Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 19 7 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO LA MEMORIA HISTÓRICA ASTA con asomarse a los manuales de Historia vigentes en las distintas autonomías del Estado para tener claro que lo que en otros lugares del mundo es una ciencia, la del pasado, aquí es una maza con que zurrar a los vecinos. Ahora, nos cuentan, los nietos de los perdedores de la última Guerra Civil quieren recuperar la memoria de sus abuelos. Resultaría enternecedor de no ser intrínsecamente perverso. La revisión de los detalles de tan sangriento conflicto y la exhumación de los cadáveres de sus víctimas son una cuestión estéril que, de servir para algo, sólo producirá daño moral a sus promotores. Parecía que la Transición, con denodados esM. MARTÍN fuerzos por parte de los FERRAND herederos de ambos bandos, había cerrado el más cainita capítulo de nuestro pasado y, a mayor abundamiento, hace ya cuatro años, en el esplendor aznarista, el Congreso, unánimemente, condenó el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. A partir de ahí, a poco sentido común que se ponga en el análisis, todo es ya sobredosis y desmesura. La desgracia del 36, superada por la Constitución del 78, debiera servir para facilitar el deseable entendimiento entre los españoles a la vista del altísimo coste de los desencuentros; pero, en sentido contrario, hacerla valer como génesis de un nuevo enfrentamiento es algo que acredita la poca enjundia de sus promotores. Una vez más, en el corto periodo de dos años, nos encontramos con un insensato planteamiento que, además de no corresponderse con una clara demanda social, sólo se justifica para amparar los desatinos con los que José Luis Rodríguez Zapatero ha ido sustentando su ascenso y permanencia al frente del Gobierno de la nación. Su escasez parlamentaria hubo de compensarse con apoyos excéntricos y lejanos de lo que puede entender en el socialismo que se contempla en Europa. El precio de tales refuerzos lo vamos viendo en un desarrollo gubernamental espasmódico y demoledor. Eso de la memoria histórica por ejemplo, no es otra cosa que la amortización de la deuda de Zapatero- -y Pasqual Maragall- -con sus aliados de ERC y, de paso, con los erráticos supervivientes de IU, traidores al inmenso sacrificio que hicieron sus antecesores del PCE para olvidar todo lo necesario en bien de la reconciliación nacional y la recuperación democrática. Sea, por la acuñación del pasado, que París valga una misa; pero ¿cuánto vale La Moncloa? Esta nueva y tensa sensación que nos agita no es el fruto natural de ninguna dinámica cívica. Se trata, sólo, de la reclamación de grupúsculos que, sin mucho sentido en un presente globalizado, o cuando menos continental, no tienen más salida que la explotación rencorosa, sañuda, de un pasado amargo en el que todos resultamos perdedores. Ahora parece sarcástico que, con ese balance histórico, algunos encuentren en su deformado recuerdo su única fe de vida y, peor todavía, su exclusiva razón política de ser. A GALLARDÓN NO LE GUSTAN LOS SKATERS nos, sino huchas. Del inspector Morcillo, como aficioGallardón no le gustan los skaters Un skanado al Plinio de García Pavón no se me ocurre nada. ter es un chico que skatea es decir, un Y del concejal Calvo se me ocurre que, como fue objeacróbata que hace piruetas con un monopatín tor de conciencia para escaquearse de la mili- -la vioo skate sobre el asfalto o en una pista diseñada para lencia, ya saben- ve a un skater y lo confunde con skatear Nada nuevo. Los grandes skaters (Allan Robert Duval haciendo surf en Apocalypse Now Gelfland, Rodney Mullen, Tony Hawk, Jason Lee, SteAñádase a esto la matraca del concejal del barrio ve Caballero, Mark Gonzales... tienen la edad de Gade Salamanca, en cuyos parques, si eres joven, llardón. En Estados Unidos los patrocinan las te roban, como si nada, y por este orden, el digrandes multinacionales de las zapatillas y los nero, el móvil y las zapatillas; matraca de la videojuegos. En Madrid, en cambio, los corre tolerancia cero con los skaters y todo porla policía de Gallardón a guantazos. Allí repreque el concejal querrá que se le vea como a un sentan a la gran cultura de la calle. Aquí, preciRudolf Giuliani del barrio más bonito. Lo masamente por venir de América y recibir el apolo es que luego aparece un municipalón duro, yo financiero multinacional, el skateboarse le hincha la vena y pasa lo que pasa. Lo que ding representa la subversión: no está incluido en la lista de culturas a proteger y subsidiar IGNACIO RUIZ pasó, por ejemplo, el día de San Juan, sábado, QUINTANO a las nueve de la noche, en el Museo al Aire por la sopa boba y municipal de Alicia Moreno, Libre del puente de Juan Bravo. Ese día ABC publicó que es señora de sandalia, no de zapatilla. La sandalia fotografías del centro de Madrid a cuyo lado la desse quedó en el 68. Pero la calle ha cambiado, y el skacripción de los círculos del infierno del Dante son te de un chaval de catorce años no tiene por qué ser una mariconada de taller de literatura. Mas el munila escudilla de un cómico de cincuenta. cipalón duro, como es natural en estos machotes, no Lo que pasa es que los de la sandalia siguen manestaba allí; estaba en el Museo al Aire Libre, a la somdando, y Madrid es la única capital que carece de una bra de los hierros de Chirino y los hormigones de pista o rincón para skaters Hay narcosalas para Chillida, para sorprender a tres skaters (doce, calos acróbatas de la jeringa, pero no hay una baldosa torce y dieciséis años) sentados y montar con ellos para los acróbatas del skate que han de viajar a- -principalmente con el pequeño, pues ya tenemos Getafe o a Rivas para skatear Con la centésima pardicho que es lo natural en estos machotes- -una movite de lo que se gastan en anuncios sinsorgos contra la da de escarmiento y terror a lo Stephen King con modroga, los skaters podrían quedarse en casa hacientosierra. Las denuncias de los chavales ponen los pedo sus trucos Pero la ciudad está en otra cosa. El los como escarpias. ¿Ya les has dado una de las tubarrio de Salamanca tiene un concejal con fama de yas? le decían al municipalón duro, muertos de rimuy recto con el reglamento. No quiere a un solo skasa, algunos de sus compañerotes. Es una lectura de ter en la calle. En ese barrio, un skater de catorce verano muy recomendable para al señor alcalde, que años ha de enfrentarse, primero a los maleantes, que puede pedir las copias al Defensor del Menor. ¿Juele quitan, por este orden, dinero, móvil y zapatillas, y gos Olímpicos de 2016? Que baje Gallardón a la calle luego, al celo policial de algunos hombres duros del- -limpia de skaters por supuesto- -y descubrirá concejal Calvo y el inspector Morcillo, que le quitan que este Madrid suyo no da de momento más que palas ganas y la tabla de skatear (La multa son treinra una carrera de sacos con boina. ta euros. En Madrid, como se sabe, no hay ciudada- B A ¿Y no podíamos acabar con los terroristas que hay en Palestina cumpliendo nosotros con las resoluciones que la ONU nos impuso?