Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 7 2006 Internacional 25 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO Más de un centenar de españoles abandonan Beirut en tres autobuses Otro grupo permanece aislado en la frontera con Israel por los cortes de las carreteras M. AYESTARÁN BEIRUT. Un total de ciento quince personas abandonaron ayer por la tarde el Líbano a bordo de los tres autobuses fletados por la Embajada Española en Beirut. La salida, prevista para las dos de la tarde, se demoró hasta pasadas las cinco y el convoy tomó rumbo a Trípoli para intentar entrar en Siria por el norte, usando la conocida como vía de la playa Este es un camino secundario ya que el principal permanece cerrado debido a los destrozos ocasionados por la aviación israelí. Si el tráfico no es denso, el viaje tiene una duración estimada de siete horas por lo que la expedición llegaría a la capital siria a media noche y tendría que pernoctar allí a la espera de volar por la mañana con rumbo a Madrid, en un avión fletado por el Ministerio de Defensa. Cada vehículo llevaba en su parte superior una gran bandera española para que fueran claramente distinguibles desde el aire, y la policía local escoltó al grupo hasta la frontera. No se trata de una evacuación, la Embajada se ha limitado a poner a disposición de sus ciudadanos un medio de abandonar el país. No es obligatorio, sino voluntario. En el grupo van también una ciudadana suiza y dos holandesas afirmó Jesús Santos, encargado de negocios de la legación española. La española ha sido una de las primeras embajadas occidentales en tomar una medida de estas características, y en las próximas horas países como Francia o Grecia tienen previsto realizar operaciones similares para evacuar a sus nacionales. tes de subirse a un autobús que le lleve lejos de las bombas, que le han mantenido en vela toda la noche en su casa cercana al castigado aeropuerto internacional Rafic al- Hariri. Un grupo de españoles, a punto de tomar el autobús ayer en Beirut MIKEL AYESTARÁN Viaje de ida y vuelta Entre el grupo la sensación general era de pena y rabia. La decisión de abandonar el país se ha debido sobre todo a la incertidumbre del momento presente, si las cosas empeoran, ¿cómo nos sacarán? Ahora por lo menos queda una vía abierta, quizás mañana ya esté destrozada. He visto el edificio del aeropuerto internacional por la tele y van a ser necesarios meses para repararlo comentaba Amaya, natural de Huesca y estudiante de árabe en la ciudad. Algunos de los presentes ya habían vivido otras evacuaciones anteriores. Es el caso de Rosa Vizoso, trabajadora del Instituto Cervantes y que lleva viviendo 25 años en el país. En los ochenta tuve que salir con los marines y ahora nos sacan en autobús. Lo que más pena me da es que entre los judíos e Hizbolá nos han fastidiado el país, no esperábamos que volvieran a destruir Beirut después de todo el esfuerzo que ha costado reconstruirlo, pero volveré. Mi vida está aquí aseguró Rosa an-