Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 SÁBADO 15 7 2006 ABC Internacional El puente que lleva al aeropuerto de Beirut fue blanco de los bombardeos de ayer en el barrio de Dahiya Junubiya, feudo de Hizbolá en el sur de la ciudad AFP Israel señala con el dedo a Siria e Irán como objetivos en la guerra contra Hizbolá La aviación israelí intenta acabar con el jeque Nasralá bombardeando su cuartel general en Beirut b Olmert pone condiciones para un alto el fuego: liberación de los dos soldados secuestrados, fin del lanzamiento de cohetes Katiusha y desarme de Hizbolá JUAN CIERCO. CORRESPONSAL ZARIT (FRONTERA LÍBANO- ISRAEL) Objetivos de ayer, hoy y mañana. Objetivos ya alcanzados, otros a punto de serlo, algunos que sólo asoman por el horizonte. Objetivos militares, políticos, diplomáticos. Objetivos por la fuerza, casi ninguno con la palabra. Objetivos ya borrados del mapa, al menos del callejero. Como los puentes que llevaban desde Beirut al aeropuerto internacional de la capital libanesa, atacado ayer por cuarta vez consecutiva en 24 horas. Como la autopista que unía el Líbano con Damasco. De este modo, y salvo por carreteras muy secundarias, el país del Cedro está aislado por mar, por aire y ya también por tierra. Objetivos en lo más alto de las prioridades militares: como los centros de mando de Hizbolá en los barrios sureños de Beirut, ya alcanzados ayer, pero que tienen toda la pinta de resistir con las horas contadas. Israel ha instado a los habitantes de dichos barrios, con Dahiya a la cabeza, a abandonar sus casas para no sufrir las consecuencias de ataques más duros contra el feudo de Hizbolá: la residencia y el lugar de trabajo de su líder, el jeque Hasán Nasralá; o la sede de su Consejo Político y Religioso; o la televisión Al Manar y la radio Al Nur, ambas de la organización proiraní. Ataques que ayer machacaron estos objetivos. A última hora de la tarde la aviación israelí bombardeó el cuartel general de Hizbolá y la casa del jeque Nasralá, sin alcanzarle, ni a ningún miembro de su familia. Todos escaparon sanos y salvos. Objetivos a medio plazo, no como el sur del Líbano, atacado día y noche por tierra, mar y aire, donde ya se han recogido al menos 63 cadáveres y se han contado 167 heridos. Esos objetivos a medio plazo, algunos más próximos que otros, incluyen, además de la eliminación física del jeque Nasralá un muerto que anda según los medios israelíes) puntos estratégicos de Damasco, que se resiste a presionar a Hizbolá, que se niega a detener al líder de Hamás en el exilio, Jaled Meshaal. Objetivos más alejados en el tiempo, que no en el espacio. Ayer, la especta- cular tormenta de cohetes Katiusha que mató a una mujer y a su nieta, de 5 años de edad, en Moshav Merón, con cerca de 50 heridos y con otros dos muertos en días anteriores. Nadie descarta que, si se complica aún más la situación en el norte de Israel, Tel Aviv apueste por aprovechar las coincidencias para castigar a Irán en forma de bombardeos selectivos contra las centrales nucleares en construcción. Mataría dos pájaros de un tiro, aunque otras muchas aves podrían morir en el camino por la respuesta persa. Guerra declarada a Occidente Irán ha declarado la guerra a la civilización occidental. Nosotros solos hacemos frente a Hizbolá, a Teherán y a Damasco; y, mientras, atacar a Israel se ha convertido en algo legítimo, aceptable y políticamente correcto Palabra de Tel Aviv. Una mujer israelí y su nieta, de 5 años de edad, mueren por un cohete lanzado sobre Moshav Merón, en el norte Objetivo concreto, sobre todo de Israel: lograr la liberación de sus tres soldados capturados, dos por Hizbolá, uno por Hamás. Nunca negociaremos con organizaciones terroristas repite una y otra vez Ehud Olmert, mientras se ha sabido que el jefe del Shin Bet, Yuval Diskin, se ha reunido en secreto con el presidente palestino, Mahmud Abbas, para tratar de la puesta en libertad de Guilad Shalit. Más aún, en conversación telefónica con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, Olmert dejó claras sus condiciones para un alto el fuego, que no es sino parte de una negociación. A saber: liberación de los dos soldados en poder de los guerrilleros chiíes; fin inmediato del lanzamiento de cohetes Katiusha sobre el norte de Israel, y cumplimiento de la resolución 1559 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que insta al desarme de Hizbolá y al despliegue del Ejército libanés en la frontera con el Estado judío. De no cumplirse estas condiciones no habrá alto el fuego. De no haber alto el fuego (y canje de prisioneros) no se liberará a los soldados; de no liberarse a los soldados no habrá objetivo militar que no sea borrado del mapa. Un mapa que puede cambiar muy pronto la fisonomía de Oriente Próximo.