Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 15 7 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA AUTOGOBIERNO SIN CHICHA S muy posible que Pasqual Maragall sea, entre todos los políticos españoles, Eduardo Zaplana incluido, el que esté más satisfecho de sí mismo y muestre mayor orgullo ante su obra política. El problema reside, especialmente para quienes no somos expertos en nanometría, en la posibilidad de medir y valorar esa obra. ¿Los catalanes viven mejor y se sienten más felices que hace tres años, cuando, a lomos de un esperpéntico tripartito, Maragall tomó posesión de la Generalitat? El interesado, incuestionablemente astuto y torticero, le ha dado la vuelta a la cuestión y, en su discurso de despedida del Parlament, la formuló, como constante argumental de su interM. MARTÍN vención, de un modo FERRAND bien distinto: ¿Es más fuerte el autogobierno de Cataluña que hace tres años? No cabe duda, el Estatut, el único logro palpable de toda la legislatura maragalliana, ha elevado- -y elevará- -el nivel del autogobierno catalán. Y, ¿que? ¿Para qué le sirve eso, que es algo relativo y cambiante, a un ciudadano raso, de los que pagan impuestos y sufren silentes los estrambóticos gestos de los políticos nacionalistas que necesitan afirmar su ego haciéndose notar? Maragall, con la complicidad activa de ERC, la pasiva de IU y los auspicios de José Luis Rodríguez Zapatero, le ha hecho perder tres años, ¡mil días! a Cataluña. Un despilfarro que amortizarán las generaciones venideras. Hacer que una nacionalidad pase a ser una nación el gran logro del tiempo de Maragall, es un mero ejercicio de prestidigitación. Nada por aquí, nada por allá y, zas, aquí está el papelito de nuestra grandeza. Un gran juego para incautos con manías de grandeza. El próximo primero de noviembre, víspera de Difuntos, según la personal y excéntrica decisión del todavía president, los catalanes volverán a las urnas y de ahí surgirá el balance más solvente de la gobernación de Maragall. Las elecciones son la única auditoría eficaz para conocer la satisfacción de los ciudadanos frente a sus gobernantes. Las palabras, además de volanderas, son siempre imprecisas y susceptibles de muchas interpretaciones. ¿Es el autogobierno la máxima aspiración de los catalanes? Lo dudo y, muy especialmente, si abundan en la consideración sobre la relación calidad precio que acompaña al fervor centrífugo que ha utilizado el líder del PSC para alcanzar el poder y rellenar de contenido sus años de ejercicio. El errátil Maragall ha iniciado su mutis y comienza, tras su estela, un duelo apasionante que habrán de protagonizar José Montilla y Artur Mas. Esa es la más real e incierta bipolaridad catalana- -PSC versus CiU- y todo lo demás, aún siendo muy respetable, no dejan de ser adornos y complementos útiles únicamente para construir mayorías parlamentarias. Maragall deja en herencia mucho autogobierno y poca chicha. ¿Será ésa una fórmula válida para ganar elecciones? LUNA LLENA E F Más o menos bajo esa misma luna se había celebraUE el martes pasado, día once. Del cielo de Brudo el día anterior la cena de los Cavia que navegó selas, justo donde acaba mi calle, colgaba una la noche por obra y arte de De Prada (felicidades, luna tan llena, tan violentamente cercana, tan Juan Manuel) destronó a los falaces para entronar a prepotente, tan visiblemente rugosa, que por un mola Fallaci congratulazioni Oriana) y nos dejó remento pensé que estábamos siendo invadidos por tratados en ese año después de Gil (mi enhorabueella, que aquello era un mundo volante a punto de na, Ignacio) que ahora es también el año antes Y incorporarse, como una bola de acero, al engreído es que al borde de esa misma luna volvían a ensamblaje del Atomium, o que, en la cálida estallar el martes los trenes en la India- -en brisa de este verano exótico, el firmamento se Bombay dicen que hay más de ciento sesenta había hecho disco, se había hecho forma, y cadáveres que se sumarán, con su jota mortal, bastaba dar un salto para comulgar con su sea los despojos de otras letras- volvía a correr creto. Conocerán ustedes ese curioso ensayo sin regates, ni medallas, ni balones de oro, la de Asimov, La tragedia de la luna en el que sangre inocente del florilegio humano, volvíael celebérrimo autor de ciencia- ficción explimos a ser una catástrofe multiplicada por onca por qué debemos la vida en la Tierra a la LAURA ce, siempre once, ¿por qué once? Quizás porexistencia de nuestro caprichoso satélite, orCAMPMANY que son diez los mandamientos... questador de todas las mareas. También le deSe debió de quedar, esa luna insensata que bajó a bemos, los de esta romántica banda local, algunos visitarnos, rota por la mitad de su cuadrante. La imasenderos de plata, algunos besos muy largos, algugino en su órbita, alejándose. Estuvo tan cerca de nas ensoñaciones muy tristes y la turbadora sospenosotros que podríamos haber llegado a ella, como cha de que no estamos solos. Cyrano, cubriéndonos el cuerpo con frascos de rocío, Regresaba yo a casa, como resbalando por el inteno enrareciendo el aire en un cofre de cedro, o dispaso perfume de los jazmines novatos, de mi tertulia rándonos desde un cañón de azufre, o pilotando un poética en chez Feliu Así es como llamamos, por el globo de humo, o untándonos la piel de tuétano, o apellido de quien nos lo abre de par en par, a nuestro lanzando y relanzando un imán a lo alto, o empapánpequeño Ateneo doméstico de la Avenue Rogier dondonos de mar y yaciendo en la arena. Como buena de unos cuantos letraheridos nos reunimos a fecha cáncer, soy un poco lunática y hasta un punto adivisuelta y sin programa para recitar poemas, acoplarna. Conozco la materia de la vida porque me habita los a los acordes de una cuerda inspirada y llenar la energía de la muerte. Y sí, me reúno a cantarle a nuestro granero, como laboriosas hormigas, de verlas horas mientras los hombres mueren. También sos que alimenten el futuro, que aquí siempre acaba me iré algún día, mientras ellos conversan. Si lo hapareciéndose al invierno. Esta vez exprimimos, adecen de la luz y sus arpegios, si lo hacen del amor y su más de las uvas de nuestra propia cosecha, versiones añoranza, si sepultan miserias y conquistan placeno menos nuestras de Rilke y de Yvan Goll. Da para res, si aciertan a ensancharse en las palabras, si me muchas vanguardias, y para muchos fermentos, la salvan del polvo con una sola esquela, les perdono el vida entre dos guerras. Y da para una trinchera lumicapricho. Y les dejo en herencia este palco de luna, nosa un jardín en verano, el sabor del Mosela y un porque quien mira al cielo ve a los otros. racimo de amigos. -Soy promotor urbanístico y voy a pedir mi excarcelación. Esta prisión es ilegal: también está construida en zona verde recalificada.