Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 7 06 PRÓXIMA PARADA NUESTROS CORRESPONSALES Roma Buenos Aires Estocolmo POR CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL EN ESTOCOLMO Bruselas Moda eko chic Lo sano y natural está de moda en Suecia. Pero ya no viene de la mano de hippies y adolescentes desaliñados, sino que triunfa entre las clases media y alta, que pasan la ecología por el tamiz de lo chic París Rabat Nueva York A Jerusalén México Washington doptada por la aristocracia, la alta burguesía y la poderosa clase media, en Estocolmo se impone la moda eko chic una nueva tendencia basada en el culto a la ecología de lujo, muy diferente de la que apareció en los años 60 y 70. Hoy no queda rastro del hippie verde con el que ningún elegante quiere identificarse. La vuelta a la madre naturaleza viene por todo lo alto y con mucha clase. El eko chic un estilo que mantiene un perfecto equilibrio entre el glamour y la naturaleza, reclama un bienestar cinco estrellas. La moda, la alimentación, la decoración, las costumbres, la forma de vestir y de comer hablan de los nuevos valores en un lenguaje muy actual; y la gente parece haber enloquecido y paga sin pestañear en las tiendas especializadas más del doble por productos con sello ecológico. También el mercado se ve afectado por los ecologistas de lujo, que se han convertido en un filón para muchas empresas. La publicidad, siempre sensible a las nuevas tendencias, repite mensajes naturalistas para vender sus productos. Todos los días nos asaltan por las televisiones avalanchas de alimentos o de cosméticos con garantía ecológica. En los almacenes Eko los artículos están fabricados de forma humana y natural Las cadenas de alimentación ofrecen delicias orgánicas cuidadosamente seleccionadas. La fiebre de lo natural también alcanza a las boutiques y casas de diseño. Los decoradores más in crean espacios llenos de luz que serenan la mente. Triunfan los valores seguros como las maderas naturales, las plantas y las telas de algodón acreditado En el pintoresco barrio viejo, hay varias boutiques exclusivas que venden grön fashion Bikinis, chinos, sneackers vaqueros reciclados y ropa de noche con garantía ecológica desde su origen en la planta de algodón hasta que la prenda quede colgada en la percha. Los hoteles de cinco estrellas y los restaurantes de lujo han rediseñado sus cartas, que presumen de conciencia verde. La cocina nórdica, que dejó hace tiempo de ser nueva ha tomado el relevo. Ya no se llevan aquellos platos que convertían un solomillo en un cuadro de Miró. Hoy, los grandes chefs basan sus menús en productos fiables de fincas verdes que la Administración concede a quienes cuidan el medio ambiente, los animales y el bienestar de los trabajadores. Calidad de vida El mundo del vino también sigue el ejemplo. Las bodegas que venden ekovin ha aumentado sus ventas en un 250 por ciento. El nuevo transeúnte deja el coche en casa. Va en bici o en barco al despacho, bebe zumo de tomate y se mantiene en forma dando paseos por el bosque. Sin embargo, el medio ambiente no es el argumento decisivo de este triunfo. Las razones esgrimidas por los defensores del eko chic insisten en la calidad de vida, la salud y el positivo efecto que los productos naturales ejercen en el organismo. Pese a todo, los bares siguen llenos y en las discotecas de moda los jóvenes bailan sin tanta obsesión por su salud y la del entorno. Berlín Atenas Londres Moscú Pekín Viena ESTOCOLMO CARMEN VILLAR MIR El Museo Nacional, símbolo del aristocrático empaque de Estocolmo, que ahora busca entornos más verdes y naturales EPA