la oposición. Exulta la sensación de una inespetro que ha recuperado tiempo para jugar al golf. Serada comodidad y lo cuenta abiertamente. Ha recupería humano: ya sabemos que ni tan siquiera rado tiempo que creía extinguido para siemlas grandes faenas parlamentarias- -encapsupre, a veces pasea largamente, tiene ocasión ladas en una breve información- -atraen a ese de hablar del futuro con sus hijos, algunas tarochenta por ciento de españoles cuya única des va al cine con la mujer de la que en los fuente de información es la televisión. Por eso años de gobierno estuvo a punto de separarse la tenacidad en los pasillos y comisiones, la por práctico abandono del hogar. Ha reabierpaciente espera de un fallo de gobierno, la to el despacho particular que tuvo que cerrar oportunidad de una brecha para presentar estando en el poder. Tiene abono en un gimnaVALENTÍ una iniciativa parlamentaria son algo que no sio y en una piscina climatizada. Incluso no le PUIG existe para la opinión pública. Eso descorazofalta tiempo para pasarse de vez en cuando na al más persistente de los diputados, pero es lo que por el club de golf. ¡Ah, la calidad de vida! eso que curte y adiestra los procedimientos esenciales de todos andamos buscando y que no consiste en tomar una democracia parlamentaria. rayos UVA, recalentar electrónicamente unos macaUn titubeo sobre las energías extra que son necesarrones o pasarse por un sex- shop sin duda el ex rias para hacer oposición se traduce en incoherenministro se la merecía, después de los tiempos intencia, en dejadez, en falta de estrategia consistente, en sos de gobernar España en nombre del Partido Popula desazón del grupo parlamentario que no se sienta lar. Lo que uno se pregunta, al escuchar la feliz confeincentivado por falta de una dirección modélica o a sión del ex ministro, es cuánto tiempo estará dedicausa de un constante desajuste en los criterios de cando a sus tareas de oposición, porque es de cajón actuación. En circunstancias así, llevar por si acaso que oponerse es un trabajo mucho más ingrato, necelos palos de golf en la maleta del coche resulta ser sitado de muchísimo tiempo si quiere hacerse bien, contagioso. El tiempo ha de decir si todo eso pudiera frente a un Gobierno que lo tiene todo, sobre todo, ocurrir en el PP o si es una excepción el caso del ex información. ministro que confunde los escaños de la oposición Desde luego, el caso- -real- -de ese ex ministro no con una hamaca al fresco. Noble y fatigosa es la labor puede extrapolarse al conjunto de diputados del PP del diputado de oposición, a veces sin más material que en calidad de tenores, barítonos o elementos del que unos recortes de periódicos, sin otros interlocucoro parlamentario ejercen desde sus escaños la opotores que los muros herméticos del poder. Muy mala sición al Gobierno del PSOE. Son miembros del Concosa sería que ese quehacer vaya perdiendo su natugreso de Diputados que pelean duro todos los días en raleza primordial y que el banco azul pueda respirar la ardua tarea de practicar una oposición parlamencon alivio, olvidarse de tomar ansiolíticos y abusar taria que raras veces obtiene la recompensa de un del poder como en los tiempos del absolutismo. reconocimiento mediático o de una palmada en la vpuig abc. es espalda. Estar en el poder- -como suele decirse- -tie- A S