Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 18 7 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE EL ORÁCULO DE RAJOY MÁS QUE SUELDOS, PARECEN PROPINAS D ESDE muy viejo, antes de que los griegos se devanaran los sesos tratando de interpretar al oráculo de Apolo, los humanos sentimos una atracción especial por el encanto morboso que suscitan las medias palabras. Una expresión rotunda y unívoca, sin fisuras, no deja de parecer algo impertinente, cuasi grosero, en un escenario, como el nuestro, en el que la elasticidad tiende a ocupar el viejo espacio del rigor. Mariano Rajoy es una de las máximas estrellas nacionales en el arte del jerogífico. ¿Cuál es el verdadero sentido de sus palabras? En la dificultad de averiguarlo reside su principal encanto. Conviene aclarar que la oscuridad y confusión que generan los dichos reM. MARTÍN cortados, incompletos y FERRAND cuajados de reservas mentales, tal que los del presidente del PP, no son algo inherente a la condición galaica. Eso es un infundio. Cuando los gallegos estamos en el rellano de una escalera es porque subimos o, quizás, bajamos por ella. Es posible, incluso probable, que estemos perplejos y no sepamos a ciencia cierta si nos conviene subir o bajar; pero no cabe la hipótesis de la astucia operativa. Los gallegos, por escépticos, no necesitamos grandes provocaciones para incurrir en la desconfianza. La tenemos con la facilidad y la costumbre con que solemos respirar. Mariano Rajoy, gran intérprete de sí mismo, subió este pasado fin de semana hasta Navacerrada, en donde FAES celebra sus curso de verano, como en otro tiempo podría haber ascendido al Parnaso, en la Fócida, sede del oráculo de Delfos. Como gran especialista en ideas generales, el presidente popular emitió mensajes que ahora debemos tratar de descifrar. Dijo, por ejemplo, que quiere que España recupere su energía y su ilusión como proyecto nacional ¿Cuál es el verdadero sentido del deseo expresado por el líder popular? ¿Podrá recuperar España lo que nunca ha tenido? Nuestra obligación consiste en escuchar a los oráculos y tratar de entenderles. Dada la política oportunista y zigzagueante que sigue José Luis Rodríguez Zapatero, no es fácil presentar una alternativa que resulte solvente y oportuna. El pragmatismo rabioso con que los socialistas remodelan el Estado no conduce a ninguna parte y sirve, de servir para algo, para no caerse de la bicicleta del poder. Es pedalear para mantener el equilibrio, no para llegar a ninguna parte. En consecuencia, no hay muchas alternativas y las enmiendas tienden a serlo a la totalidad. En ese entendimiento, y en lo que resulta cognoscible en las palabras de Rajoy, el PP prepara el próximo proceso electoral como un plebiscito sobre el modelo de Estado. Ahí está su riesgo. Parece claro que una inmensa mayoría ciudadana está a disgusto en el impreciso y variable modelo confederal con que juega Zapatero; pero, ¿conoce esa mayoría cuál es su deseo? La ausencia de debate político tiene a la población ayuna de ideas y, como corresponde, cortita de voluntad. E llos o de servir adecuadamente una ración de gamN el primer puesto del ranking de la mentira bas- -se han creado muchos puestos de trabajo (casi figura la verdad estadística, seguido de las cuatro millones entre 1997 y 2004) pero la mayor parmedias verdades, mientras que la mentirate de baja remuneración, precisamente porque para mentira sólo alcanza la tercera posición. Y eso es así ejercer de camarero o de peón albañil no se necesita porque no hay peor mentira que la que se presenta ninguna cualificación profesional. con apariencia de verdad. Un ejemplo bien conociLa inmensa mayoría de esos puestos de trabajo, de do: dado que cada año se consumen en España 400 baja calidad y, por tanto, de bajo salario, han millones de pollos, cabe concluir que cada essido cubiertos por inmigrantes. De hecho en pañol se come, anualmente, diez pollos; el cál 1997 cada trabajador produjo por valor de culo estadístico oculta la realidad de que hay 54.000 euros, mientras que en 2004 el valor de muchos españoles que se comen veinte pollos la producción por empleado fue de 63.000 cada año, mientras que otros no llegan ni a euros: la productividad aumentó, pues, el 16 probarlo. por ciento. Seguro que los asalariados españoEste desfase entre estadística y realidad poles nacidos en España que hace diez años ya dría perfectamente aplicarse al dato recogido JOSÉ M tenían empleo han aumentado su sueldo en cipor el euroíndice laboral IESE- Adecco: desde GARCÍA- HOZ fras mucho más próximas a ese 16 que al 0,4 1997 el salario medio de los españoles, desconregistrado como media. tada la inflación, sólo ha aumentado un 0,4 por cienPor otro lado, si en lugar de crecer por constructo. Aunque no se puede discutir la precisión del dato, ción y turismo, la economía española hubiera emputodo el mundo tiene amigos a los que a lo largo de jado en sectores de mayor tecnología, el mayor númeestos diez últimos años su salario ha aumentado muro de empleos se habrían centrado en ingenieros o cho más que ese raquítico 0,4 por ciento... La apareninvestigadores, cuya productividad superaría con te contradicción entre estadística y realidad tiene el mucho a la registrada en los diez últimos años. De mismo origen que en la del pollo: se limita a dividir hecho, ahí radica el mayor desafío económico de Esla cifra total de salarios percibidos entre el número paña: no se trata tanto de crecer en cantidad como en total de asalariados. El resultado refleja la realidad, calidad del empleo ofrecido. Con el modelo actual se desde luego, pero sólo una parte de la misma; para crean puestos de trabajo que por condiciones salariaconseguir el escenario completo, habría que añadir les sólo aceptan los inmigrantes, pero que no se adapdos consideraciones: las diferencias entre los distintan al perfil ni a las ambiciones de los jóvenes nacitos salarios y la productividad de los mismos. dos en España y de padres españoles. Por las razones que sean, el impresionante creciDe momento la bicicleta sigue rodando, pero cuanmiento de la economía española durante los últimos do se pare, a la sociedad española se le amontonarán diez años se ha fundamentado más en la cantidad los problemas: desde la integración social de cuatro que en la calidad. El Producto Interior Bruto ha crecimillones de inmigrantes que no encuentran empleo do casi un 30 por ciento a base de construir muchos con la misma facilidad, a los de jóvenes graduados edificios para viviendas y para oficinas y a base de universitarios que se niegan a aceptar empleos cuya recibir muchos turistas. Como la construcción y el remuneración les parece más una propina que un turismo son poco susceptibles para la automatizasueldo propiamente dicho. ción- -no hay ningún robot capaz de colocar ladri- -Decís que el éxito de la negociación será del Gobierno y el fracaso, culpa del PP; y a la gente con la que estáis negociando, ¿qué papel nos dejáis?