Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 7 2006 La Entrevista 11 Bernard Lewis está considerado como uno de los grandes expertos en Oriente Próximo y el mundo islámico musulmán cree que todo lo occidental es pecaminoso y maligno, y que los reformistas son lacayos de Occidente. Se ciñen a una interpretación especialmente violenta y fanática del islam. Pero esa postura es tan propia del islam como el Ku Klux Klan lo es de los cristianos estadounidenses. Es la creencia de los salafistas, los wahabistas y Al- Qaida. ¿Por qué se ha vuelto tan importante este grupo? -La verdad es que por dos razones. En primer lugar, porque la dinastía Saud y su ideología wahabista se hicieron con el control de dos de los lugares más sagrados para los musulmanes: la Meca y Medina. Eso les dio una influencia y un prestigio enormes en el mundo islámico. La segunda razón es el petróleo. El petróleo proporciona recursos, poder y riquezas. Pero el petróleo también ha sido la maldición de Oriente Medio. Ha ejercido una influencia increíblemente destructiva en la capacidad de la región para desarrollarse, y ha sido un salvavidas para los dictadores. Sin la combinación de estos dos factores- -la conquista saudí de la Meca y Medina y el descubrimiento del petróleo- la familia Saud probablemente no habría pasado de ser líderes tribales de una región remota de Najd. El wahabismo de Arabia Saudí también ha sentado las bases jurídicas para el terrorismo suicida. En la segunda mitad del siglo XX incluso lo llevaron más allá y afirmaron que no pasaba nada por quitarse la vida, siempre que uno se llevara por delante a muchos infieles. La pregunta de si era legal que un suicida matara también a musulmanes se respondía con un sí ¿Hay algo inherente al islam que, en su opinión, constituya un obstáculo grave para la ilustración y la modernización? -El islam se encuentra, según sus propios cálculos, a principios del siglo XV. Jamás ha vivido una reforma ni la Ilustración. Quizá estemos al principio de una, pero es pronto para saberlo. Para mí la posición de la mujer es un impedimento. Es cierto que las mujeres islámicas tuvieron derechos de propiedad mucho antes que las occidentales, pero el derecho del hombre a la poligamia y la condición de esclavas de las concubinas rebajan la categoría de la mujer. Algunos expertos musulmanes lo ven como la explicación más importante de por qué el mundo islámico está tan atrasado con respecto al mundo cristiano. ¿Cree que Turquía debería convertirse en miembro de la Unión Europea? -Hasta hace poco, habría respondido con un claro sí pero en estos momentos están ocurriendo cosas en Turquía que no me permiten estar tan seguro. La gente dice que en Europa hay democratacristianos, así que, ¿por qué no puede haber democratamusulmanes en Turquía? Ése probablemente sea el caso de muchos musulmanes demócratas, pero también hay un grupo que considera su misión deshacer la revolución de Ataturk. Están centrados en las universidades, en el sistema judicial y en todas las demás instituciones, y eso preocupa a mucha gente en Turquía. El país ha sido una democracia durante más de 50 años, y ha funcionado bien. Por el camino ha habido crisis, pero se han resuelto. No sé cómo se resolverá la crisis actual, pero el resultado será decisivo para que Turquía pueda unirse a la UE. Y además, si Europa mientras tanto se hace musulmana, el problema se resolverá por sí solo. -Hay observadores que han identificado el islam como la nueva amenaza totalitaria de nuestra generación, y lo comparan con las amenazas a las que nos enfrentamos en el siglo XX: el nazismo y el comunismo. Sin embargo, los que se oponen a esta teoría responden que el islam no tiene el mismo atractivo universal, y que no hay una superpotencia con un Ejército que lo apoye. ¿Qué tiene que decir al respecto? -Están en lo cierto al afirmar que los islamistas no tienen la Wehrmacht, la Luftwaffe o al Ejército Rojo detrás, pero sí que tienen gente que está dispuesta a morir y llevarse por delante a muchos en su empeño. Pero lo más preocupante es que es sólo cuestión de tiempo que consigan armas de destrucción masiva, armas nucleares (biológicas o químicas) y que no dudarán en usarlas. Los atentados del 11- S nos demostraron que para ellos es un privilegio morir por la causa. Es un tipo de amenaza distinta a la que presentaba la Unión Soviética o los nazis, pero es igual de peligrosa. Si el régimen iraní desarrolla un arma nuclear, no la lanzarán en un misil ni la transportarán en un bombardero: sería como ponerle un remitente. Un ataque terrorista, por otro lado, no tiene remitente. Jyllands- Posten