Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 7 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Carretera 66 Nostalgia de una ruta de leyenda POR MARIANO ANTOLÍN RATO Vivir en la carretera fue una necesidad o una vocación. Hoy es un mito: la Route 66 por donde pasaron los desheredados de Steinbeck y los beat de Kerouac. Una leyenda hoy sólo recuperable en la nostalgia L a Route 66 es una carretera que existe al menos en dos dimensiones. En una, tuvo presencia física, geográfica, como medio de comunicación y transporte para miles de norteamericanos. En la otra, adquiere un carácter de leyenda gracias a una gran novela y una película basada en ella; gracias a una canción popular, un inquieto escritor beat, buena prensa y mucha, mucha nostalgia. Inaugurada en 1926, se extendía desde Chicago hasta Los Ángeles. Eran casi 4.000 kilómetros y atravesaba ocho estados. Cuando desapareció oficialmente en 1985, los camiones que la recorrían habían rivalizado con el ferrocarril, y los que viajaban por ella experimentaban una sensación de libertad camino del supuesto paraíso que representaba California- -en 1964, los Beach Boys cantaban que allí había dos chicas por cada chico. Pero antes de despegar rumbo a la leyenda del siglo XX norteamericano que es la Route 66, y dejando de lado cifras como la de los 300.000 turistas que peregrinan anualmente por los tramos que quedan de su polvoriento asfalto, quizá debieran tenerse en cuenta aspectos más tangibles. Su importancia económica es uno de ellos. Y así, saltan a primer plano los intereses de los fabricantes de coches, de cemento, acero; de las empresas petrolíferas, los contratis- tas de obras, las compañías de seguros, los bancos, las cadenas de moteles y tantos más que pretendían lucrarse construyéndola y explotándola. Porque, lo cierto, es que hasta la depresión económica de 1929, y sobre todo durante las décadas siguientes, la carretera supuso una importante fuente de ingresos para esas y otras numerosas empresas. Y lo mismo ocurre, aunque a una escala muy inferior, con la explotación actual de la nostalgia. Hoy existen innumerables establecimientos a la orilla de lo que fue la Route 66 donde se venden todo tipo de recuerdos, incluidos trozos de su antiguo firme. Algunos son edificios estilo Las Vegas- -ellos los llaman museos- -que exponen objetos para revivir un pasado que, en definitiva, sólo ha existido imaginariamente. Steinbeck creó el mito Kerouac, en el centro, junto a un grupo de amigos, a quienes les habló de aquellos locos por vivir... locos por moverse La dura depresión económica de 1929 arruinó a muchos norteamericanos, y algunos, no pocos, llegaron a pasar hambre. De estos últimos, unos campesinos de Oklahoma pobres como ratas, trata la novela que confirió categoría de mito a la Route 66. Se titula Las uvas de la ira fue publicada en 1939, y la escribió John Steinbeck,