Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 7 2006 55 La flauta mágica primera ópera en el Teatro de San Lorenzo de El Escorial, bajo la batuta de Colin Davis La duquesa de Alba recibe en el Muñoz Seca la Butaca de plata por su constante apoyo al teatro La Pedrera celebra la primera gran retrospectiva póstuma de Ramón Gaya La exposición reúne 128 obras del pintor murciano, 40 de ellas inéditas b El comisario, Juan Manuel Bo- net, gran conocedor del artista, afirma que con esta muestra ha querido hacer una lectura personal de la obra de Gaya ALEIX MATARÓ BARCELONA. La pintura figurativa y la abstracta son como los ríos Tigris y Eufrates, que fluyen en paralelo, manteniendo las distancias, hasta que se juntan, para desembocar al mismo mar. Ramón Gaya (Murcia, 1910- Valencia, 2005) pudo ser etiquetado en su juventud de tradicionalista por su interés sincero por los pintores del Museo del Prado y los viejos maestros europeos. De hecho, su pintura escapa voluntariamente de los postulados vanguardistas, aunque eso no impide su admiración por Picasso, Klee, Van Gogh y Cézanne. Sin embargo, esa personalidad sincera y libre no valió para que algunos críticos de la época olvidasen los encrespados prejuicios entre modernidad y tradición. Álex Susanna, director de la Fundación Caixa Cataluña, afirma que algunos críticos calificaban a Ramón Gaya como pintor para escritores como si el realismo académico pudiera ser tan sólo interesante para los artistas de la palabra. Sin embargo, detrás del calificativo de pintor para escritores se oculta una media verdad, ya que Gaya formaría parte de la vertiente artística de la Generación del 27. Sabemos de contactos entre Gaya y Jorge Guillén, Pedro Salinas o José Ballester. El comisario de la exposición, Juan Manuel Bonet, gran especialista de la obra de Ramón Gaya, subraya especialmente la influencia de Juan Ramón Jiménez sobre el pintor. Su vida, una cadena de lugares La exposición, que puede verse en La Pedrera de Barcelona, reúne 128 obras representativas de todas las etapas de Gaya. Su vida es una cadena de lugares: Murcia, París, Madrid, México, Roma, Venecia, Barcelona, Aixen- Provence, Valencia... Gaya nace en Murcia (como Isidoro Valcárcel, en 1937) y pronto entra en contacto con el ambiente artístico y los círculos vanguardistas. Bonet recuerda las revistas Cahier d art o Verso y prosa Durante el primer viaje a París (1928) decide desvincularse artísticamente del sendero vanguardista y seguir el camino planteado por los maestros del Prado, la roca españo- RAMÓN L. PÉREZ o han ido a una biblioteca o una librería y se han hecho con esa parte del tesoro intelectual que significala obra de don Francisco Ayala En ese sentido, confió en, a través de todas las actividades previstas este año, hacer de la obra de Ayala una obra descubierta, hacer de este autor centenario un autor revelación Por último, el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, describió como un lujo contar con el testimonio vivo de un escritor centenario. No todos los días se puede abarcar el siglo XX entero en la vida y en la obra de una persona que ha estado, no sé si por casualidad o porque le gustaba estar- -y yo creo que no- -en todos los líos del siglo XX resaltó, en referencia a la Guerra Civil española, la llegada de Hitler al poder en Alemania o el exilio en Buenos Aires y Puerto Rico. El alcalde agradeció al gran escritor lo mucho que ha hecho por su patria chica, presumiendo de ser granadino por todo el mundo El congreso es una inmersión exhaustiva en su obra. La jornada de ayer se dedicó a las ciudades en las que ha vivido el escritor. Las intervenciones de hoy se agruparán bajo el lema Ayala y el ensayismo el miércoles se abordarán diferentes temas, desde el exilio hasta la relación del intelectual con la historia de España, y el jueves y el viernes estarán íntegramente dedicados a su obra narrativa. Nuevas investigaciones sobre el artista han permitido a Bonet desvelar aspectos inéditos de su trabajo la según el pintor. Luego vendrá el exilio a México, el retorno europeo. Etapas que determinan sus obras, que son recuerdos añorados de los pintores barrocos o pinturas entusiasmadas de Venecia o Roma, siguiendo los pasos de Tiziano o Turner. Gaya construye su universo personal desde el gusto por los artistas precedentes. La exposición reúne tanto pinturas al óleo como pasteles, aguadas, carteles y publicaciones. Entre el más de un centenar de obras, se exhiben cuarenta piezas prestadas por coleccionistas privados o galeristas, que pasaron desapercibidas en otras exposiciones museísticas. Bonet afirma que con esta muestra ha querido hacer una lectura personal de la obra de Gaya El comisario ya ha organizado otras exposiciones sobre el pintor para el IVAM (2000) o el Reina Sofia (2003) Con la retrospectiva de Barcelona, el comisario ha podido contar con nuevas investigaciones sobre el artista, que le han permitido desvelar aspectos inéditos de su trabajo. Por ejemplo, Bonet destaca la parte de la exposición dedicada al viaje a Italia de Gaya. Las pinturas dedicadas a Roma, Florencia o Venecia conforman un período imprescindible para comprender su evolución. Son los años 50, cuando Gaya vuelve a Europa del exilio y puede visitar, por primera vez, la patria de los artistas Un visitante pasa ante algunas de las obras de Gaya expuestas en La Pedrera EFE