Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO SÁBADO 15 7 2006 ABC Diálogo de sordos en las Naciones Unidas El Consejo de Seguridad desoye la petición del Gobierno libanés para un alto el fuego inmediato b El embajador estadounidense en la ONU, John Bolton, aseguró que la crisis en el Líbano y en Gaza es el resultado del asesinato y el secuestro de los soldados israelíes JOSÉ LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El Consejo de la ONU discutió ayer la espinosa escalada de violencia desatada en Oriente Próximo. Frente a las duras críticas vertidas contra Siria e Irán por el embajador estadounidense en la ONU, John Bolton, la presidencia del Consejo- -liderada durante el mes de julio por el francés Jean- Marc de la Sablière- -llamaba a todas las partes implicadas a colaborar con el comité especial designado por el secretario general, Kofi Annan, que viajará mañana a Egipto para reunirse con miembros de la Liga Árabe. Bolton no dudaba en asegurar que la crisis que azota la zona en el Líbano y en Gaza es el resultado directo del asesinato y el secuestro de soldados israelíes por las milicias de Hizbolá y Hamás. Siria e Irán deberían ser penalizadas por el papel que han adoptado al apoyar el terrorismo regional explicó el embajador estadounidense. Además, añadió que Siria es un cielo seguro para Hamás y ofrece apoyo material a Hizbolá, que a su vez mantiene una presencia activa en Siria Así, Bolton exigía el desarme de ambos grupos en el Líbano para permitir al Gobierno libanés el control de su propio territorio. El representante libanés ante el Consejo, Nuhad Mahmud, hizo un llamamiento a los allí presentes para que tomaran una decisión clara e inmediata que impusiera un alto el fuego en la zona, los bloqueos aéreos y marítimos al Líbano, así como el cese de los bombardeos aéreos. Estamos aquí reunidos bajo la sombra de una bárbara agresión impulsada por Israel contra mi nación explicaba Mahmud. Para el representante libanés la destrucción de las infraestructuras civiles no ayudará a solucionar el problema sino, por el contrario, lo complicará Mubarak y Abdalá II ajustan posiciones ABC EL CAIRO. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el Rey Abdalá II de Jordania- -los dos principales aliados de Occidente en Oriente Próximo- -se reunieron ayer en El Cairo para tratar sobre cómo contener la peligrosa situación provocada por los ataques y represalias entre Israel y el grupo libanés Hizbolá. La visita del Monarca hachemí a Egipto se produjo antes de la reunión de urgencia que los ministros de Asuntos Exteriores árabes tienen previsto celebrar hoy en la sede de la Liga Árabe, también en El Cairo, para tratar del problema en el Líbano y en la Franja de Gaza. El Rey Abdalá II mantuvo ayer una conversación telefónica con el presidente Bush, a quien subrayó la importancia de actuar para conseguir un alto el fuego e intentar solucionar la crisis por medios diplomáticos informó la agencia de noticias jordana, PETRA. El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, responsabilizó ayer a Israel por el deterioro de la situación, debido a la falta de diálogo y acción y el silencio ante lo que pasa en los territorios palestinos con las familias a manos de las tropas israelíes Asimismo, Musa subrayó que el actual conflicto causará un caos enorme en la región. El embajador israelí (arriba) frente al representante libanés, ayer en la ONU El embajador israelí, Dan Gillerman, afirmó que este país está tomado por los terroristas y que Israel no ha tenido otra solución más que responder al ataque contra sus soldados. El Consejo de Seguridad adoptó una declaración presidencial en apoyo de AP la misión diplomática de alto nivel desenviada a la región. En otra reunión del Consejo celebrada el pasado jueves, EE. UU. vetó una resolución, presentada por Qatar, que condenaba las incursiones militares de las últimas semanas de Israel en la Franja de Gaza. La ONU, tanto en el Consejo de Seguridad como en la Asamblea General, ha tratado en multitud de ocasiones el conflicto entre Líbano e Israel, aunque EE. UU. ha vetado en nueve ocasiones las resoluciones contra Israel.