Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 17 7 2006 ABC Nacional Mariano Rajoy y José María Aznar coincidieron ayer en la clausura de los cursos de verano de la Fundación FAES ERNESTO AGUDO Rajoy planteará las elecciones generales como un plebiscito sobre el modelo de Estado España y libertad serán los ejes de su programa, frente a la mutación confederal de Zapatero del PP deja entrever que la reforma constitucional será el asunto estrella de su programa y acusa a Zapatero de imponer un Estado inviable J. L. LORENTE NAVACERRADA (MADRID) Lo que Zapatero no ha querido hacer lo haré yo Así de contundente se mostró ayer el líder de la oposición, Mariano Rajoy, cuya primera intención es plantear las próximas elecciones generales como un plebiscito sobre el modelo de Estado. El objetivo es contraponer los esquemas territoriales del PP y el PSOE, porque, según Rajoy, el líder socialista ha tapado la boca a los ciudadanos para que no puedan pronunciarse sobre las reformas estatutarias puestas en marcha. En este punto, el presidente de los populares quiso dejar claro ayer que su primer compromiso ante los comicios legislativos- -que previsiblemente tendrán lugar en marzo de 2008, si no hay adelanto electoral- -será apelar al pueblo español con el objetivo de que elija el modelo de país que quiere. b El presidente En un importante discurso pronunciado en la clausura de los cursos de verano de FAES- -la factoría de ideas del PP, que preside José María Aznar- el líder de la oposición quiso dejar claro que ya dispone de un diseño de las ofertas programáticas con las que se presentará a los próximos comicios legislativos. Consciente de que a partir de ahora debe poner toda la carne en el asador para ganar a Zapatero en las urnas, Rajoy se encargó de desgranar el aire nuevo que pretende dar a la línea política de los populares para lo que queda de legistatura. Sus dos ideas- fuerza serán España y libertad Pese a todo, la intervención de Rajoy debe ser analizada en clave interna y de reforzamiento de su liderazgo. El presidente del PP dejó entrever los ejes de su compromiso electoral, sin llegar a decantarse por anuncios concretos de su oferta programática. A Rajoy hubo ayer que leerle entre líneas. Y en esas líneas quedó más o menos definido que la oferta estrella de su programa será una reforma de la Carta Magna que refuerce las competencias del Estado. La estrategia es lograr que quede patente ante la opinión pública la diferencia entre la España constitucional y el proyecto desintegrador que El presidente del PP critica el pacifismo de diseño de Zapatero El presidente del PP, Mariano Rajoy, aprovechó su intervención en el campus de FAES para arremeter contra la política exterio del jefe del Ejecutivo y para criticar, sin citarle, su acometida contra Israel en pleno conflicto con Hizbolá, que le ha convertido en el gobierno europeo más radical. Al hilo del argumento de que España debe recuperar su energía y su ilusión como proyecto nacional, Rajoy alertó de que ahí fuera, en el exterior, hay un mundo en ebullición, abierto a cambios y tensiones, donde hay que tener fortaleza institucional, convicciones y seguridad en sí mismo para salir airoso a los retos de un siglo extraordinariamente complicado como es el que inicia sus pasos Dicho quiso dejar claro que el mundo global no admite las fronteras que trazan los nacionalistas. O uno está preparado para competir en el mercado o se queda fuera de él Para el presidente del PP, ese mundo global tampoco tolera el pacifismo de diseño y, mucho menos, la mentira ni la palabrería acerca de la política exterior La seguridad exige ideas claras, aliados fiables y decir la verdad sobre los riesgos que amenazan nuestra libertad. El terrorismo, sea el que sea, atente en Bombay o en Madrid, exige las armas de la legalidad, no la manipulación de los sentimientos Rajoy cree que si dejamos que España se debilite como idea y si permitimos que se difuminen sus contornos de Estado, puede dejar de ser la gran nación europea que conocemos. Y yo no permitiré que eso sea así