Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE ALEMANIA LUNES 17 7 2006 ABC Pasini derrota a Bautista en un combate de codazos y patadas Aspar es un director feliz, con dos pilotos ganadores, pero ha estallado la guerra: el italiano empujó al español con piernas y brazos para vencer por diez milésimas T. G. -M. El espectáculo fue tan atractivo como espeluznante. Tan antideportivo como emocionante. Una carencia de fair play protagonizada por dos compañeros de equipo, aunque ya se sabe que el máximo enemigo de un piloto es su colega de techo. Mattia Pasini y Álvaro Bautista mantuvieron un combate en toda regla por conseguir el triunfo en la categoría pequeña, mientras Pesek, tercero en discordia, observaba el show con los ojos saliéndose del casco. Con razón anunció que se conformaba con ser tercero. Se había dejado la navaja en casa, para la fruta. Presenció una pelea de guadañas, cuchillos y sangre virtual comenzada por el italiano y respondida por el español. Primero le metió la pierna y los codos al manchego cuando vio que podía ser superado a falta de un kilómetro para el colofón de la carrera. Combate nulo. Después, en la curva decisiva, volvió a la carga con el brazo y el talaverano hizo contrapeso El segundo asalto también fue nulo. Finalmente, en la pequeña recta de meta, ambos se toparon de nuevo con los hombros y entraron a la par. El cronómetro tardó dos segundos en discernir que Pasini venció por diez milésimas de segundo. El reloj no contabilizaba si lo hizo con la rueda delantera o con esa pierna triunfadora que más quisiera Trezeguet en un penalti. Bautista y Pasini entraron en meta con sólo diez milésimas de ventaja para el italiano AP Lorenzo conquista el liderato con la mentalidad made in Pedrosa Sujetó el tercer puesto, por delante de Dovizioso, pensando en el título T. G. -M. Jorge Lorenzo se marcha de vacaciones hasta el 20 de agosto con los deberes hechos. Quería disfrutar del verano sin preocupaciones, con la tranquilidad por bandera en su cabeza y ese objetivo sólo podía conseguirlo si recuperaba el liderato del Mundial de 250. Deseaba liberarse de la obsesión, porque corrió en Alemania con la mentalidad de campeón que Pedrosa demostró en esta cilindrada y en la categoría de 125 en el último trienio. El mallorquín no arriesgó en busca de un triunfo imposible y aseguró el mando en la clasificación general con el tercer puesto, lo justo para sacar tres puntos a Dovizioso- -cuarto en la meta- -y encaramarse al trono. Lorenzo fue el año pasado la antítesis de Dani, como carácter y como piloto. Por eso le declaró su rival. Hoy, por el contrario, pisa sus pasos. Corre con las premisas de su antiguo enemigo y le va como a él. No se ciega por un árbol. Observa el bosque. En Sachsenring constató que se jugaba una caída si intentaba alcanzar el ritmo de Takahashi y De Angelis. En 2005 lo habría intentado. En 2006 desistió de la intentona. Aseguró dieciséis puntos que eran una victoria. Hoy es otro hombre. Álvaro: Pasini no fue limpio Pasini realizó manioras poco limpias subrayó el líder del campeonato. No tengo problemas en felicitar a un piloto cuando gana con maniobras limpias, como hago yo o como hizo Kallio en Assen, pero Pasini me puso el codo en varias ocasiones y me empujó con la pierna Había estallado, por fin, la guerra sucia que Jorge Martínez Aspar ha querido evitar durante el campeonato con la imposición de unas normas de juego limpio que ayer saltaron por los aires. Por los codos. Por las piernas. El director auguraba que esta rivalidad explotaría. Su veteranía es un grado, fue cocinero antes que fraile, y el exceso de celos es ley de vida. Dirige un grupo que ha ganado siete de las diez carreras (cuatro de Bautista, dos de Pasini y una de Faubel) y sabía que la ambición acabaría con la educación. Ahora intentará lavar los trapos sucios en el box y que la sangre no llegue a la pista. Aunque tomó las riendas de la prueba en la salida, pronto sintió que su Aprilia no podía correr más. Quizá le frenó la colocación de un neumático más duro en el último instante. El equipo Fortuna temió que el calor derrotara a las gomas y atornilló una rueda de mayor seguridad. No sabemos si fue un error. Lo único cierto es que Takahashi y De Angelis le adelantaron, le endosaron un segundo y nunca pudo aspirar a enseñarles el morro. le permitía obtener tres puntos de margen sobre el italiano, el santo y seña de su trabajo. De Angelis perdió en la última curva Trabajo le costó a Takahashi disfrutar de su segundo triunfo del curso. Adelantó a De Angelis en la última curva, para suplicio de Jorge Martínez Aspar, que regalaría uno de sus éxitos en 125 para donárselo a su piloto de 250 y matar una obsesión que ayer volvió a crecer. Porque Alex nunca ha ganado un gran premio y está cansado de subirse a los otros cajones. No sabe vencer. Esa es la leyenda que alimenta periódicamente. No tiene la capacidad, técnica y mental, para ser el primero. Los nervios le atenazan. Desea quitarse esta tarjeta de presentación. Estuvo a punto de romperla, pero el japonés la volvió a imprimir. Una actuación, la del nipón, que destrozó también el libro de justificaciones de Dovizioso, su compañero en el grupo Honda. El italiano se queja siempre de la inferioridad de su máquina, de la poca atención que la fábrica dedica a la cilindrada, y la única verdad es que Andrea tampoco sabe vencer. Solamente ha conquistado un éxito en 250. El resto son lágrimas de perdedor. La clasificación mínima para ser líder No le importó. Controló su adrenalina. El reto era preceder a su máximo adversario y ese fin lo atornilló con seguridad, como un neumático duro, con cuatro segundos de respiro respecto al italiano. Aplicó la ley Pedrosa la norma de riesgo cero, y la cumplió con rigidez. Mantuvo durante media carrera esa tercera posición, la mínima que El triunfo de la Honda de Takahashi anula las quejas del italiano y abre el dilema del liderazgo en su equipo