Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 7 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) Guillermo Luca de Tena, el consejero delegado de Vocento, José María Bergareche, la presidenta- editora de ABC, Catalina Luca de Tena, y el director de ABC, José Antonio Zarzalejos, además de los premiados, Juan Manuel de Prada, Oriana Fallaci- -que estuvo representada por Paolo Gobbo Carrer, vicepresidente de Unedisa- -e Ignacio Gil. Lo más florido y granado de la política, la cultura y la sociedad del país, y los Príncipes de Asturias. Don Felipe recalcó en su discurso: Animamos a ABC a no desfallecer en su tradicional empeño por buscar siempre la excelencia para llenar nuestras mañanas de noticias y opiniones. Le alentamos a mantener en su labor informativa su especial dedicación y compromiso fructífero con la lengua, la cultura y el pensamiento Algunas de sus palabras venían a subrayar la importancia del compromiso periodístico en tiempos difíciles para la verdad cuando dijo: Estar aquí esta noche con todos vosotros nos llena de satisfacción. Nos ofrece una oportunidad para subrayar el insustituible servicio que el periodismo presta, en un marco de libertades democráticas, a una sociedad cada vez más ávida por conocer e interpretar la trepidante actualidad de su entorno, que no puede entenderse al margen del mundo globalizado de nuestros días. Y nos permite recordar la creciente necesidad de información de calidad que las personas tienen para desarrollarse con plenitud en el disfrute de sus libertades y ejercicio de sus responsabilidades Supongo que este apoyo institucional no sentaría muy bien a cierto periodista radiofónico, ya condenado por los tribunales, que aprobaron medidas cautelares, no precisamente por su excelencia sino por sus insultos contra ABC y sus trabajadores. Y es que, todos los héroes necesitan un villano, como los organismos un antígeno contra las enfermedades. Es de manual el tema de los villanos: se llama delirios de grandeza y, cuando un señor cree, no ya que está a la ultraderecha de Dios padre, sino que es Dios padre, lo más recomendable es la camisa de fuerza. Curioso fenómeno el de las abducciones radiofónicas y señal del buen funcionamiento del sistema democrático español ciertas sentencias, a pesar de los apocalípticos, nostálgicos de otros tiempos y hambrientos de poder. Habrá que proponerle a Carlos Pacheco que se inspire en el nuevo Encarna Sánchez para enemigo de Superman, que le parecerá una maricomplejines aunque, además de no querer nombrarlo, no me lo puedo ni imaginar con mallitas, calzones llamativos y leotardos... o a lo mejor sí. Janet Jackson, que después de lo del pezongate entró en depresión y empezó a expandirse asta ahora, cuando oía el término perlas pensaba en Carmen Polo (ya saben, el rollo de la asociación de palabras de Jung y todo eso) Ahora pienso en Moraleda. La psique tiene estas cosas. Con asunto del collar tampoco pienso ya en María Antonieta y en su involuntario escándalo provocado por la pérfida condesa de La Motte y favorecido por la ingenuidad arribista del cardenal Rohan. Pienso en Moraleda, el portavoz de Los Superlaicos, los superhéroes que nos gobiernan. Vamos, que parece que el Ejecutivo se hubiera tragado una partida de laicos defectuosos y de vez en cuando hiciera como que si se le escapara un eructo. Kirstie Alley también se zampó un día un cachalote sin masticar. Pues nada, que la tía se está quedando en los huesos (ya ha perdido 32 kilos) Antes debía de ser de la opinión de Elisabeth Taylor. Según ha contado la estrella al diseñador Michael Kors en el Harper s Bazaar le gustaría estar delgada pero le gusta mucho más comer. Es en lo único en que me parezco a la Taylor. Gorda pero guapa (esto es como lo de vieja pero fea de Quevedo, aunque suena mucho mejor) Hablo de Elisabeth, claro. Gorda pero peinada. Gorda pero estupenda. Era en los 70 cuando no había quién la mirara, cuando estaba casada con el senador Warner y, además de pesar un quintal, como si fuera a obtener algún beneficio (cosa que sólo te pasa si eres el Aga Khan) llevaba esas greñas. A Kirstie Alley también le gustaba comer. Si no, no se explican las 6.000 calorías que ingería diariamente hace unos años (debía de desayunarse sus buenos bocadillos de tocino untados de manteca) Ahora se queda en 1.500 (a tenor de un reportaje que le han he- H Devuélveme el collar Pasarela ROSA BELMONTE Elisabeth Taylor aún conserva el glamour REUTERS cho en People con lo que se demuestra, por si alguien no lo tenía claro, que la única manera de adelgazar (enfermedades aparte) es no comer. Lo más gracioso es que la tía sigue menguando (piensa perder seis kilos más) y tiene una meta: en noviembre va a salir en el programa de Oprah Winfrey. En biquini. Con un par (y con 55 años) El reto no es más que la última fase. Primero estaba tan enorme que hasta protagonizó su propia serie Actriz gorda luego hizo un anuncio de un producto Gorda pero guapa (esto es como lo de vieja pero fea de Quevedo, aunque suena mucho mejor) Hablo de Elisabeth, claro. Gorda pero peinada. Gorda pero estupenda