Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 7 2006 Cultura 67 Sophie Marceau, en un momento de El secreto de Anthony Zimmer ABC Desde hoy se asoma a las pantallas españolas la Sophie Marceau más seductora. La actriz francesa, convertida en una mujer fatal, protagoniza, junto a Yvan Attal, un filme de cine negro e intriga, El secreto de Anthony Zimmer ópera prima de Jérôme Salle El secreto de Anthony Zimmer Sophie Marceau y otras intrigas Francia Director: Jerôme Salle Intérpretes: Sophie Marceau, Yvan Attal, Samy Frei E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Extraños en un tren TEXTO: S. GAVIÑA MADRID. Sophie Marceau se nos presenta en su última película sobre unos inmensos y finos tacones, enfundada en una sugerente falda de tubo, y de riguroso negro. La cámara sigue, a ras del suelo, su sensual caminar, sin enfocar el rostro, recordando aquellas tomas del mago del suspense, Alfred Hitchcok, que se regodeaba en sugerir y se resistía a mostrar. Así nos presenta Jérôme Salle, en El secreto de Anthony Zimmer el nuevo registro de la actriz francesa: una mujer fatal irresistible que unirá su destino- -con engaños- -al de un desconocido que conoce en un tren. Ahí se iniciará una persecución, adornada con ligeras dosis de romanticismo y glamour, con la Costa Azul como escenario de fondo. El oficio del actor es adaptarse, y cuanto mayor es el cambio más feliz se siente uno explica la actriz, que, sin embargo, confiesa que su verdadera personalidad está más cerca de la de un jefe de obra que de la de una secretaria Sin embargo, cree que éste era el momento de hacer algo más femenino y glamuroso, pues luego será demasiado tarde bromea. Aunque con anterioridad había recibido alguna propuesta de esta índole pero, ninguna le había enganchado Explica que lo que más le ha costado a la hora de interpretar este papel es llevar falda, porque estoy más acostumbrada a llevar pantalones y que lo único que le pidió al director fue que no me obligase a hablar ni a gesticular demasiado. Yo soy más expresiva y contenida. Además, me pare- cía que para este personaje convenía más una mujer reservada, envuelta en un cierto misterio porque su principal misión es engañar Marceau, que debutó con apenas 13 años en el filme La Boum (1980) con el que cosechó un gran éxito- -ganó el César a la mejor actriz revelación- ha participado en títulos como La hija de D Artagnan (1994) Braveheart (1995) Anna Karenina (1997) y El mundo nunca es suficiente (1999) una de las entregas de James Bond, entre otros títulos. La actriz reconoce que lo que le enganchó de El secreto de Anthony Zimmer fue el guión, bastante lineal y sencillo. No me refiero a la intriga policial, que quizá hubiera merecido al Ésta es una go más de trabajo película de- -matiza- Hablo de género, tipo una escritura muy Hitchcok. Es simplificada y limpia: pocas palabras, pocas cine negro psicología... Porque moderno creo que en lo sencillo está lo difícil afirma Confiesa que le gusMarceau tan todos los géneros en el cine, pero que a la hora de elegir papeles es diferente. Ésta es una película de género, tipo Hitchcok, cine negro modernizado donde el director ha diseñado muy bien los personajes y tenía claro lo que perseguía. Algo difícil si tenemos en cuenta que es su primera película Además del cine, Marceau ha probado suerte en otros registros como el tea- tro, en el que obtuvo un gran éxito en 1991, en un obra de Jean Anouilh, por la que fue galardonada con un premio Molière a la actriz revelación por su interpretación de Euridice, aunque ahora ya no hago mucho teatro Dentro del Séptimo Arte ha debutado ya como directora y guionista con el filme Háblame de amor (2002) Camino por el que quiere seguir transitando. Así, en septiembre comenzará el rodaje de su segunda película. También es un thriller -afirma- aunque un poco más complicado porque todavía no tengo el don de hacer cosas simples y sencillas se ríe. Yo siempre he escrito. Llevo tres años con este guión y ahora empieza a parecerse a algo que se puede hacer. Como he dicho es un thriller pero psicológico, con bastantes personajes, suspense... Yo interpreto a una mujer que manipula a un hombre con el fin de vengarse de alguien. Es una intriga familiar que llevará a la revelación de algunas cosas adelanta. El filme contará, además de con la actriz francesa, con la interpretación de Crhistopher Lambert, entre otros actores. La actriz confesó su admiración por el cine de Almodóvar, un director al que considera la llave que ha abierto las puertas del cine español al exterior. Se le debe eso, además de su talento- -afirma- Después han llegado otros como Amenábar o Isabel Coixet. La distribución ha comenzado, y España se ha convertido en un país que tiene un cine muy interesante e ahorramos al lector un largo preámbulo sobre lo bien que resuelve el cine francés el thriller cuando se pone, y otro todavía más largo acerca del pulso con el que combinan la intriga, la comedia romántica y la acción no desorbitada. Damos todo eso por sugerido y caemos en lo esencial de esta película. Y lo esencial es Sophie Marceau, una mujer con un atractivo inmenso y capaz de absorberte pantalla adentro en su primera escena. Y como actriz tiene la más grande de las cualidades: cuando es buena, es muy buena; pero cuando es mala, es mejor (frase tomada de otro tiempo y otro lugar) La trama es engañosa, entretenida, veloz, resbaladiza y se apoya en varios equívocos: un hombre es elegido al azar como cebo para atrapar a un famoso estafador (sólo el cine francés adora a sus estafadores) y a partir de ese momento empieza una carrera con la muerte en los talones (frase prestada también) Y en ese sentido, en el de exprimir al hombre equivocado, es casi tan esencial como Sophie Marceau el actor que lo encarna a él, Yvan Attal, un tipo con cara de estar de paseo por la medina de Fez y con tanto interés como una etapa del Tour de este año. Y entre ellos surge, aunque cueste creerlo (y aceptarlo) ese brote de luz que en el cine se llama química y que le da vida a cualquier película. Tal vez se le vean las costuras a la intriga y no sea muy difícil intuir el final, pero buscar costuras e intuir finales es uno de los objetivos del thriller L