Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MIÉRCOLES 19 7 2006 ABC JUAN PEDRO APARICIO Escritor, director del Instituto Cervantes en Londres Padecemos una literatura de play station que te convierte en ignorante ilustrado ¿Ha pactado con la otra media naranja del maligno para pergeñar relatos diabólicos? -Mi intención primera fue escribir trescientos treinta y tres (seiscientos sesenta y seis son los dígitos del maligno) Había en ellos metaliteratura, intriga y fantasía. Pero al darlos a la imprenta creí que era mejor reservar parte a una especie de purgatorio o limbo, a la espera del paraíso. Estos cuentos son cuánticos: es decir tensan hasta el límite la cuerda del relato. Lo breve es ley suprema en ellos. La estructura es de mayor a menor. Van decreciendo. Al quitar una palabra del anterior eliminas texto del siguiente, pero concedes importancia a dos cosas que imperan en el cuántico: la invención (que tiene que tener fuerza e intensidad para llegar al lector) y la materia oscura o la elipsis (aquello que da por supuesto el lector y que, sin que esté expreso en el relato, aumenta esa intensidad) Por eso este juego para llegar al cuento más pequeño del mundo: Luis XIV: Yo ¿Intenta hacerle la competencia al maestro Monterroso quien tejió en siete palabras el cuento más breve del universo: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí -Lo he, incluso, superado. El mío (con título y texto) como ya ha visto, alberga tres palabras. Un título: Luis XIV Y un texto: Yo Pero es el más grande con la elipsis: aquello que pone el lector. Hombre, estamos hablando de personas cultas, que saben quién es Luis XIV. Pero con una sonrisa me sentiría feliz. ¿Cómo se extrae el ingenio del erial que padecemos? -De una manera natural. Comparto con el lector, en forma narrativa, obsesiones y preocupaciones. -Cuando le espetan que algunos de sus micro relatos son micro perturbadores ¿qué siente? -Que esa perturbación yo no la planteo con intención sádica, sino con el deseo de compartir emociones, que al expresarlas en palabra le otorgas nobleza intelectual. ¿Su biografía está en La mitad del diablo -Y la educación que recibí. Por eso hay tanta presencia del diablo, de la Inquisición, de verdugos... ¿Cómo fue esa educación que recibió? -La educación del franquismo, en colegio religioso. El franquismo experimentó con gente de mi generación algo imposible, una cosa ucrónica. Tenían en la mente la Edad Media, no nuestro tiempo. A nosotros nos educaron para la otra vida, no para ésta. No voy a decir que fue un fracaso, porque en todos Desde Londres vuelve al ruedo ibérico un clásico: Juan Pedro Aparicio. Con nuevo libro, La mitad del diablo (Páginas de Espuma) Una delicia que incluye el cuento más breve del mundo. 9 letras, 3 palabras. Título: Luis XIV Texto: Yo TEXTO: A. ASTORGA FOTO: CHEMA BARROSO Juan Pedro Aparicio durante la entrevista A nosotros nos educaron para la otra vida, no para ésta, desde un modelo poco grato He bebido en las fuentes anglosajonas, rusas e italianas, pero tengo en mi altar mayor a Joseph Conrad nosotros impulsó una gran creatividad, pero fue un modelo bastante poco grato. Yo creo que ese sistema educativo fue medievalizante. Y algo de eso está ahí. ¡Pero no vayamos a espantar a los lectores medievalizantes! ¿La literatura debe estar enraizada, o no será? -Siguiendo aquello que decía Miguel Torga de que lo universal es lo local sin fronteras. Pero es cierto que yo he bebido de las fuentes de la literatura anglosajona, rusa e italiana. En mi altar mayor tengo a Joseph Conrad. ¿Dónde esconde su instinto de excelente narrador de historias? -A mí me han admirado siempre aquellos autores que saben hacer la autopsia de los libros. Siempre he tenido un afán por rescatar los instantes de la vida para darles un carácter de permanencia. ¿Se la juega un buen escritor en la distancia corta? -Puede ser, pero creo que hay autores que tienen libros malos, o sea, que la marca de fábrica no salva todos los productos. Hay que saber respetar la propia ley de la materia. ¿La literatura goza de una mala salud de hierro? -La crisis afecta a todo el mundo porque ahora está todo globalizado. Estamos padeciendo una literatura de play station de poca hondura. De una gran trivialización. Como esa alimentación tan insana para la salud de la comida rápida. Pues ahora hay también el fast- reading la lectura rápida de usar y tirar. Y que te transmite conceptos erróneos, equivocados, que no te van a servir para nada en la vida y te convierten en un ignorante ilustrado, que es la peor de las ignorancias. ¿Qué remedio hay contra tanta ignorancia ilustrada? -No lo sé, porque lo más difícil es adivinar o modificar el futuro. Hay que ser optimista o pesimista: las cosas no pintan bien, pero por otra parte en España hay editoriales como ésta, Páginas de Espuma, dinámicas, agresivas, ingeniosas y que tienen gusto y amor por lo literario. España es una excepción muy positiva. ¡Ojo las grandes, que las pequeñas crecen! ¿Se ha agotado el bálsamo de fierabrás de la inventiva? -No se valora. Y se recurre a los tópicos, desde Códigos no sé qué... a sábanas santas... O la guerra civil, que también se puede convertir en una moda. Es decir, una serie de cosas que son pura frivolidad. ¿Maltratan al relato las grandes editoriales? -No, pero tampoco le prestan la atención debida. ¿Sabe usted que en Inglaterra, donde vivo desde hace año y medio, no se publican cuentos, por ejemplo? ¿Culminamos el diabólico pacto con una guía de lectura rápida? -El prólogo de La mitad del diablo es fundamental. Me gusta lo sutil. Como el relato El santo y que dedico a una persona que quise mucho. Dice más o menos así: Una vez muerto se negó, por humildad, a hacer ese milagro que Roma exige para ser elevado a los altares Este es un libro como Rayuela puedes entrarle por cualquier parte, que siempre te resultará grato.