Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 16 7 2006 ABC BERNARD LEWIS Orientalista Si los islamistas consiguen armas de destrucción masiva, no dudarán en usarlas Consejero de líderes mundiales como el presidente Bush, Lewis considera que no hay que catalogar el terrorismo como parte de la tradición del islam y alerta contra el riesgo de que los extremistas lleguen a poseer armas de destrucción masiva. El autor de la entrevista es un personaje polémico, el responsable del diario danés que publicó las caricaturas de Mahoma FLEMMING ROSE PRINCETON. Bernard Lewis prometió que me recogería en la estación y afirmó que no me resultaría difícil encontrarle. Conduzco un Saab viejo que es más fácil de reconocer que yo bromeó el académico de 90 años experto en asuntos de Oriente Medio. El tren Keystone Regional de Amtrak procedente de Nueva York llegó a Princeton media hora tarde, y no veía a mi anfitrión por ningún sitio. Pero al cabo de unos minutos apareció en el aparcamiento. Cuando me metí en el coche, lo primero que me dijo es que no podría volver a llevarme a la estación si me iba después del anochecer. La zona está mal iluminada y él ya no ve tan bien en la oscuridad. Sólo conduzco de día, y nunca por la autopista se disculpó. Tras casi 70 años estudiando Oriente Medio, escribiendo decenas de libros y cientos de artículos académicos sobre el tema, y sirviendo como consejero a varios de los líderes más influyentes de Estados Unidos, como George W. Bush, Dick Cheney, el estratega neoconservador Richard Perle y el presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, Lewis se ha labrado la reputación de ser el Oráculo de Delfos de nuestros días en lo que se refiere a Oriente Medio y la complicada relación entre Occidente y el islam. Inglés de nacimiento, Lewis se licenció en la Facultad de Estudios Orientales de la Universidad de Londres, y luego sirvió en el Cuerpo de Espionaje del Ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. Ahora es profesor emérito de Estudios de Oriente Próximo en la Universidad de Princeton, y sigue siendo un lince, aunque se retirara oficialmente hace veinte. Sigue al día de la actualidad en Oriente Medio y tiene un despacho en el campus, donde participa con frecuencia en seminarios y congresos. -Usted advierte de que no hay que catalogar el terrorismo y la violencia del islam como parte de su tradición clásica. ¿Qué quiere decir con ello? -Muchas de las cosas horribles que presenciamos no son parte inherente del islam. De hecho, son una distorsión del mismo. Tomemos como ejemplo el fenómeno de los atentados suicidas. El suicidio- -quitarse la vida- -está prohibido en el islam. Es lo que los cristianos denominan pecado mortal, una violación grave de la ley sagrada. Según los textos clásicos, un musulmán que comete suicidio va directo al infierno, incluso si ha llevado una vida pía y virtuosa. Y en el infierno, tendrá que revivir su suicidio durante toda la eternidad. -Entonces, ¿por qué sigue ocurriendo? ¿Acaso no tiene alguna conexión con el islam? -El pueblo musulmán no establece una distinción entre religión y cultura de la civilización, utilizan la misma palabra para ambos conceptos, y por eso surgen los malentendidos. En el mundo islámico ocurren cosas que tienen sus raíces en la cultura islámica, pero que están enfrentadas con las tradiciones de la fe islámica. ¿Por qué sucede esto? -En el siglo XX, el mundo musulmán adoptó muchas cosas de Occidente. Su intención era buena, pero tuvo consecuencias destructivas. Una de ellas fue que el poder de los gobernantes se vio considerablemente reforzado, por lo que cada rey de cada pequeño territorio acabó con más poder que Suleimán el Magnífico en el siglo XVI. La modernización ha eliminado varias de las limitaciones a las que estaban sujetos los gobernantes. Al mismo tiempo, los gobernadores de las colonias francesas en Oriente Medio y en el Norte de África tomaron una decisión desafortunada cuando el gobierno de Vichy se estableció en Francia en 1940. Los gobernadores tuvieron la oportunidad de escoger en- ISLAM Muchas de las cosas horribles que vemos no son propias del islam, sino una distorsión del mismo. Por ejemplo, el fenómeno de los terroristas suicidas IRÁN Si el régimen iraní desarrolla un arma nuclear, no la lanzará en un misil ni la transportará en un bombardero: sería como ponerle un remitente TURQUÍA Hasta hace poco, habría respondido con una claro sí a su adhesión a la UE, pero en estos momentos no estoy seguro PETRÓLEO Proporciona recursos y poder, pero ha sido también la maldición de Oriente Próximo. Ha ejercido una influencia destructiva en la capacidad de la región para desarrollarse tre De Gaulle y Vichy, y la mayoría optó por Vichy, lo cual abrió estos países a la influencia nazi, algo especialmente cierto en Siria, Líbano y el Norte de África. La propaganda nazi se propagaba por doquier y se establecieron células de partido que llevaron finalmente a la fundación del Partido Baazista, que llegó al poder primeramente en Siria, y luego en Irak. La transferencia de la ideología nazi a la comunista fue fácil: los baazistas juraron lealtad a ambas ideologías. De modo que muchas de las dictaduras que hemos tenido en Oriente Medio eran realmente importaciones europeas que no tienen raíces en el islam tradicional del pasado. ¿Y en qué momento del proceso de mayor radicalización se halla el islam? -Pues como ya he dicho, la gente del mundo musulmán se fue haciendo más y más consciente de lo mal que habían salido las cosas... Hay dos formas de reaccionar ante este hecho. Una es decir que la modernización se ha quedado corta o ha sido distorsionada, y que lo realmente necesario es una verdadera modernización, lo cual incluye la democracia y la libertad. Lo cierto es que hay mucha más gente de la que imaginamos que apoya esa idea. Otra reacción es decir que todos los problemas del pueblo islámico se derivan de su intento de copiar a Occidente. La solución en ese caso es volver al auténtico islam. Este tipo de Parece existir la creencia de que Europa pertenece al islam ¿Cómo interpreta las reacciones ante las caricaturas de Mahoma? -Cuando hablamos de representar al profeta, hay que tener en cuenta dos cosas: qué dice la ley islámica y en qué casos se puede aplicar. Yo he investigado el tema, y, al parecer, no pasa nada por representar al profeta. Los musulmanes están en contra porque quieren impedir la idolatría. Lo más probable es que no quieran que se ofenda al profeta. Si un musulmán ofende al profeta, se considera apostasía, y puede ser castigado con la muerte. Un no musulmán no puede recibir castigo por la misma ofensa. Si un no musulmán es hallado culpable de insultar al profeta, tiene que haber sido una ofensa muy grave. El castigo es normalmente una multa, latigazos o un breve periodo en prisión. Para los chiíes y algunos suníes, la ley islámica se aplica a los musulmanes independientemente de dónde se encuentren, incluso si están en un país de no creyentes. La opinión que prevalece entre los suníes es que la ley islámica, incluso en lo que respecta a los musulmanes, sólo es válida en los países musulmanes. Por lo tanto, todo el alboroto sobre si el profeta había sido insultado por no musulmanes en un país no musulmán es algo insólito y sin precedentes en la historia o la tradición legal del islam. ¿Cómo deberíamos interpretarlo? -No lo sé, pero quizá consideren que Dinamarca es parte del mundo islámico. No creo que a nadie se le ocurriera salir y decirlo de ese modo, pero parece existir la creencia latente de que Europa pertenece ahora al mundo islámico, o que está en fase de transición... Pero sigue siendo un incidente bastante extraño, porque Europa ha insultado al profeta en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, y nunca ha provocado la misma clase de reacciones. Lo que hagan los no creyentes en países no creyentes no es asunto de la ley islámica.