Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN ILEGAL MARTES 18 7 2006 ABC La situación del pesquero Francisco Catalina que rescató a 51 inmigrantes en un cayuco a la deriva, es insostenible confiesa su patrón, José Durá. Fondeados a 16 millas de Malta desde el viernes, los pescadores se preguntan ahora si tenían que haberlos dejado morir Fue un acto humanitario y nos están tratando como a delincuentes TEXTO: ANA ANTOLÍN Casi 300 africanos, entre ellos seis bebés, arribaron ayer a Canarias b Tras un período de relativa calma, la llegada de embarcaciones a las Islas vuelve a recrudecerse; en sólo cuatro días medio millar de irregulares ha alcanzado el Archipiélago ERENA CALVO LAS PALMAS. Cerca de medio millar de inmigrantes ha alcanzado las costas canarias desde el pasado viernes; tan sólo tres días después de que José Luis Rodríguez Zapatero recorriese algunos de los centros de internamiento canarios. Una visita que, según ha denunciado el Partido Popular (PP) no sirvió para concretar ninguna medida para paliar la situación Es más, desde el PP califican las declaraciones del ministro de Trabajo acerca de regularizar a los inmigrantes que no sean repatriados tras los cuarenta días de internamiento como un regalo para las mafias Sólo en la jornada de ayer, cuatro cayucos desembarcaron en Fuerteventura, Tenerife y La Gomera con 290 inmigrantes a bordo; entre ellos viajaban seis bebés y una decena de menores de edad. La primera barquilla llegaba de madrugada a la tinerfeña playa de El Médano; en ella viajaban 83 sin papeles de Guinea Bissau, según confirmaron a este periódico fuentes de Salvamento. En el Puerto de los Cristianos, en la misma isla, recaló el segundo cayuco en el que viajaban unas 77 personas. ALICANTE. Si no los hubiéramos rescatado y los hubiésemos dejado a la deriva, su imagen nos hubiera acompañado toda la vida relató a ABC el patrón del pesquero español Francisco Catalina José Durá, queriendo cargarse de razón ante un problema diplomático que no alcanza a entender. Este alicantino de familia de pescadores, oriundo de Santa Pola, al igual que otros cuatro miembros de la tripulación (los otros cinco restantes son gallegos, de Muxía) no encuentra explicación ante una acción que fue humanitaria y por la que nos están tratando como a delincuentes La situación se ha tornado insostenible y desesperante confiesa. Desde el día del rescate, el pesquero se encuentra fondeado a 26 millas de la isla de Malta, custodiado por una patrullera que sólo les permite aproximarse a la costa la distancia mínima para no perder la conexión vía satélite y poder así comunicarse con el exterior vía teléfonos móviles. La pesadilla de estos pescadores desdicados a la campaña del camarón comenzó el pasado viernes, cuando, tras rescatar a los 51 inmigrantes subsaharianos, se acercaron al puerto más cercano, La Valleta, en Malta, para desembarcar este cargamento humanitario Pero las autoridades locales se lo impidieron. Desde entonces, la tripulación convive en el barco, de 26 metros de eslora, con 51 inmigrantes subsaharianos, De ellos, 42 son hombres, ocho mujeres, dos de ellas embarazadas, más una pequeña de dos años. Los inmigrantes permanecen de día y de noche hacinados en la cubierta del pesquero, de unos 25 metros, y utilizan uno de los dos baños de los que dispone el pesquero, y que les ha cedido la tripulación. Sin combustible La situación más dramática la vivieron los 40 sin papeles que fueron localizados a 24 kilómetros de Fuerteventura en una patera que viajaba a la deriva tras perder el motor y los 90 inmigrantes que fueron remolcados a La Gomera. Muchos de los ocupantes de esta embarcación- -que se quedó sin combustible en las proximidades de la isla- -mostraban síntomas de hipotermia y deshidratación. Tres de ellos fueron hospitalizados, aunque no se precisaron las causas de su ingreso en los centros de salud. En lo que va de año más de doce mil indocumentados han alcanzado ya las costas canarias. De ellos, cerca de ocho mil han sido derivados a la España peninsular, y aproximadamente un millar ha sido repatriado a su país de origen, lo que ha contribuido a aliviar la situación de los centros canarios. En las Islas, sin embargo, demandan el apoyo del Estado para atender a los menores. Más de 400, además de la veintena que llegó ayer, conviven en los centros canarios- -el cupo es de 250- Tras la falta de compromiso del Gobierno central, CC presentará en septiembre una iniciativa para modificar la Ley de Extranjería en esta materia. A la niña no le faltará leche Aunque la comida no parece que les vaya a escasear, gracias a los víveres del pesquero- -su campaña duraba hasta septiembre- el patrón del barco se queja del trato recibido por las autoridades maltesas. Al tercer día frente a la costa maltesa se les hizo llegar un bote con agua y pan de molde. Ayer, cumplido el cuarto día, un helicóptero les lanzó una carga con 20 kilos de arroz, 10 kilos de espaguetis y entre ocho o diez paquetes de agua Todo eso para ayudar a mantener a 51 inmigrantes hambrientos que no habían probado bocado en los dos días anteriores a ser rescatados. Así las cosas, la tripulación comparte su avituallamiento con los subsaharianos, que provienen de Eritrea, en la frontera entre Sudán y Etiopía, según ellos mismos han hecho entender a la Un inmigrante subsahariano llegado a Canarias en cayuco tripulación chapurreando palabras en italiano y en inglés. El patrón denuncia que en la carga no hayan tenido la delicadeza de incluir ni una gota de leche Añade, no obstante, que no le faltará la leche ni los yogures. Todos comen mejor que en su país A pesar del desconcierto, Durá se siente orgulloso del Francisco Catalina y de su tripulación. Lo primero que hice cuando avistamos al cayuco fue preguntarles qué hacer y todos estuvimos de acuerdo en rescatarles Confía en su gente, pero está preocupado por que la situación se prolongue. AP No sólo por tener que decir a sus familias que por una razón humanitaria, no va a haber nada de dinero teme también que las cosas se compliquen con los subsaharianos. A 26 millas de La Valleta, el patrón se pregunta que tenían que haber hecho: ¿dejar que se ahogaran? Sabe que España y Malta comenzaron a negociar ayer para que Libia acepte a los inmigrantes, y que dos policías españoles subirán al barco para identificarlos. Somos simples pescadores y queremos una solución rápida para volver al mar y a su trabajo, la pesca.