Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 7 2006 Internacional 33 El suicida ofreció a la gente trabajo; esperó a que todos subieran a su furgoneta y accionó los explosivos Las acusaciones de limpieza étnica contra las comunidades suníes en esta zona del territorio iraquí ponen su punto de mira en el clérigo radical, que en más de una ocasión ha manifestado su intención de construir un estado islámico de mayoría chií en Irak. Los ataques del Ejército de Mahdi tienen por respuesta atentados suicidas o coches- bomba. Ayer mismo otro coche- bomba se cobró la vida de sesenta personas en un mercado de Mahmudiya abarrotado de civiles, en su mayoría chií. A la explosión que tuvo lugar, le siguió un tiroteo que aumentó el número de víctimas. Triángulo de la muerte La última ola de violencia se ha cobrado, sólo en el mes de julio, más de 617 muertos, de los cuales 527 son civiles. La desgracia se ha concentrado una vez más en las ciudades localizadas en el triángulo de la muerte. Mahmudiya, Iskandariya, Latifiya y Yusufiya son las cuatro ciudades del sur de Bagdad donde chiíes y suníes protagonizan sus respectivas matanzas. Por otro lado, fuentes oficiales han confirmado que siete policías han resultado muertos tras un ataque con morteros en Hawiya, 240 kilómetros al norte de Bagdad, mientras que un portavoz del Ejército estadounidense ha confirmado la muerte de tres marines en diferentes ataques, dos en Bagdad y uno en la provincia de Anbar, al oeste de la capital. Hasta la fecha, 2.554 miembros de las fuerzas estadounidenses destinadas en Irak han perdido la vida desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2003. Civiles chiíes observan los restos del vehículo explosionado que mató ayer a 60 personas e hirió a 105 en Kufa AP Una furgoneta- bomba provoca la muerte de sesenta personas en Irak Los atentados alcanzan un mercado de Kufa abarrotado por chiíes entre las comunidades chií y suní dejan un balance de 617 muertos (527 civiles) sólo durante la primera quincena del mes de julio ALVARO YBARRA ZAVALA SERVICIO ESPECIAL FALUYA IRAK. La oleada de violencia entre suníes y chiíes continúa en Irak. Un suicida hizo estallar ayer una furgoneta- bomba matando a cerca de sesenta personas e hiriendo a otras ciento cinco según fuentes oficiales y testigos en Kufa, 160 kilómetros al sur de Bagdad. Al parecer, los hechos sucedieron a primera hora de la mañana cerca de un área a la que todos los días centenares de chiíes acuden a buscar trabajo. El suicida, según la versión del gobernador de Nayaf, Asaad Abu Kalal, se acercó a un grupo de personas y les ofreció la posibilidad de trabajar un par de días en una fábrica de construcción. El terrorista, con sangre fría, esperó hasta que todos se subieron a la furgoneta para hacer estallar la carga explosiva. b La limpieza étnica zas de Seguridad atraparán a los responsables de la matanza y que estos pagarán por ello. Este ataque contra la comunidad chií ha tenido como escenario uno de los más importantes bastiones del clérigo radical Muqtada al- Sadr, la cabe- za visible del Ejército de Mahdi. Fuentes locales apuntan que este último atentado puede haber sido cometido como represalia por las continuas incursiones del Ejército del Mahdi en las barriadas de suníes que están dentro del llamado triángulo de la muerte. Los combates en el sur de Afganistán provocan la huida de 4.000 personas ABC KABUL. Las fuerzas de la coalición llevaron ayer a cabo una ofensiva en el sur de Afganistán para recuperar el control sobre los dos distritos bajo control de las milicias extremistas talibanes, en la provincia de Helmand. Al parecer, las fuerzas de la coalición podrían haber reconquistado el distrito de Naway, aunque no así el de Garmzer. Oficiales afganos culparon al Gobierno de Pakistán de no hacer nada por evitar que militantes talibanes atacasen las ciudades del sur de Afganistán, atravesando la frontera desde el lado paquistaní. Los combates, que empezaron hace 16 días, han provocado la huida de más de 4.000 afganos hacia la provincia vecina de Kandahar, informa la portavoz de la Organización Internacional de Migraciones. Guerra abierta Este nuevo atentado pone una vez más de manifiesto la guerra abierta que viven la comunidad chií y suní en Irak. El primer ministro iraquí Nuri al- Maliki, en un desesperarado intento por mantener vivo su plan de reconciliación nacional, prometió que las Fuer-