Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid MARTES 18 7 2006 ABC SE DICE SE COMENTA IU Y ORIENTE MEDIO Estaba concentrada la atención de la política madrileña en el nuevo pliego de condiciones de la plaza de Las Ventas cuando va IU y se descuelga pidiendo la comparecencia ante la Asamblea de Ignacio González para que explique cuál es la política del Gobierno regional sobre Oriente Medio. A este paso, con solicitudes de este pelo, va a abrirse paso la idea de que el vicepresidente del Ejecutivo se antoja una obsesión para más de uno, o que tal vez su dominio de situación llega a tales cotas que ni siquiera le es ajena la política exterior. A más de uno le entró la carcajada con la propuesta de IU. AL DÍA MADRID A DESCANSAR EN AGOSTO Los principales políticos madrileños empiezan a preparar su calendario de vacaciones, que transcurrirá a lo largo de agosto. Sin embargo, algunos saben que no van a cuadrar sus planes familiares como les gustaría. Entre los socialistas se extiende la sensación de no descuidar ni un día la política de seguimiento del Ejecutivo para mantener la oposición sin descanso. Desde el Gobierno, en cambio, la situación se ve mucho más relajada porque la mayoría de los grandes problemas se ven encarrilados. De hecho, inquietaba la crisis en alguna junta del PP y Granados ha tomado las riendas. PLEXO SOLAR LUIS PRADOS DE LA PLAZA LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Agradecimiento por el trato a los ancianos Es bastante frecuente leer en los periódicos noticias referentes a la mala calidad de las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid y del supuesto mal trato y desatención que sufren los mayores que allí residen. Desde luego, todos los testimonios son válidos pero yo no tengo por menos que sorprenderme mucho ya que mi experiencia ha sido más que satisfactoria. Mi padre falleció el pasado 29 de junio después de residir durante un año en la residencia Amma- Arganzuela en la que ocupaba una plaza de la Comunidad de Madrid. Durante todo ese tiempo EFE Olvidada A- 6. Los habitantes de la zona noroeste, debemos ser los olvidados. Porque ni unos ni otros acometen ninguna reforma en la carretera de La Coruña. ¿Nuestros votos no cuentan? Urge la ampliacion, bifurcación, desdoblamiento, lo que ustedes quieran, pero esa vía necesita una solución para que el atasco no siga siendo monumental. Incluso en julio. Luis Rosillo Vallinas recibió todo el cariño y la dedicación del personal del centro: desde la directora hasta la última auxiliar y nosotros nos sentíamos absolutamente tranquilos. ¡Claro que a veces se cometen fallos! ¡Claro que en ocasiones se producen desajustes! ¡Pero de mala atención, nada! Todo mi agradecimiento a los trabajadores de la residencia por lo bien que trataron a mi padre y todo mi ánimo para que sigan trabajando con tanto entusiasmo en una labor tan difícil y a la vez tan gratificante. Más allá de lo que se diga en los periódicos (a veces tan interesado) están los sentimientos y el cariño de todas las personas para las que trabajáis y sus familias. Muchas gracias. Francisca Mas González DIMES Y DIRETES LOS MITOS DE LA INMIGRACIÓN C ran nuestros hospitales, deteada día resulta más frerioran nuestras escuelas, nos cuente que en las reunioroban en la calle, asaltan nuesnes sociales el tema de la tras casas o saturan nuestras inmigración se convierta en obcárceles. jeto de debate. Al menos eso Además traen a sus familiaocurre en algunas a las que yo res que, sin producir, se aproveasisto en compañía de otros RAFAEL chan de nuestros servicios púprofesionales del mundo acadéPUYOL blicos y constituyen una amemico, político, o de la empresa naza ante una posible crisis Y resulta sorprendente comeconómica que dejaría en la caprobar la posición tan negativa lle a cientos de miles de esas personas. que la mayoría de los asistentes tiene Como en el chiste del cura que en su ante el fenómeno. sermón sobre el pecado declaraba que Son legión los que manejan los vieno era partidario, bastantes personas, jos argumentos descalificadores. Los con un elevado nivel cultural y repreque establecen un balance negativo ensentantes cualificados de nuestra sotre la aportación y el gasto de los inmiciedad civil, no son partidarios de la grantes. Los que manifiestan haber inmigración. protagonizado una experiencia persoY esto a mí me resulta preocupante. nal desagradable. Muchos se guían Nadie conocedor de la compleja problepor prejuicios y pocos manejan una inmática que acarrea la inmigración, formación objetiva puede dejar de reconocer algunos efecEl balance final de las discusiones tos negativos: la, a todas luces, excesies bastante desolador: hay ya demasiava presencia de ilegales, las dificultados extranjeros que compiten deslealdes de integración de algunos colectimente en el mercado de trabajo, satu- vos, el abuso en la utilización de ciertos servicios o la delincuencia callejera, por sólo citar los más visibles. Pero junto a ellos es preciso reconocer su contribución al empleo, a la economía o a la demografía del país. Y eso es precisamente lo que muchas personas, ignoran, minimizan o simplemente no aceptan. En el mundo de la inmigración menudean los mitos, los estereotipos o las falsas percepciones. No existe el marketing adecuado. No hay una política pública de información suficiente. En los medios de comunicación escasean los análisis objetivos y sobran las noticias tremendistas. No estamos formados en la inmigración y por ello nos conducimos con tantos apriorismos. La tarea de los poderes públicos es ingente. Deben controlar mejor las fronteras, favorecer la llegada de legales y definir y propiciar su integración en nuestra sociedad. Pero no deberían descuidar su política informativa y formativa para que la gente tenga un conocimiento objetivo del fenómeno. Fundación Instituto de Empresa e viene el aluvión de la puñalada en la Puerta de Toledo, de los ataques de nervios en Barajas, del masajista chino muerto en medio de una reyerta de cuchillos en la Plaza Mayor (plagada de videocámaras, para que no se escape nada) de las terrazas que bullen en las noches de calor, la historia enrevesada de la M- 30, los billetes de trenes que no salen, los parquímetros y la madre que los parió... y apenas deja tiempo para ver con serenidad qué será del Real Madrid, de la Plaza de las Ventas o del Teatro Albéniz, los tres escenarios del ocio cultura que juegan al corro de la patata. Bastante tienen con no dar ocasión a que le quiten puntos, que cada conductor anda con el código a cuestas, forma y manera de interpretar una discusión que acaso no llegue a desarrollarse tanto como en la práctica. Entre las muchas normas para saber a qué atenerse se encuentran demasiados renglones desvencijados. Poco puede extrañar, que los cursos universitarios de El Escorial sigan cada año más comprometidos con los intereses de la coyuntura política, en detrimento de la ciencia y la cultura. Aquí interesa a cada cual que se hable de lo suyo, y ese tirón posesivo obliga a centrar atenciones, o a desviarlas, si llega el caso o lo manda el patrón. Si no me lo toman a mal, se ha pasado del cinismo que representó reconocer que las promesas electorales están para no cumplirlas a la realidad práctica de que a cualquier promesa se le puede aplicar el mismo tratamiento. La seguridad, la economía y hasta la firme adhesión sin fisuras del delirante entusiasmo olímpico... O sea, que cada vez estamos más obligados a investigar si las noticias son verdaderamente noticias o alharacas de verano que se sacan a pasear, llueva o no llueva: el caso es que estamos ahorrando agua por un tubo. Algunas veces (el proyecto de quitar luminosos en Madrid, un suponer) equivale a darse una patada en espinilla propia. Otras veces, la supuesta rehabilitación de Lavapiés puede hacer el avío, si es que el ciudadano no se ha percatado al instante de que lo único que pretenden es hacerle el avión Vamos para la segunda semana del cabezazo de Zidane, cerca del plexo solar de su rival, que decía mi inolvidable Matías Prats, red nerviosa que procede del gran simpático y del nervio vago lo cual nos quedamos hasta ahora sin saber quién hizo de vago y el que derrochó simpatías. T