Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 16 7 06 Sacerdote, periodista, escritor, restaurador (fundó, en 1974, la Taberna del Alabardero) De espíritu inquieto y carácter polifacético, lleva años desarrollando una destacada labor social y humanística a través del Grupo Lezama y la Fundación Irauritz. Su última aventura es La rosa de David (Ed. Algaida) una novela fascinante en la que nos desvela algunas claves imprescindibles para acercarnos y comprender el judaísmo ISABEL GUTIÉRREZ- La rosa de David es un libro extremadamente didáctico sobre el judaísmo que, además, ofrece múltiples lecturas... -Es cierto, existe una historia de amor, que es el caldo del puchero; hay un telón musical, con la presencia de Rachmaninoff y Paganini; un fondo gastronómico; las calles de Baltimore, Madrid y Salamanca... Pero, sobre todo, subyace la relación de un viejo profesor y su discípulo. A través de ella, se muestra la contraposición de criterios entre el estilo tradicional de los asquenazíes (judíos oriundos de Europa central y oriental) de presencia triste y ególatra, para los que el gueto lo es todo y que viven constantemente el Holocausto, frente a la visión abierta y esperanzadora de los sefardíes (oriundos de España) -Asimismo, muestra una emotiva búsqueda interior. -Es la conversión de un judío que camina por la Cábala para llegar al encuentro con una mujer católica. De la lectura del libro también se desprende que no se puede seguir por el camino de la violencia. Ante el disparate del ver cómo se bombardea el Líbano, hay que subrayar que el estado de Israel es una cosa y el pueblo judío, otra. En ese pueblo, hay una búsqueda de Dios por encima de la violencia de sus gobernantes. ¿Por qué en nuestro país aún no se ha hecho justicia con la memoria de los judíos? Al cabo, en 1492 se expulsaron a auténticos españoles... -Es que la Inquisición atemorizó de tal modo a la población, que creó un antijudaísmo brutal. En realidad, fue un gran montaje para buscar la disciplina a costa de cargar las tintas sobre algunos. La expulsión de los judíos fue un gravísimo disparate. Pese a todo, ¡cuántas huellas de ellos hay en nosotros! -Un personaje de su novela habla del jodido judío no hace mucho, se llamaba judío al que escupía de más, y sume co- GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 20 D 7 LOS DOMINGOS DE Luis de Lezama SACERDOTE, ESCRITOR Y PERIODISTA Los judíos buscan a Dios por encima de la violencia de sus gobernantes rro al Brevario de la Paz que aparece en la novela y que comienza diciendo Sé comprensivo más que tolerante. La tolerancia supone en sí misma una altiva condescendencia. Tolerar es ofender... ¿Por qué el conocimiento de la Cábala resulta tan inquietante? -La Cábala es la antigua y secreta tradición mística del judaísmo, que apareció en España, en el siglo XIII, con el Zohar o Libro del Esplendor Induce a pensar sobre uno mismo y sobre los hechos de la vida que nos rodea, nos dice que el ser humano es el camino del encuentro con Dios. Que hemos de respetar la palabra de Dios, pero, más aún, al ser humano. La posición tradicional de un asquenazí es la de ceñirse a las reglas de la Torá, que son las que marcan la ortodoxia. Para él, la palabra es la palabra, y no pasa por la interpretación de la misma. Pero para un seguidor de la Cábala, hay que descorrer el velo de las palabras para descubrir las cosas. -En religión, el buen uso de la palabra no resulta tarea fácil. -Los teólogos creen que son los que tienen la exclusiva de la interpretación de Dios. Benedicto XVI, hasta hace dos días, era un teólogo que defendía las palabras; ahora, sorprendentemente, hemos descubierto que es un catequista, que está levantando el velo de las palabras para mostrarnos sentimientos y afectos. Hay que ser muy inteligente para conseguirlo. ¿Es la mística un bálsamo para el dolor? -La mística siempre prende en el ser humano. Al fin y al cabo, todas las derivaciones de las religiones y las filosofías orientales, que tanto se practican hoy en día, responden a una corriente hacia la vida interior. -Pero, ¿por qué buscar todo ello precisamente en Oriente? -Porque en Occidente el racionalismo nos ha invadido de tal modo que hemos perdido ese sentido de la mística. Aunque ahora adivino en los jóvenes una inquietud hacia una búsqueda interior. La organización DEL TIEMPO Para disfrutar de lo que me gusta, tengo que delegar. Me organizo y creo proyectos con personas con las que sé que puedo contar. Hay que valorar el capital humano por encima de todo. La gente absorbente no puede crecer. Sería muy triste ver que no funcionan las cosas si uno no está Criaturas LITERARIAS Escribir tiene su cuota de sufrimiento, porque muchas veces llevas a los personajes a situaciones difíciles. Y sientes que a esas criaturas las tienes que enseñar a caminar y a moverse, tienes que dotarlas de una filosofía de vida. Como sacerdote, la educación, trabajar con los jóvenes y el acto de escribir son formas de desarrollar una paternidad SIGEFREDO letillas e insultos en nuestro ideario colectivo... -Incluso en la Iglesia se oraba por los pérfidos judíos Toda esa sensación de sufrimiento les hace, a veces, romper las fronteras del orden tal y como vemos ahora. ¿No influye, en este caso, la vinculación religión- estado? -Esa percepción de la religión unida al Estado siempre es confusa y perjudicial, para la fe y para todos. El nacional- judaísmo, como el nacional- catolicismo, no funciona. En este sentido, recu- En Occidente, el racionalismo nos ha invadido de tal modo que hemos perdido el sentido de la mística