Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 7 2006 Deportes TOUR DE FRANCIA TRES DÍAS EN LOS ALPES 93 Del luminoso Óscar Pereiro al agazapado Carlos Sastre Contrastre entre los españoles: el líder gallego enamora a las cámaras, mientras que el escalador abulense permanece en la sombra J. G. P. GAP. Las jornadas de descanso en el Tour son una ruleta de declaraciones. Sirven para adelantar un pronóstico: cuantos más periodistas se acercan a un ciclista más favorito es. A la rueda de prensa de Pereiro, líder inopinado, acudieron decenas. Españoles en su mayoría. Chico guapo, fiel a los focos. Casa bien con la luz de las cámaras. No tengo ningún miedo. Soy realista, pero ambicioso. Voy a luchar por llegar de amarillo a París Quiere que el paso del tiempo le confirme. Es un ciclista audaz, de acecho, de fugas. Un corsario con uno de esos rostros que no envejecerán nunca. Carlos Sastre, en cambio, nació con un gesto antiguo, de ciclista castellano, de escalador en blanco y negro. Sin gomina. Sin casi periodistas al lado. Apenas dos: Da igual. Mi equipo y mi familia me valoran. Nunca he tenido prensa Carece de ese flechazo. Ha sido un ciclista a la sombra. Incluso ahora, cuando es sexto en el Tour. Tan cerca del podio. Bueno, todo puede cambiar esta semana. Depende de mí Quiere agarrar un foco y girarlo. Que le vea de frente. Vive tranquilo. Sin ruidos. Tengo mucho que ganar y poco que perder resume Sastre. Es un tipo sin presión. Soy feliz. Me siento afortunado No siempre fue así. En otros Tours vine Llegar de amarillo a París sería una sorpresa, pero... El hotel del Caisse d Epargne fue ayer el centro de atención del Tour, como en la época dorada de Induráin. El equipo cree en Pereiro y él, en sí mismo J. G. P. GAP. El líder del Tour de Francia es un okupa Óscar Pereiro se metió por sorpresa en el maillot amarillo cuando ya andaba a media hora de la cabeza después de un calamitoso ciclo por los Pirineos. En el lugar de Landis. Y ha llenado también el vacío dejado por Alejandro Valverde, líder natural del Caisse d Epargne y arrojado del Tour por una rotura de clavícula. Es un okupa peculiar: ahora quiere firmar las escrituras de una casa con la que ni soñaba. Para el podio de París están Landis, Menchov, Kloden, Sastre, Evans... Y yo me incluyo lanzó ayer. Al fin y acabo, ocupa el puesto de dos amigos. De Landis, con quien corrió en el Phonak el año pasado, y de Valverde. Me ha llamado Alejandro y me ha dicho que igual se tienen que arrepentir de dejarme recuperar media hora Pereiro es un resucitado. Pedalea sobre una segunda oportunidad. Casi ni soñaba con esto. Y ahora el Tour está hecho a imagen y semejanza de su mejor sueño. condicionado por cuestiones personales y profesionales Por el fallecimiento del Chava Jiménez, su cuñado. Por la estela que dejó su ausencia. Es el sino de Sastre. Siempre oculto tras las estrellas. Detrás de los líderes El segundo clasificado de la última Vuelta a España nunca ha sido el número uno. Oculto tras líderes como Olano, Jalabert y ahora Basso. O tras rivales como Heras o Valverde. Hasta en casa los objetivos se fijaban más en el Chava Bueno. Siempre recuerdo lo que dijo alguien que iba a dar una charla. Le advirtieron de que igual no acudía nadie. Respondió que con un oyente le bastaba. Pues a mí, me pasa lo mismo Le sirve con su autorreconocimiento y el de los suyos. Sé que hay otros ciclistas más mediáticos Ahora falta saber si los hay mejores en este Tour. Landis y Menchov están un punto por encima. Pero creo que estamos siete u Estoy motivado y preparado para este reto; no firmo ningún puesto dice el corredor del CSC ocho con opciones, cortados por el mismo patrón Y ahí, en ese coto, incluye a Pereiro. Es un luchador nato. Ya ha sido décimo en el Tour y suele dar guerra en la última semana. Además, ahora ve el objetivo más cerca ¿Y él? ¿Y Carlos invisible Sastre? Estoy motivado. Preparado para este reto Vino como quitavientos de Basso, el italiano apartado luego por el CSC debido a su supuesta implicación en una red de dopaje, y ha mutado en líder del equipo danés. Basso es el mejor profesional que he conocido defiende Sastre. Su vida es la bicicleta y la familia. Hablé con él tras todo aquello y me dijo que él no había hecho nada malo. A mí con eso me basta Así es el mundo de Sastre. Recio, serio. De palabra. Sin focos. Los compromisos se sellan con un apretón de manos. No firmo ningún puesto Tajante. Así ascenderá hoy Alpe d Huez. A por todas, pero en voz baja. La etapa irá bloqueada hasta allí. Y allí se verá cómo estamos todos Es pragmático. Sin fuegos artificiales. Cuando uno de los escasos periodistas que acudieron ayer a su cita le preguntaron si se ve el domingo en el podio de París, respondió: Ojalá. Lo que es seguro es que el lunes no será para la bicicleta, sino para disfrutar del triciclo De la familia. Sastre es un corredor íntimo. Confianza ciega El hotel del Caisse d Epargne era ayer el centro del Tour. Como en los viejos tiempos. Me ha hecho una ilusión lavar el maillot amarillo... comentaba un auxiliar. La memoria táctil de Induráin. Nadie de la plantilla, ni el veterano Chente García Acosta, curtido ya en mil batallas por suelo francés, coincidió con la era dorada del campeón de Villava. Para ellos, es un amarillo de bautizo. Creen en Pereiro. Él también. Hace dos años, en la cronoescalada a Alpe d Huez, acabé el catorce. Y ahora iré con más ambición avisaba. Sé que llegar de amarillo a París sería una sorpresa, pero... Para eso voy a trabajar Hay síntomas para ratificar ese clima de euforia: más que fijarse en el recorrido de las próximas tres etapas alpinas, el ciclista gallego anda dándole vueltas a la contrarreloj final. Firmo llegar como estoy ahora Claro: con minuto y medio sobre Floyd Landis, 2.30 sobre Denis Menchov, 2.46 sobre Cadel Evans y 3.21 sobre Carlos Sastre. Esta oportunidad no se presenta todos los días Los Alpes marcarán las dimensiones de sus sueños. El okupa quiere piso en París. En el tercer, el segundo o el primer piso del podio. Floyd Landis comparte carretera y charla con Eddy Merckx en el día de descanso REUTERS