Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 16 7 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LOS VERDADEROS CULPABLES ENEMOS los españoles una capacidad ilimitada y perversa para, sin necesidad de argumentos racionales de ninguna clase, encumbrar prestigios de hojalata y deshacer famas de oro macizo. Aquí, establecido que el mérito y la capacidad no son el umbral de la excelencia, todo queda encomendado al azar y, quizás por ello, tengan tanto éxito las mil formas de sorteos y loterías con las que el Estado recauda una notable rentilla complementaria para su crecientemente inmenso presupuesto. Últimamente, acelerado por el espectáculo marbellí, se ha despertado un viejo fantasma nacional, el más potente y gigantesco de los nacidos al calor del estraperlo siM. MARTÍN guiente a la Guerra CiFERRAND vil, las privilegiadas licencias de importación y los cupos de hierro y cemento que germinaron algunas de las fortunas que el tiempo y la costumbre han convertido ya en respetables e, incluso, en distinguidas. Ahora toca darle caña al sector de la construcción y, de igual manera los promotores que los constructores, los inmobiliarios que sus agentes, están bajo sospecha. Así lo dictan los manantiales de la opinión pública y, perezosamente, en ese sentido se encaminan los runruneos de la gente. Llama especialmente la atención el caso de Francisco Hernando, conocido como El Pocero que, de la noche a la mañana, se ha convertido en un centro de atención nacional. Hernando, a quien sólo conozco a través de los periódicos, es un hombre hecho a sí mismo y que, aparte de pingües negocios y suntuosas propiedades, está construyendo en Seseña, Toledo, una urbanización inmensa, de más de 13.000 viviendas, que escandaliza a quienes la han visto de cerca. Tanto, que IU ha presentado una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción para que se investigue una hipotética trama de corrupción en torno a El Quiñón que así se llama el nuevo emporio de Hernando. Ignoro si el personaje en cuestión, sobrevenido a la riqueza y la notoriedad, es un arcángel beatífico o lleva bajo el brazo el tridente demonial. Además, importa poco que sea la cara o la cruz de la moneda que mueve hoy la economía nacional. Lo que resulta obsceno es que este modelo de éxito material, mercantil, curse siempre con sospechas sobre sus protagonistas. Todo cuanto delictivo, o sencillamente irregular, pueda tejerse en torno a las iniciativas de este modelo de emprendedores será, primero, responsabilidad de las autoridades nacionales, regionales o locales, a cuya vigilancia se somete la actividad del ramo. Quizás resulte cómodo que un chivo expiatorio sirva para, con su sacrificio, aliviar la culpa que pudiera corresponderles a quienes no quisieron, supieron o pudieron vigilar los primeros brotes del mal que hoy nos alarma. Los verdaderos culpables no suelen ser los que parecen y, para mayor desgracia colectiva, nacen del voto de los mismos ciudadanos que se convierten en sus víctimas. GLOSAS mancas existe para que Aguirre resplandezca. EnconOR qué no se puede hablar de los judíos? trarle función y sentido a la existencia del tal Berlanse pregunta un tal Berlanga en La Razón. ga, para qué les voy a engañar, es mucho más difícil. Las preguntas estúpidas no buscan resPero tenerla, seguro que la tiene. Quizá sólo fue creapuesta. Son formas de empezar y de encubrir. Exordo para que yo escribiera este artículo. Todo un disdios y eufemismos. El tal Berlanga no quiere pregunpendio, una inversión excesiva del Rey del Universo, tar nada, sino colarnos su opinión (sería excesivo atribendito sea su Nombre. Con lo que ha costado produbuirle un pensamiento) disfrazada de visión del muncir al tal Berlanga, cualquier ONG habría saldo. ¿Por qué no se puede hablar de los judíos? vado de la extinción a varias tribus de la Amasignifica: ¿Cómo que no se puede hablar mal zonia o mantenido una red de orfanatos en los de los judíos? Pasen y lean lo que pienso de esta Urales. O los israelíes habrían convertido el cuestión Pensar, lo que se dice pensar, el tal Neguev en un bosque ártico. Vale, pero no eran Berlanga, repito, no piensa nada. Shakespeare esos los designios del Altísimo, que algún día y Baroja hacen el gasto, Berlanga glosa. Los juespero conocer, porque me intrigan, y en este díos, dice, se hacen las víctimas para matar caso aún más: me desconciertan. más a gusto: esto es de Mein Kampf, Berlanga. JON Ser judío en España no es fácil. No voy de No es tuyo, aunque opines lo mismo. Los juJUARISTI víctima, entiéndase. Ahora bien, cuando te podíos, dice, protestan todavía de que los expulsanen alegremente el sambenito de verdugo, desconfía. ran de la España de los Reyes Católicos y de la AlemaVan a por ti. Llamar a los israelíes genocidas es apunnia nazi. Opinión errónea, Berlanga. A los judíos no tarse a los planes de Irán, que son los de Hitler ¿Cómo? los expulsaron de la Alemania nazi. Los exterminaEntonces, ¿no se puede llamar genocidas a los israeron. Que sí, Berlanga, ceporrillo. Entérate. No es cueslíes? Hombre, por poder, sí se puede, como lo demuestión de opiniones, como parece que le contestaban a la tran Simancas, Berlanga y un largo etcétera, pero hay pobre Hannah Arendt en la posguerra alemana cuanque saber dónde te colocas al hacerlo. Contra mí, para do hacía preguntas indiscretas y, al contrario que la empezar, y a muerte. Una web islámica me acusa de tuya, inteligentes: ¿Por qué invadieron ustedes Poloestar preparando con otros sionistas el futuro holonia? No, mire usted, los polacos nos invadieron primecausto de los musulmanes europeos. Tal como van las ro. Pero, oiga, eso no fue exactamente así. Cuestión de cosas, en efecto, no es imposible un nuevo holocausto opiniones. El nazismo siempre pretendió ser cuestión en Europa. Pero no será el de los musulmanes, con el de opiniones. barril de crudo a ochenta dólares y la marea integrisA mí me parece que las opiniones del tal Berlanga ta inundándonos. Ni siquiera el de los judíos, porque son perfectamente prescindibles. Me parece incluso no nos pillarán en otra, pero, si yo fuera cristiano, ya que el tal Berlanga es perfectamente prescindible, no estaría tomando precauciones, lo digo en serio. En ya en La Razón (lo que cae de su peso) sino en la Histocuanto a la pornografía antisemita, pienso en nuesria y en la existencia en general. Pero no voy a ponertros niños judíos. En los compañeros de mi hijo, por me a enmendar la plana al Eterno, que, si lo ha creaejemplo, en niños concretos. Y te juro, Berlanga, que do, algún motivo habrá tenido. Como judío, sé que hasninguno de ellos terminará en un nuevo Auschwitz. ta la más miserable de las criaturas cumple una funO sea que ve tomando nota. Ya sabes dónde me tienes. ción en el orden moral. Intuyo, por ejemplo, que Si- T ¿P -Quizás nos hemos precipitado. Hemos hecho la trampa antes que la ley.