Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 7 2006 Nacional 21 EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN ILEGAL Cinco marineros subsaharianos que trabajaban en un buque español llevan 19 días abandonados en la tierra de nadie que separa el Sahara Occidental de Mauritania Con papeles pero abandonados en el desierto TEXTO: LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. ¡Estamos en tierra de nadie, en tierra de nadie! repite con voz desesperada en inglés al corresponsal de ABC Mohamed Kamara a través del teléfono satélite de la ONG Médicos del Mundo. Este gambiano de 44 años forma parte del grupo de cinco marineros que llevan literalmente tirados en medio del desierto desde el pasado 28 de junio. Todos ellos fueron contratados para trabajar en el buque español Captain MV Sola que iba desde Gambia a Las Palmas y que dejó de navegar a la altura de las costas del Sahara Occidental, no lejos del puerto de Dajla, la antigua Villa Cisneros de la época colonial española. A bordo iban ocho personas. El patrón es un español al que las autoridades marroquíes, que mantienen ocupado el Sahara desde 1975, permitieron volar a España. Los demás, siete marineros subsaharianos, fueron obligados a salir en dirección a la zona conocida como Kandahar. Se trata de una franja de terreno plagada de minas de unos cinco kilómetros que separa el sur de la ex colonia española del norte de Mauritania. Dos de los siete consiguieron, gracias a un soborno, según explican los demás, llegar a pie hasta Nuadibú, a unos 60 kilómetros. Kamara y los otros cuatro- -de Gambia, Sierra Leona, Ghana y Senegal- -llevan 19 días soportando temperaturas extremas que oscilan entre el asfixiante calor del día y el frío de la noche en medio de la nada. Manuel, el capitán, sí pudo ir a España. Nosotros estamos aquí, en el desierto, sin casa y nos asisten los españoles se lamenta Kamara. tal mauritana- -dice que no pueden intervenir porque no son ciudadanos españoles. Hemos intentado también contactar con organismos internacionales como la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) o el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) explica González. Ellos están desesperados añade. En la agencia por medio de la que fueron contratados en Gambia explican que sabían que el barco había tenido problemas entre Mauritania y Marruecos y que el patrón español había regresado a España en busca de una pieza según la nota de la ONG. La presidenta de Médicos del Mundo, Teresa González, ha contactado con el español Manuel Otero, al que los marineros, la empresa de contrata- Los cinco inmigrantes atrapados en tierra de nadie ción gambiana y el propio vicecónsul honorario español en Gambia atribuyen la titularidad del barco Otero dice haber sido contratado como supervisor por una empresa inglesa a quien atribuye la propiedad del barco, cuyo nombre no precisa según la ONG. Esa empresa es de Gibraltar y tampoco hay forma de saber su nombre. Otero dice que el barco es irrecuperable y atribuye la responsabilidad al con- MÉDICOS DEL MUNDO El capitán asegura que el barco pertenece a una empresa inglesa con sede en Gibraltar, de la que no da el nombre signatario gambiano según explica teresa González. La zona de Kandahar es un lugar por el que con frecuencia las autoridades marroquíes expulsan a emigrantes clandestinos del Sahara Occidental sea cual sea su nacionalidad, como en el caso de estos marineros. Pero de nada les ha servido a estos llevar sus pasaportes sellados y las cartillas de marineros. Para Médicos del Mundo, que lleva trabajando en la zona desde 1991, esta situación ilustra de forma sistemática las políticas migratorias que rigen en este momento en Marruecos y Mauritania con las personas subsaharianas Ser subsahariano y encontrarse en alguna de las rutas migratorias despoja a las personas de sus derechos concluyen. Un hombre de 67 años reconoce haber abusado de una niña de 11, previo pago a la madre AGENCIAS SEVILLA. Un hombre de 67 años reconoció ayer haber mantenido relaciones sexuales plenas con una niña de 11 años, que según su declaración mantenía con total conocimiento de la madre de la menor, a la que daba a cambio comida, medicamentos y pa- ñales para sus otros dos hijos. La madre, para quien el fiscal pide 7 años de cárcel y la Junta de Andalucía 8 años, negó haber tenido conocimiento previo de los abusos y dijo que, al enterarse, se cambió de barrio. Sin embargo, en el juicio compareció una testigo protegida que aseguró que en cierta Nadie los quiere Desde el 28 de junio, tal y como refleja el sello del pasaporte del marinero senegalés, permanecen a la intemperie y sin alimentos a apenas 25 metros del puesto marroquí explica Médicos del Mundo en una nota de Prensa. Pino González, la responsable de Médicos del Mundo en Nuadibú, es una especie de ángel de la guarda que se acerca a atenderlos casi a diario. Les ha facilitado una tienda de campaña, un camping gas, medicinas, kits de higiene personal, agua y alimentos... pero hasta ayer las gestiones de esta organización para que los cinco marineros puedan salir del desierto no han llegado a buen puerto. Los marroquíes no los quieren. Los mauritanos no los dejan entrar. La Embajada española en Nuakchot- -capi- ocasión oyó una discusión entre el hombre y la progenitora de la menor en la que escuchó: No sé de qué te quejas porque tú me has vendido a la niña En el juicio que celebró la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, el acusado. C. C. C. justificó los abusos porque la niña le acosaba, no le dejaba tranquilo y quería que yo le hiciera una hija Reconoció que a cambio compraba a la niña ropa y chucherías, invitaba a comer a la familia de la menor y en los Reyes Magos de 2005 le compró un lote compuesto por una bicicleta y un jamón. La menor, bajo tutela de la Junta de Andalucía, declaró por videoconferencia y a puerta cerrada, muy afectada, pero corroboró que su madre no favorecía sus relaciones sexuales con el adulto. El acusado aseguró que la madre y también procesada M. A. S. M. conocía perfectamente estas relaciones pues dejaba a la niña en su casa por la noche, en la barriada sevillana de Las Candelarias, y en cierta ocasión en que discutieron por dinero le amenazó diciendo que si alguna vez se sabe esto, iremos los dos a la cárcel El procesado declaró que desconocía que mantener relaciones con menores de 13 años es delito en todos los casos, dijo estar muy arrepentido pero también aseguró que no tiene comparación lo que he hecho con lo que estoy pasando en referencia a su estancia en prisión desde su detención en julio de 2005.