Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 7 2006 11 Los nobles rechazan que la ley de sucesión de títulos tenga efectos retroactivos El Pocero exige por carta al presidente de Castilla- La Mancha que agilice el suministro de agua a Seseña Los mensajes de Rajoy MODELO TERRITORIAL Cuando Alemania trata de desmontar un modelo que se ha convertido en inmovilista por el poder de veto de las regiones, nosotros lo importamos haciendo inviable el Estado IGUALDAD DE LOS CIUDADANOS Alguien tiene que salvaguardar los intereses de los españoles, aplicar una capa de pintura homogénea sobre toda España y no aplicarla a brochazos LA OPINIÓN DE LOS ESPAÑOLES Quiero que los españoles tengan libertad para hablar. Mi talante no es tapar la boca a los españoles. No quiero tratarles como si fueran menores de edad EL FUTURO DEL PAÍS España no es una emoción retransmitida, sino un proyecto colectivo, Es libertad para vivirla desde el orgullo de poder contribuir personalmente a su grandeza hoy representa Zapatero Mi compromiso es firme y mi propuesta en ese programa electoral se detallará con claridad. Afirmaré la unidad de España, la soberanía nacional, la necesidad de que sea un Estado viable, con competencias, con funciones, con recursos y libre, sin condicionantes. Haré hincapié en la igualdad de derechos y en que la cohesión social y territorial son principios básicos en España Para Rajoy, plasmar todos esos principios en su programa electoral será la forma de permitir a los ciudadanos que puedan pronunciarse sobre el modelo de Estado a través de unas elecciones que dejen constancia de que España no es emoción retransmitida, sino un proyecto colectivo Y España y la libertad, dos palabras menospreciadas por Zapatero en estos años y que se echan de menos, serán el eje de nuestras propuestas sentenció. Preguntado después de la conferencia por los periodistas que siguieron el acto, Rajoy no quiso admitir ni descartar el hecho de que su partido llevará la reforma constitucional como eje central de su programa electoral. Se limitó a decir que los tiempos los administro yo Eso sí, buena parte de su dis- curso estuvo centrado en elogiar la reforma alemana con la que se pretende que el Estado federal asuma competencias cedidas a los länders Cuando Alemania trata de desmontar un modelo que se ha convertido en una fuente de inmovilismo debido al poder de veto de las regiones, nosotros lo importamos haciendo inviable al Estado. Cuando en Alemania se reduce de un 60 a menos de un 40 por ciento la capacidad de los länder para bloquear las leyes estatales, nosotros establecemos un sistema de bilateralidad que hace imposible la capacidad del Estado para dictar la legislación básica. Cuando en Alemania el Estado recupera los derechos de representación ante la Unión Europea, nosotros establecemos un engorroso sistema que hace difusa la presencia de los intereses generales de España ante Bruselas Aznar ejerció como anfitrión impecable y no robó plano a Mariano Rajoy. No era para menos. Con su discurso de catarsis patriótica, el líder de la oposición ya mira a 2008 Navacerrada, con vistas a 2008 TEXTO: BLANCA TORQUEMADA Olvidar la era Zapatero Las mayores críticas de Rajoy a Zapatero estuvieron centradas en cuestionar el empeño del presidente del Gobierno por desarrollar una mutación confederal El líder de los populares dijo que su ambición consiste en que los españoles puedan olvidar lo antes posible el significado de los años del Gobierno Zapatero y que se decidan a apostar por fortalecer lo que nos une a fin de poder abordar con garantías de éxito los retos del siglo XXI. Estas debían haber sido las prioridades de un Gobierno normal sentenció para añadir a continuación que, por el contrario, los socialistas se han dedicado a materializar su renuncia a la España constitucional, evitar la igualdad entre españoles e impulsar el desmantelamiento del país con un escenario de cartón- piedra En esta línea, denunció que el Gobierno socialista pretende cambiar el modelo autonómico por uno confederal con el beneplácito de unos pocos ciudadanos de determinadas autonomías, que deciden en nombre de 40 millones de españoles. Y todo eso se ha hecho por connivencia partidista, porque tales propuestas no aparecían en el programa de los socialistas Para el presidente del PP, la mutación del modelo responde al argumento rastrero de que hay que revisar los acuerdos alcanzados en la transición mediante un nuevo pacto entre la izquierda y el nacionalismo, lo que ha permitido al señor Zapatero obtener apoyos para poder gobernar a cambio de pagar un importante precio y de tratar a los ciudadanos como si fueran menores de edad decidiendo por ellos sin consultar En ese momento del discurso, Rajoy apeló a una mayoría de ciudadanos que, como el PP, quieran hacer de España un proyecto colectivo y de todos Queremos contar con la voz de los que creen y sienten España. Por eso, nuestro programa electoral para las próximas generales apelará directamente al pueblo español en estos asuntos. Lo hará así porque únicamente el pueblo tiene derecho a decidir sobre su futuro colectivo. En eso consiste la soberanía resumió. Convertida la sierra madrileña en óptimo escenario para lo que se esperaba (un discurso refrescante, de altura y con vistas de largo alcance) el Campus FAES echó ayer el cierre con el broche Rajoy, después de dos semanas en las que el think tank del Partido Popular ha vuelto del revés a Fray Luis y ha llevado el mundanal ruido de la política y las nada descansadas vidas de sus factótum y de los líderes de opinión a la Arcadia de un hotel umbrío de Navacerrada. La operación objetivo 2008 está en marcha, con un pistoletazo de salida (el discurso ayer del jefe de la oposición) en el que sobró contenido y faltaron titulares con punch por aquello de que al presidente del Partido Popular resulta fácil seguirle el hilo, siempre sólido y coherente, pero no exprimir enunciados contundentes que, para él, ahora no tocan. Como afitrión y presidente de FAES, José María Aznar ejerció de maestro de ceremonias con la impecable elegancia de no robar plano ni argumentos a Mariano Rajoy, y con un look estival de pantalones chinos claros y camisa azul que subrayaba su rejuvenecimiento anímico de unos meses a esta parte. Como ya se había despachado a su gusto en la sesión inaugural de los cursos, el ex presidente escenificó ayer un pertinente laissez faire La conclusión más manoseada en los corrillos que formaron los estrategas de Génova y algunos periodistas fue que Rajoy llevará a las próximas elecciones generales una propuesta de catarsis patriótica, para, en la línea de la refundación alemana, recomponer la solidez y la solvencia del Estado. Pero como el líder de los populares no llegó a mencionar lo que de allí se deducía (reforma constitucio- nal) ni entró al trapo que sobre el particular le tendieron los plumillas después de su alocución, ni los más conspicuos exégetas (Gabriel Elorriaga primero, Javier Fernández- Lasquetty después y Gabriel Cisneros por último) se atrevieron a desmadrar un mensaje deliberadamente contenido. FAES, con engranajes propios Los calurosos preámbulos del acto celebrado en una carpa del jardín, al borde de la piscina, pusieron de manifiesto que FAES tiene engranajes propios, acompasados a las directrices del partido pero con un vuelo diferenciado, perceptible en la omnipresencia de jóvenes de aspecto aseado (pasarela Polo Ralph Lauren de la veta brainstorming O sea, apoteosis de la tormenta de ideas en pleno julio y bajo un sol implacable. El ex secretario de Estado de Cultura y director del curso sobre libertad de expresión, Miguel Ángel Cortés, practicaba las relaciones públicas con encomiable soltura mientras Aznar, en un apacible rincón, conversaba con el otro invitado del día, el presidente del PAN mexicano, Manuel Espino. De vez en cuando, algún espontáneo le reclamaba al ex presidente del Gobierno la dedicatoria y firma de su último libro, en el compás de espera de la llegada de Rajoy. Cerca, algunos jóvenes parlamentarios como José María Lasalle y veteranos de la sociometría como Ricardo Montoro, el ex director del CIS. Fuera de control y ya a la hora de la comida apareció, por imperativo de un acto coincidente, la secretaria de Política Territorial de los populares, Soraya Sáenz de Santamaría. Cuando sobre las doce el mediodía irrumpió el líder del PP, lo hizo distendido, enfundado en una ligera chaqueta verde de sport pero traía el tiempo tasado, por lo que apenas hubo ocasión para charlas en petit comité con Aznar o con otros miembros de la organización e invitados. El concepto de FAES como laboratorio de ideas dio pie a que Rajoy se instalara en un argumentario tan sugerente como aún inacabado. El sábado había estado en una boda que se prolongó hasta las tantas de la madrugada y, confesó, sólo había dormido tres horas. Pero eso no hizo mella en su voluntad de dar sobradas pistas sin adelantar el desenlace. Fue un discurso macizo y, sobre todo, galaico. Rajoy no entró al trapo de aclarar si lo que propone es una reforma constitucional El líder de la oposición traía el tiempo tasado, y apenas hubo ocasión para la charla en petit comité con Aznar