Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 7 2006 Internacional 35 Hubo alertas, pero el Gobierno de Indonesia no las difundió b Yakarta recibió advertencias de dos agencias regionales de que podría aparecer un tsunami, pero no las hizo llegar a las comunidades amenazadas AP YAKARTA. La ONU afirmó ayer que el sistema de alerta temprana instalado en la isla indonesia de Sumatra por el Gobierno de este país para avisar de cualquier riesgo de maremoto no falló este lunes, cuando una ola gigante golpeó la costa sureste de Java. Una portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) Elisabeth Byrs, explicó en rueda de prensa que las autoridades de Indonesia fueron avisada a tiempo al igual que las de Australia, de la posible llegada de una ola gigante El propio Gobierno de Indonesia dijo ayer que recibió advertencias de dos agencias regionales de que el terremoto del lunes podía provocar un tsunami, pero no trató de hacerlas llegar a las comunidades amenazadas. El ministro de Ciencia y Tecnología, Kusmayanto Kadiman, señaló que Indonesia recibió los boletines del Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico y de la Agencia Meteorológica de Japón después del seísmo. Sin embargo, no los anunciamos. Si esto (el tsunami) no hubiera ocurrido, qué habría pasado? declaró a la prensa en Yakarta sin conseguir dar una explicación razonable a esta medida. Las advertencias fueron enviadas al Gobierno indonesio unos 45 minutos antes de que se produjese el tsunami. Sin un sistema automatizado en la zona para comunicárselo a los habitantes mediante altavoces en las playas o mensajes de texto por teléfono móvil, la evacuación de un número significativo de personas hubiera sido imposible. Varios ciclistas atraviesan con dificultad una de las calles de Pangandaran afectadas por el tsunami del lunes AP Contabilizados ya 368 muertos y 200 desaparecidos por el tsunami de Java La ola gigante destruyó el 40 por ciento de los edificios de Pangandaran que hasta hace dos días era una de las playas más famosas y concurridas del suroeste de Java, la de Pangandaran, el panorama era ayer desolador ABC PANGANDARAN (INDONESIA) Ya han sido contabilizados 368 muertos, 601 heridos y 200 desaparecidos a causa del tsunami que alcanzó el lunes las costas de la isla indonesia de Java, según un nuevo balance difundido por un responsable del Ministerio de Sanidad, Nurvila Dewi. El maremoto destruyó cerca del 40 por ciento de los edificios de la zona turística costera de Pangandaran, en el oeste de Java, según revelaron ayer las imágenes aéreas captadas por la agencia de noticias indonesia Antara. La mayoría de los edificios destruidos se encontraban en primera línea de playa. Algunas barcas de pesca han aparecido hasta 200 metros de distancia de la costa, algunas de ellas en los tejados de las casas. El tsunami, de dos metros de altura, fue consecuencia del maremoto de 7,7 grados en la escala de Richter que se produjo frente a las costas occidentales de Java. La zona se libró del tsunami que en diciembre de 2004 devastó buena parte del sur de Asia, y muchos habitantes de Java reconocieron que ni siquiera habían sentido el terremoto del lunes. El archipiélago indonesio está sumamente expuesto según los expertos, a riesgos naturales. En la que hasb En la ta hace dos días era una de las playas más famosas y concurridas del suroeste de Java, la de Pangandaran, el panorama era ayer desolador. Decenas de casas, hoteles y restaurantes han quedado reducidos a escombros o dañados seriamente. Ninguna víctima española El Ministerio de Asuntos Exteriores de nuestro país no tiene constancia de que haya españoles entre las víctimas del tsunami, aunque seis extranjeros figuran entre la lista de fallecidos, según anunció ayer el jefe de la unidad de crisis del Ministerio de Sanidad de Indonesia. De los extranjeros fallecidos, uno es japonés y otro belga, si bien se descono- ce el sexo de ambos, señaló la misma fuente. Un hombre holandés también murió, según la agencia Antara, mientras que fuentes hospitalarias señalaron que una madre y su hijo saudíes también perecieron. La última víctima extranjera conocida es un sueco, según anunció el Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país nórdico. Los grupos de salvamento, personal del Ejército y voluntarios están rastreando exhaustivamente los 180 kilómetros de litoral devastado en busca de supervivientes. Un equipo de Acción contra el Hambre (ACH) está llevando a cabo una evaluación rápida de necesidades en las localidades de Pangandaran y Cilacap. La tormenta tropical Bilis deja 198 muertos a su paso por China PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Campos enteros inundados, casas ocultas bajo las aguas y miles de personas con el fango llegándole hasta la cintura o huyendo en botes y con lo puesto de lo que antes eran sus hogares. Esta es la imagen que, desde el pasado fin de semana, se viene repitiendo en seis provincias del centro y sur de China que están siendo azotadas por la tormenta tropical Bilis Tras causar una docena de muertos a su paso por Filipinas y Taiwán, este tifón se ha cobrado ya 198 vidas y ha dejado en paradero desconocido a otras 155 personas en el gigante asiático. Además, ha desatado fuertes lluvias y riadas que han afectado a 25,4 millones de personas y han obligado a la evacuación de otros 2,45 millones, provocando unos daños materiales que ascienden a 15.900 millones de yuanes (1.591 millones de euros) Según el último balance del Ministerio de Asuntos Civiles, unas 208.000 casas han quedado destruidas y otras 282.000 han resultado dañadas, al tiempo que las aguas han anegado 964.000 hectáreas de cultivos, arruinando por completo las cosechas en 201.000 hectáreas. Para paliar los daños, el Gobierno ya ha destinado una primera partida de emergencia dotada con 65 millones de yuanes (6,5 millones de euros) La provincia más afectada ha sido Hunan, donde se han registrado 92 fallecidos y otro centenar de desaparecidos, mientras que 43 personas han perecido en Fujian y otras 44 en Guangdong (Cantón) Precisamente, en la línea ferroviaria que comunica esta región con Pekín han quedado incomunicados durante 40 horas los 8.000 viajeros de cinco trenes, quienes tuvieron que ser rescatados por los equipos de emergencia.