Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 19 7 2006 ABC La monumental obra de Henry Moore desembarca en el CaixaForum barcelonés La muestra, que se inaugura hoy, reúne 160 obras que reflejan la trayectoria del escultor británico b La exposición hace visible la evolución de este gran vanguardista, que transitó por el constructivismo y el surrealismo a través de la escultura, el dibujo y el grabado ALEIX MATARÓ BARCELONA. Henry Moore (18981986) nos sitúa en la órbita de las vanguardias gestadas en Gran Bretaña, con sus propias perspectivas de París y del arte moderno, distintas a las propiamente españolas, francesas o italianas. Moore es tenido por uno de los más grandes escultores de la isla de Turner y de Churchill. Su disciplina sería luego seguida por Anthony Caro y Richard Serra. Las formas monumentales y envolventes de Moore, su conocimiento de los materiales, sus esculturas protectoras resultan poderosas y atrayentes. La exposición que abre hoy sus puertas en CaixaForum recuerda las claves de su trayectoria. La sede barcelonesa de la Fundación la Caixa reúne 160 obras, que hacen visible la evolución del artista, tanto a través de esculturas, como de dibujos y grabados. La mayor parte de las piezas procede de la Henry Moore Foundation, que conserva y divulga la obra del artista. Pero además, se exponen obras de coleccionistas españoles e internacionales. Formas sintéticas Moore se hace escultor inspirado por las lecciones escolares sobre Miguel Ángel. Como el gran artista italiano, Moore se interesará sobre todo por desbastar piedras y tallar maderas. Las grandes esculturas en bronce y sus refinamientos técnicos llegaran más tarde. Las primeras etapas del escultor son un período de ebullición por probar materiales pétreos y leñosos. Ese gusto por trabajar materiales nobles, como el mármol- -de distintos colores y orígenes- el alabastro, la pizarra, el travertino romano o la madera de olmo, persistirá a lo largo de su trayectoria. Y ahí juega un papel importante su interés por las obras escultóricas del Museo Británico. Mientras Picasso descubre las máscaras africanas, Moore se interesa por las colecciones de escultura de Oriente Medio, de Egipto, Grecia y otras culturas relacionadas con Gran Bretaña, en algún momento histórico. La evolución hacia formas sintéticas se forma en ese contexto y también en relación con las clases de Alice Gostick, en el Castelford Secondary School, que le introduce en el arte contemporáneo. Moore se enrola en los Civil Service Ri- fles para luchar en la I Guerra Mundial. Recuperado de un ataque con gas, en la batalla de Cambrai, su trayectoria se decanta definitivamente hacia la práctica de la escultura. En 1925 viaja, con una beca, a París, Roma, Florencia, Pisa, Padua, Rávena y Venecia. Las guerras serán un elemento determinante de su trayectoria. Ya sea como observador de la Guerra Civil española o en primera persona, bajo los bombardeos sobre Londres y las restricciones preventivas, como reflejan la serie de dibujos dedicados a los londinenses refugiados en el metro. La década de los treinta decide el estilo personal del escultor. Tal y como explica Anita Feldman Bennet, comisaria de la muestra: A mediados de los treinta, entra en contacto con la vanguardia continental: los padres de la Bauhaus, Walter Gropius, Piet Mondrian y Lazlo Moholy- Nagy, se encuentran refugiados en el barrio londinense de Hampstead, donde reside el propio Moore La escultura de Moore combina elementos constructivistas- -esquematización de las formas- -y del surrealismo. Un dato significativo: en 1937, Moore acompaña a André Breton, Max Ernst, Paul Eluard, junto a Roland Penrose y Giacometti a una visita al estudio de Picasso, donde está trabajando en el Guernica Dios los cría y ellos se juntan. Moore también visitó las cuevas de Altamira, en 1934, así como Madrid, Toledo y Barcelona. En España, los escultores de la época eran Ángel Ferrant, Julio González, Manolo Hugué y Pablo Gargallo. Hay también esculturas de Picasso o de Miró que no son muy lejanas a las formas de Moore. Recordemos también a Baltasar Lobo (1910- 1993) pues, sobre todo, su trabajo con las coloraciones del bronce- -verdes, acabados marmóreos- -están en la línea del escultor británico. Moore es un escultor para todos. Un visitante recorría ayer la muestra de Henry Moore EFE Enciclopedia de técnicas, materiales y creatividad Henry Moore, como buen artista vanguardista, se saltó las normas y realizó grandes esculturas para ser instaladas a la vista del público, pero sin que fueran ningún encargo oficial o conmemorativo. Eso parece que provocó algún comentario en su época. Quizás del tipo: ¿Dónde metemos ese monstruo? Pero el artista siguió con su deseo. Lo que ahora se muestra en CaixaForum son algunos verdaderos monstruos- -en el sentido de magnitud- -escultóricos. Pero además no se exhiben tan sólo grandes esculturas en piedra o bronce, sino también los moldes en yeso que luego servían para inyectar el bronce fundido, en el taller de fundición. La muestra de Moore es una enciclopedia de técnicas, materiales y creatividad. Hay incluso esculturas realizadas con estalactitas o con hormigón fundido. Anita Feldman, comisaria de la exposición, destaca el interés de Moore por el tema de las figuras reclinadas, así como los temas maternales y de referencias naturales. La creación maternal y su protección ante el drama de la vida son un buen motivo para investigar formas artísticas. Las esculturas tipo Miguel Ángel suelen ser rotundas y afectivas, y eso a Moore, no se le escapa. El tamaño es importante. Pero una colección de objetos del taller de Moore nos recuerda que a veces las formas proceden de las pequeñas cosas: conchas y frutos del mar, piedrecitas moldeadas por el agua, huesos, ramas y otras obras de la naturaleza. Sería interesante comparar la escultura de Moore con la arquitectura de Gaudí, por su coincidencia en formas orgánicas e inspiradas en la naturaleza. Eso no quiere plantear ninguna relación directa. Los típicos jardines ingleses también son una especie de arte orgánico. La muestra estará abierta hasta el día 29 de octubre. Henry Moore se hace escultor inspirado por las lecciones escolares sobre Miguel Ángel La escultura de Moore combina elementos constructivistas- -esquematización de las formas- -y del surrealismo