Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 7 2006 Madrid 43 Herida una pareja ecuatoriana en su casa de Vallecas en presencia de sus hijos El agresor, argelino, les causó diversos cortes; la mujer cayó por un balcón b La Policía también investiga si El conductor de una grúa muere arrollado por un coche en la M- 40 b Se baraja como causa el exceso de velocidad ya que, según Emergencias, las ruedas del lado izquierdo del turismo llegaron incluso a subir por la rampa de la grúa MERCEDES CONTRERAS MADRID. De poco le sirvió ayer al conductor de una grúa la señalización que se había instalado para atender a un coche accidentado en la M- 40 y la presencia de una patrulla de la Guardia Civil. Fue arrollado por otro vehículo que debía circular a gran velocidad ya que, según fuentes de Emergencias Madrid, sus ruedas izquierdas subieron incluso por la rampa de la grúa. Falleció casi en el acto. Eran casi las dos de la madrugada cuando el conductor de una grúa, de 42 años, acababa de subir a su vehículo de asistencia a un turismo que, al parecer, había sufrido un pequeño accidente y tenía la parte frontal dañada. el detenido, de fiesta en casa de la pareja y muy bebido, arrojó a la mujer desde un primer piso o si se lanzó ella para escapar MARIO DÍAZ MADRID. Tanto corrió el alcohol que al final lo hizo la sangre, la de una pareja ecuatoriana de Puente de Vallecas a manos de un invitado en su casa, un hombre argelino que acabó empuñando las botellas que bebían para agredir a sus anfitriones. Con todo, podrán vivir para contarlo. La Policía todavía investiga qué sucedió ayer de madrugada, pero señala como hipótesis del origen del suceso motivos sentimentales: alguna relación entre el agresor y la mujer ecuatoriana, conjetura que reafirmaban ayer vecinos de la pareja. Todo comenzó la noche del sábado al domingo. Sobre las 2.00 de la mañana, según algunos residentes del número 42 de la calle del Monte Perdido, se empezó a escuchar una juerga alternada con una discusión a la que ya estaban muy acostumbrados. Ya empezaron con la bronca porque venían bebidos de la calle; compraban litronas y se ponían hasta más no poder afirmaba Santiago, un vecino, a Ep. Las horas fueron pasando, el alcohol fue corriendo y los gritos de la mujer ecuatoriana se fueron incrementando. Estaba desesperada, histérica recuerda Santiago. Poco antes de las 7.00 de la mañana de ayer, los vecinos se alertan de verdad cuando escuchan que la juerga deja paso únicamente a la discusión, y ésta a los golpes. De pronto, se escucha un impacto en la calle: Habían oído cómo tiraban o se caía la mujer desde el balcón explican fuentes de Emergencias. Los sanitarios atienden a la herida tras caer desde el balcón AYUNTAMIENTO Señalización adecuada El niño, de 4 años, vio la agresión y fue atendido por una psicóloga; su hermana, también presente, tiene 4 meses taba también cubierto de sangre por los diversos cortes sufridos, además de inconsciente por un más que probable botellazo en la cabeza. Con un traumatismo craneoencefálico, rajado de arriba a abajo y tras entrar en parada cardiorrespiratoria, el herido fue trasladado al Gregorio Marañón. Su estado es también menos grave pese a la gravedad de las heridas. En el mismo piso, agresivo e irritado pero sin oponer resistencia -según fuentes policiales- -se encontraba el agresor, el ciudadano argelino, de 39 años. Ayer no trascendió la identidad de ninguno de los involucrados. Cayó desde el balcón La Policía aún investiga si la mujer había sido arrojada desde su balcón, en un primer piso- -a unos dos metros de altura- o si lo había decidido ella misma para huir de la agresión a la que estaba siendo sometida junto a su pareja ecuatoriana a manos del argelino: además de la caída, tenía cortes en la frente o los brazos. Cuando fue atendida por los sanitarios, poco después, estaba totalmente cubierta de sangre. La mujer, de 29 años, sufre un traumatismo craneoencefálico, otro facial y una rotura de muñeca, todos ellos por la caída, además de los diversos cortes. Fue trasladada en estado menos grave (sufre heridas importantes pero su vida no corre peligro) al hospital Doce de Octubre. Junto a los sanitarios del Samur- Protección Civil, hasta allí se desplazaron dotaciones de las Policías Municipal y Nacional. Tras subir al primer piso, se encontraron con un tétrico espectáculo: el joven ecuatoriano, de 23 años, es- El agresor, en evidente estado de embriaguez como sus dos víctimas, reconoció lo ocurrido y fue detenido. Él no tenía ni un rasguño, aunque también estaba ensangrentado de las heridas que provocó. No fue el único: en la casa, dos niños, probables hijos de la pareja ecuatoriana, asistieron al terrible espectáculo y también se mancharon de sangre, aunque están ilesos. Al niño, de 4 años, se le ha quedado grabado lo visto y ha sido atendido por una psicóloga. La niña sólo tiene 4 meses explica Emergencias. Los Servicios Sociales se hacen cargo de ellos y abandonan el piso. Sus paredes, repletas de sangre, son reflejo de lo vivido. Mientras, los vecinos de la pareja ecuatoriana apuntan a la versión en la que trabaja la Policía para explicar lo ocurrido: la discusión pudo empezar por una rivalidad entre los dos hombres por la mujer. Algunos, incluso, aseguran que el argelino vivía con la pareja, de lo que duda la Policía. Una patrulla de la Guardia Civil apoyaba la operación y colaboraba en las labores de rescate del vehículo accidentado. Tanto el operario como los miembros de la Benemérita habían instalado la señalización adecuada en la vía y estaban realizando los trabajos en el carril izquierdo del trazado en el kilómetro 25,500 de la M- 40, un poco antes de la salida hacia la Vía Lusitana, en el distrito de Carabanchel. Otro turismo, al parecer un Seat Toledo, arrolló al trabajador. Cuando los sanitarios del Samur acudieron al lugar del suceso comprobaron que el gruísta sufría un traumatismo craneoencefálico severo, así como fractura de ambas piernas. El herido entró en parada cardiorrespiratoria y, aunque fue sometido a reanimación por los facultativos durante media hora, nada pudieron hacer para salvar su vida. El conductor del turismo que se llevo por delante al trabajador detuvo su coche en la calzada y fue sometido a la prueba de alcoholemia por la Guardia Civil que barajó el exceso de velocidad como posible causa del siniestro. Hasta el lugar del accidente acudieron el hijo del conductor de la grúa y dos compañeros de trabajo que se enteraron del accidente a través de la emisora. Los tres tuvieron que ser atendidos por psicólogos. Otros accidentes Por otra parte, la M- 45 y la M- 30 también fueron ayer escenario de otros dos accidentes sin heridos. En el primero, sólo se vio implicado un vehículo y sus tres ocupantes salieron por su propio pie. En el segundo, un BMW hizo un trompo en Méndez Álvaro.