Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 16 7 2006 ABC LA BURBUJA ABC Y SUS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es CALDERA SE APUNTA UN ÉXITO A sido una lástima que la candente actualidad internacional haya relegado el acuerdo para la reforma de las pensiones alcanzado entre Gobierno, patronales y sindicatos. Hubiera merecido honores de portada anteayer si el mundo no se hubiera quedado estupefacto ante los bombardeos del Líbano por parte de Israel; los de ayer tras la confusión que produjeron el apoyo de Estados Unidos y el tancredismo de la Unión Europea; los de hoy cuando el asombro enmudece la crítica tras el carpetazo dado al asunto por el Consejo de Seguridad de la ONU. Pero ese pacto se ha alcanzado sin LUIS IGNACIO los traumas que ha produPARADA cido una reforma semejante en Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. Otra cosa es que sea menos ambicioso y a plazo mucho más corto que el planteado en otros países, lo que se comprende por la mejor situación estructural del sistema de Seguridad Social español, pese a que la base media de la cotización ya está bajando; que se haya separado de la reforma del mercado laboral por razones de rentabilidad; que se haya elegido para hacer público su contenido una fecha en la que la mitad de los españoles estaba preparando las maletas para sus vacaciones o trataba de entender la nueva crisis geopolítica, energética y económica. La aportación al Fondo de Reserva de la Seguridad Social de 3.800 millones por parte del Gobierno; la elevación hasta 15 años del tiempo de cotización efectiva para obtener una pensión contributiva; el aumento de la edad para acceder a la jubilación parcial, la prima para los trabajadores que se mantengan en activo después de los 65 años son sólo algunas de las reformas que precisa un sistema que está abocado a proteger a una población que accede cada vez más tarde a un puesto de trabajo, que se retira de él cada vez antes y que va a disfrutar de una jubilación hasta una edad mucho más avanzada que en anteriores generaciones. Pero son un logro al que sería injusto restarle méritos ante la compleja situación política que vivimos. H La columna de Darío Valcárcel publicada el pasado jueves bajo el título En honor de Zinédine Zidane ha provocado numerosas reacciones contrarias entre los lectores de ABC. Para LUIS M. SANZ IRLES, el artículo es deplorable. Ahora resulta que Zidane es un hombre honorable que ha actuado como tal. Su cabezazo le honra, y no sólo está justificado sino que es laudable, pues con él se defiende el honor de la kabilia Además, la composición de la selección francesa demuestra, según el columnista, lo integrada que está la sociedad francesa. Al parecer, las violentísimas y masivas revueltas de los meses pasados en muchas ciudades galas son sólo rencillas de patio de colegio... Para defender la multiculturalidad, penúltimo fetiche de una izquierda confusa, no hace falta ensalzar un cabezazo en el esternón. ¿O es que mentarle la madre por lo bajini a un contrario es más injurioso e intolerable si se le dice a un musulmán que si se le espeta a un cristiano o a un agnóstico? El honor de Zidane, el que le quede después del testarazo, necesita abogados más ecuánimes de lo que ha resultado ser el señor Valcárcel en esta ocasión JUAN VILLAVICENCIO ha leído el artículo y se ha quedado muy impresionado, lógicamente en modo negativo. El honor de España, desaparecida futbolísticamente hablando, no puede llegar a justificar el desprecio por una nación hermana europea. España e Italia son muy parecidas, principalmente en sus defectos provinciales. Artículos como este alimentan un sentimiento anti italiano no justificado. Desde el punto de vista deportivo es verdad que en la final Francia jugó mejor que Italia y puedo comprender las simpatías a su favor. Pero Zidane ha tenido un comportamiento que no se puede justificar, sobre todo por el rol que asume como capitán de la escuadra francesa en el deporte más popular del planeta. Es intolerable que, en vez de tratar de corregir su mal comportamiento, hagan artículos tan cargados de anti italianismo Explica CARLOS ENRIQUE RODRÍGUEZ JIMÉNEZ que tiene y tendrá un gran afecto y admiración por Zizou y asiduidad por los escritos de Darío Valcárcel. Cariño y desilusión interconexionados suelen provocar comentarios tan mixtificados como el citar en la misma receta a Berlusconi, beréberes, Coliseo, Prodi, honor... No obstante el cariño no se debe mezclar con la sinrazón, porque ello ocasiona juicios inexactos. Un cabezazo bestial, irracional, realizado por un ser humano, puede ser objeto de investigación, perdón o censura; pero nunca de justificación. Ni en la vida privada y aun menos si quien lo realiza es un arquetipo de comportamiento deportivo y universal. Un hipotético insulto verbal no es acreedor de una respuesta propia de bóvidos. Y obviamente que Zizou lo sabe. Un Zidane tan sereno ha padecido una interrupción neuronal momentánea y desequilibrada, digna de meditación. Un hecho execrable- -obviamente perdonable- -jamás debería ser divinizable o tergiversado PABLO ANTÓN CANO escribe que jamás pensé que en este querido diario encontraría una apología de la violencia como la que recoge el citado artículo GIANLUIGI MORO, presidente de una empresa española instalada en Salcedo (Álava) considera que el artículo es insultante y ofensivo para nosotros los italianos. El articulista detesta los insultos de Materazzi, pero no ve sus propios insultos a los italianos. ¿Ofender a la patria de los otros es menos que ofender a la madre o a la hermana de Zidane? Soy italiano, pero no voy a dar cabezazos. Sé utilizar la razón, sé que a veces se cometen errores. Creo que Valcárcel cometió un error escribiendo ese artículo. Las ofensas de Materazzi a Zidane son horribles, no tienen ninguna justificación. Pero en todos los estadios del mundo se hacen ofensas verbales, a veces verdaderamente graves, y hasta ahora ni la FIFA ni ningún otro organismo hicieron nada. Hemos visto a Zidane insultar a otros jugadores, pero la reacción de estos no fue un cabezazo. Ofender a otro país no es elegante También a GIACOMO CARDILLO, italiano residente en Córdoba, le ha parecido vergonzoso y ofensivo el artículo Por su parte, LUIS MIGUEL BARTOLOMÉ asegura que no comprende el idioma del país en que vivimos. En todos los artículos el genio del balón es una hermanita de la caridad, y sólo responde a los demonios, y más si son italianos. Lo que ha hecho Zidane es una agresión barriobajera, y no un arrebato como tratan de hacernos creer. Creo que no se debe justificar lo injustificable No sale de su asombro FEDERICO OLIVA MEYER por el artículo. Casi siempre he estado en desacuerdo con las posiciones de Darío Valcárcel, pero reconociendo su inteligencia y su conocimiento de la escena mundial he seguido con interés sus artículos aunque sólo fuera para conocer una exposición articulada en asuntos de política internacional. Es alucinante el regodeo con las posibles lesiones irreparables en las vísceras de Materazzi a consecuencia del cabezazo, el último cabezazo magistral de Zidane (sic) por parte de quien se ha distinguido por la defensa de un pacifismo a ultranza en todos los conflictos bélicos recientes y ha caracterizado al presidente Bush poco menos que como un asesino psicópata en serie. Y qué decir de su panegírico de las modalidades de lavado del honor de los bereberes de la kabilia y otras lindezas multiculturalistas, o el descrédito global en que hunde a la Italia actual A FERNANDO PUENTE el artículo de Valcárcel le produjo decepción. Qué mezcla más espantosa de tópicos sobre Italia (moscas, mafia, etc. y un tufillo de apología de la violencia. Y el honor; ¿no habíamos quedado que el honor no justifica la violencia? ALFONSO PRATS MESEGUER también nos hace llegar su malestar por el artículo. La crítica resulta desproporcionada, además de extrapolar un asunto meramente deportivo a la idiosincrasia de una nación como la italiana, a la que dedica unas calificaciones ignominiosas, ofensivas y de mal gusto La única nota discordante la pone GABRIEL BIENZOBAS FERNÁNDEZ para quien Zidane hizo muy mal lo que hizo. ¿Pero Zidane es humano o es divino El defensa italiano, con sus declaraciones, parece que se quiere reír más del asunto, y cada día mete más cizaña. Su cinismo le delata. Chapeau por el artículo de Valcárcel, que da de lleno en el verdadero problema de fondo Indignado por el artículo de Luis Ignacio Parada, Terrorismo contra terrorismo del 14 de julio, ÁLVARO VAN HILTEN asevera: Ustedes tienen un problema y se llama antisemitismo. La columna infame es digna de figurar en los anales del antisemitismo más infecto. No es ya que la desfachatez inherente al relativismo moral en el que se revuelca el talibán Parada exceda cualquier análisis lógico que parta de la premisa irrebatible de que Hizbolá y Hamás están incluidas a fecha de hoy como organizaciones terroristas en las listas de la UE y EE. UU. es que habla, sin inmutarse, de que el Estado hebreo es culpable de destrucción, aniquilamiento y exterminio. Es decir, de genocidio del pueblo libanés Detectó un error ASUNCIÓN CASTELLÓ en la columna del 6 de julio, publicada en la sección de Gente con el título Anne Igartiburu se separa de Igor Yebra: Estamos en dos mundos, en dos tempos distintos ya que utiliza la palabra tempos cuando el plural de tiempo en italiano es tempi lectores abc. es