Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 LOS SÁBADOS DE ABC LUGAR DE LA VIDA La nube rosa E mañana, al sta despertarme, estaba aquí la nube de arena rosa, igualque las alas de un flamenco, sobre el cielo. En Madrid se veía hace unos días desde los ventanales de la Mónica terminal 4 de Barajas, la nube ceytuno arcifiosa del desierto unida a las nubes amarifientas que salían Dieciséis piezasdehierro cuatro de metros altura de pasarán verano el en Santander. eltercer Es proyecto Claudia de Stilianopoulos mezcla que esculturas aspecto muebles zonasajardinadas con de en de la tierra, al rebufodelbaile de las excavadoras, es un que baile sin fm, con sus vestidos pulverulentos de tul, sobre la do deotras piezas. Todo conla ello idea de poder establecer un reco rrido conparadas dondedetener se, tocar las esculturas, subirse a las sifias, comprobar. fin, pa En sarlo bien Nos han dado espacios enor mes para decorar- -comenta Juan- pero buscamoshacer pro yectos que nos satisfagan Clau dia apunta que a ella le gusta ver cómo la gente se sube a las escul taras y las disfruta. Hacerlas su pone un gran desgaste para mí y me gusta que las aprecien Y ahí es donde entro yo- -interrumpe Juan- la intento animar todos los días pues es un trabajo agota dor Amueblar jardines les apasio na. En eso coinciden los dos. Es un espacio que genera demanda, y donde creen que existe un vacío, sin mucha competencia, aunque la que hay tiene una gran calidad. través de su contacto con el públi co lo que faltaba en el mercado y si en un principio parecía que Casa de Clo sería una tienda más, de zona que rodea el aeropuerto. En cuantoel avión levantael vuelo, no se ve dónde empieza ni acaba la nube, comosi se pronto despegó empezó fabri y a car colecciones de mesas, sifias y lámparas hubiera extendido, sin una sola discontinuidad, desde el con gran fuerza. En aquella época Claudia empe zó a acudir a una fragua para aprender las técnicas del hierro y sus posibilidades. A tenor de lo aprendido, su marca, Casa de Clo, evolucionó decantándose por el mueble de gran formato. En 2000, Cm se presentó en la Feria Mai desierto; lo cual llama la atención, que el aire haya puesto de acuerdo a bifiones y bifiones de granos de arena distintos. Al contrario de las nubes que son blancas o grises, no es opaca esta nube, sino traslúcida como un velo, lo cualpermite contemplarlo que hay ahajo, y de esa reflexión, las piezas adquie ren altura y buscan la interactivi dad. El espacio de la Magdalena es excepcional- -diceJuan Garai El principio, Casa Clo en de Claudia, hija menor de Pitita Ri queño local en la calle Almirante de Madrid. Desde entonces no ha perdido el tiempo. Allí aprendió a abriendo un pe zábal, sumaridoy comisario la druejo, comenzó de exposición- No es normal encon trar un entorno natural, vigilado y de un tamaño suficiente para son Object de París, una de las más importantes en interiorismo de Europa, y allí triunfó. Sus pie zas empezaron a viajar a Los Án geles, a los países árabes, a Fran cia e Inglaterra, hasta que sus éxi tos regresaron a Madrid- -como pasa siempre- -como en im eco. En París- cuenta Claudia- -creían que detrás de esta colec ción había un hombre, pues los ex pertos consideraban que mis pie zas estaban a medio camino entre la esculturay la decoración En Francia le preguntaban por se ven al través de la nube los encinares más polvorientos que nunca, y los ríos secos y resecos, y la tierra agrietada y sedienta, y el día de cielo despejado, más apagado que bajo la más gris de las nubes. Todolo que se contempla desde arriba, está velado por la nube, lo cual le da un tono sepia a lo que se está mirando, paisajes que parecen, al pasar, paisajes del pasado. Esta mañana, al abrir la ventana, he visto quehabía llegado hasta aquí la nube, tres días después de haberla observado a seiscientos kilómetros de distancia, por lo que calculo que ha migrado a la sus fuentes y sus maestros, pero Claudia es autodidacta y en toda que se puedan representar sensa ciones, emociones Terceraetapa Santander forma parte de un proyecto artístico que consiste en amueblar paisa jes. Es la tercera etapa de este viaje. Son esculturas su evolución personal y artística no ha sido ajeno Juan Garai zábal, su marido, que siem velocidad de los pájaros, dejándose llevar por las concebidas como elemen tos de uso para que la gente pueda a través de ellasdis frutar del arte yde un entor no. Noes la primera vez que amueblamos espacios pre la ha apoyadoy anima do, ya que la realización de estas piezas de formaartesa nal le exige un gran esfuer zo y desgaste físico que ave cesla deja exhausta. Juany yo- cuenta la di éramos una pa reja de noviosun tanto pe culiar. Estudiábamos los señadora corrientes de aire. Cuando llegue al mar, se precipitará al agua, pues allí ya no haycorrientesverticalesque sustenten tanto grano, y después en el aguairá cayendo al fondo, y ya no se sabrá jamás qué es granode arena de mar, y qué es grano del desierto. ajardinados- -dice Clau dia- Yalo hemos hecho tanto en San Sebastiáncomo en Barcelo na, pero cadainiciativatiene un carácter propio. En Barcelona los Detrás deClo Claudia Stilanopoulos y Juan objetos se situaban en los patios Garaizábal, diseñadora y proyec de un museo mientras que en San tista de Casa de Cío son ade Sebastián miraban la bahía desde más marido y mujer. En su catá Miramar. En Santander, gracias logo hay abundantes muestras de a la naturaleza de la península, he escultura, bisutería y mobiliario mos marcado a cada elemento un de interior y exterior en hierro, dos, pero en lugar de salir por ahí nos gustaba fabri car objetoscon nuestras ma nos, diseñábamos y hacíamos marcos, pantallas, ceniceros Dentro de pocoabrirán un gran lo cal en Prosperidad. Mientras tan to, se han involucrado en este Últi mo proyecto, Soñando en alto De noche, comosi la nubese inmiscuyera también en nuestros sueños con la misma levedad con la que avanza, me costó dormir, y al amanecer, aquí estaba la nube rosa del desierto, mientras un pájaro carpintero amarifio y rojo comía las hormigas que salían a en Santander, patrocinado por la UIMP y el Ayuntamiento de la ciu luz de un pastoagostado. Ha dado igual lo lejos que me dad, que se exponehasta el 15 de agosto en el parque del Palacio de he ido. Al final, meha venidoa buscar por el aire, la tierra espacio propioymuy intimo aisla madera o tapizado. la Magdalena. arenosa donde he nacido.