Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional CORRUPCIÓN EN MARBELLA OPERACIÓN MALAYA DOMINGO 16 7 2006 ABC Son todos los que están; no están todos los que son. La frase explica claramente en qué momento se encuentra esta investigación, que ha marcado un antes y un después en España Diez respuestas para un golpe sin precedentes a una trama de corrupción política TEXTO: JOSÉ MARÍA CAMACHO, PABLO MUÑOZ MÁLAGA. La operación Malaya ha marcado un punto de inflexión en la lucha contra la corrupción política asociada a un urbanismo depredador. Por primera vez en nuestra historia democrática un Ayuntamiento, el de Marbella, ha sido disuelto. No es, desde luego, la única corporación española donde se han producido este tipo de actuaciones y precisamente por eso las fuentes consultadas esperan que a medio plazo se puedan poner en marcha investigaciones similares en otras localidades. Mientras eso ocurre, estas son las diez respuestas a una operación que aún deparará sorpresas. ¿Cuándo comenzó a gestarse todo? Poco después de la llegada a la alcaldía de Marbella de Jesús Gil comenzó a ser un secreto a voces que el Ayuntamiento se había convertido en un centro de intercambio de intereses en el que era necesario pagar el correspondiente peaje para poder realizar cualquier tipo de actividad, especialmente en materia urbanística. Las recalificaciones de suelo inmediatas, aunque estuviera protegido; la concesión fulminante de licencias de obras; los convenios urbanísticos de más que dudoso beneficio para los intereses de la localidad, fueron desde entonces moneda común en el municipio y continuaron sin descanso hasta finales del pasado mes de febrero. Fue Gil, quien al ser elegido alcalde alcanzó el sueño de todo promotor de controlar un Ayuntamiento turístico, el que montó la estructura, como diría un tribunal que dictó una muy conocida sentencia sobre un caso de asesinato. Nada de lo sucedido después se puede explicar sin su figura. Y tras él surgieron personajes como el de Juan Antonio Roca, que ahora aparece como el cerebro de la trama y que fue elegido por Gil para controlar todo el urbanismo de la ciudad; de Julián Muñoz, primero su protegido y luego su enemigo íntimo; de Marisol Yagüe, Isabel García Marcos, Carlos Fernández y tantos otros, políticos y empresarios, que en uno u otro momento han saltado a las páginas de los periódicos. ¿Por qué no se hizo antes la operación? Hubo varias investigaciones y de hecho hay sumarios que aún están abiertos y que en su día serán juzgados. Además, Jesús Gil y varios de sus colaboradores, entre ellos el propio Roca, pasaron por prisión, y el entonces alcalde fue condenado e inhabilitado. Ha habido también sentencias, como las de Julián Muñoz y varios de sus concejales. Sin embargo, faltaba una visión global de la trama y ciertos cambios legislativos para poder acometer una operación como la Malaya Por aquella época- -mediados de los 90- era muy difícil que un juzgado de lo contencioso- administrativo decidiera paralizar unas obras, y cuando dictaba sentencia el edificio ya estaba construido y vendido. Algunos fiscales intentaron la vía penal, pero los jueces miraban de reojo a lo que hacían sus compañeros y tampoco paraban las obras. En realidad, lo que se producía era un conflicto entre una administración local, que las autorizaba, y una autonómica, que las prohibía. Y entre medias, una constructora, de cuya actividad, no hay que olvidarlo, dependía el sustento de muchas familias. trama desde un punto de vista global, no operación por operación. Además, pidieron el auxilio de la Agencia Tributaria, que también ha jugado un papel clave. La recopilación de información ha sido fundamental, y se ha utilizado además del análisis de la documentación, escuchas, seguimientos, vigilancias... Es decir, técnicas de Policía Judicial puras. Los propios medios de comunicación, con sus informaciones, han aportado también indicios. El resultado de todo ello es una investigación sin precedentes y, desde luego, muy sólida, como lo demuestra el hecho de que la Audiencia Provincial esté ratificando la prisión para todas las personas que fueron encarceladas por el instructor. ¿Se ha renunciado a algunos objetivos? ¿Qué ha cambiado en la investigación? Sobre todo, el enfoque. La Unidad de Delincuencia Económica y Financiera de la Comisaría General de Policía Judicial; la Udyco de la Costa del Sol; el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Miguel Ángel Torres, y el fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero, llegaron a la convicción de que había que atacar la En cierta medida, sí. Todas las detenciones realizadas se han estudiado de forma conjunta entre juez, fiscal y Policía, de tal modo que la estrategia ha sido arrestar sólo a aquellos de los que se tenían indicios sólidos de su participación en la trama. Se han barajado muchos más nombres, pero se ha preferido asegurar los objetivos, entre otras razones porque el nivel adquisitivo de los implicados les da posibilidad de contratar potentes bufetes de abogados que, en defensa de los intereses de sus clientes, van a analizar con lupa todos los pasos dados en la investigación. Ayuntamiento era el eje de la trama y de momento no se han encontrado pruebas de que los implicados manejaran los hilos en otras corporaciones. Otra cosa es que alguno de los delitos, en concreto el de blanqueo de dinero, se haya perpetrado en otras ciudades. De hecho, la documentación intervenida sugiere que Juan Antonio Roca ha blanqueado sus enormes beneficios, al menos, en operaciones realizadas en Madrid, Murcia y Cádiz. Pero su poder, que se sepa, no llegaba hasta esas localidades. Ésta es la razón por la que la causa la sigue instruyendo el juzgado de Marbella, y según todas las fuentes es mejor que sea así por ahora para no fragmentar la investigación. Si surge algo muy concreto, se podría desga- Faltaban una visión global de la trama y cambios en la ley para haber podido realizar antes una operación así ¿La corrupción sólo alcanza a Marbella? De lo investigado hasta ahora, sí. Ese Las incógnitas de Julián Muñoz y José María del Nido Una de las incógnitas de toda la investigación de la operación Malaya es si finalmente, tal como se ha barajado en varias ocasiones, se detiene al ex alcalde marbellí Julián Muñoz y al abogado sevillano José María del Nido. Según fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC, el arresto se descartó a última hora después de que se valoraran a fondo todos los indicios que podían incriminar a ambos. Como se sabe, Julián Muñoz fue descabalgado del Ayuntamiento marbellí pocos meses después de que despidiera a Juan Antonio Roca, el que de momento aparece como cerebro de toda la trama. De hecho, distintas fuentes confirman que fue el propio Roca el que preparó la estrafalaria moción de censura contra él y que acabó con Marisol Yagüe en la alcaldía e Isabel García Marcos como primera teniente de alcalde. El tercero en discordia era Carlos Fernández, en paradero desconocido por este caso y sobre el que pesa una orden de busca y captura. Después de prescindir de Roca, Muñoz intentó, por una parte, llegar a un acuerdo de Urbanismo con la Junta de Andalucía y por otro nombró a José María del Nido asesor legal de todas las empresas municipales. Algunas fuentes creen que el nuevo tándem pasó a desempeñar las funciones que realizaba Roca y que hubo igualmente cobros y pagos supuestamente irregulares por permitir determinadas actuaciones en materia de urbanismo. Las fuentes consultadas aseguran que en este caso no hay, de momento, pruebas concluyentes como las que se refieren a los implicados ya detenidos. Una de las dificultades es delimitar el papel de Del Nido, ya que al ser un profesional liberal podía cobrar las minutas que considerara oportuno y era potestad del cliente- -el Ayuntamiento- -discutirlas. La clave está en demostrar que su actividad se encaminó a asesorar a la corporación sobre cómo cometer determinadas iregularidades. Y por ahora no se puede