Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 7 2006 Sociedad EN LA MUERTE DEL CARDENAL SUQUÍA 51 89 años de dedicación 1916: Nace el 2 de octubre en Zaldibia (Guipúzcoa) 1931: Inicia los estudios en el seminario mayor de Vitoria. 1940: El 7 de julio recibe la ordenación sacerdotal en el seminario de Vitoria. 1946: Cursa estudios de Teología en la Universidad Gregoriana de Roma. 1949: Obtiene el título de Doctor en Teología con máxima calificación por su tesis La santa Misa en la espiritualidad de San Ignacio de Loyola 1955: Es nombrado rector del seminario de Vitoria. 1966: Es nombrado obispo de Almería el 17 de mayo, y ordenado el 16 de julio por Monseñor Antonio Riberi, arzobispo titular de Dara y Nuncio de España. 1970: Le nombran obispo de Málaga 1973: Es nombrado arzobispo de Santiago de Compostela. Durante su etapa allí, crea el Centro de Estudios Teológicos. 1978: Presidente de la Comisión Mixta de la Conferencia Episcopal Española. 1980: Del 26 de septiembre al 25 de octubre asiste a la V Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos celebrada en el Vaticano. 1983: El 12 de abril se hace público su nombramiento como arzobispo de Madrid- Alcalá. Durante los 11 años al frente de la Archidiócesis, la divide en las diócesis de Madrid, Alcalá y Getafe. Es nombrado miembro de la Congregación para los Obispos. Al término de la misma, el cardenal emérito de Madrid, quien fuera primer prelado de la Diócesis tras su desmembración en tres sedes (Madrid, Alcalá y Getafe) también será el primer arzobispo en recibir sepultura en la catedral de La Almudena, templo que debe buena parte de su finalización al empeño de Suquía. El sarcófago en el que reposarán los restos de Ángel Suquía Goicoechea es- ABC 1984: Miembro del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española. 1985: El 25 de mayo es nombrado cardenal, con el título de la Iglesia de la Excelsa Madre de Dios de Puente Silvio. Del 24 de noviembre al 8 de diciembre asiste a la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos celebrada en el Vaticano. 1987: El 24 de febrero es elegido presidente de la Conferencia Episcopal Española. 1990: El 20 de febrero es reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Española. Del 30 de septiembre al 28 de octubre asiste a la VII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos celebrada en el Vaticano. 1991: El 12 de junio ingresa como miembro numerario de la Real Academia de Doctores. El 2 de octubre presenta al Santo Padre la renuncia al gobierno pastoral. 1993: El 15 de junio recibe al Papa Juan Pablo II en Madrid, en su cuarta visita a España. 1994: El 22 de febrero es nombrado miembro de la Congregación para las Iglesias Orientales. Cinco meses después, el 28 de julio se hace pública la aceptación del Santo Padre de la renuncia presentada al gobierno pastoral de la Archidiócesis de Madrid, y es nombrado administrador apostólico de la Archidiócesis hasta la toma de posesión de su sucesor, Monseñor Antonio María Rouco Varela. tará situado en la capilla de San Isidro, en el centro de la girola de la catedral de La Almudena. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, envió ayer sendos telegramas de condolencia por el fallecimiento del cardenal Ángel Suquía al arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, y al presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez. UN CARDENAL EN DEMOCRACIA JAIME VÁZQUEZ ALLEGUE Vicedecano de la Facultad de Teología. U. P. de Salamanca casulla morada. Tras ellos irá el féretro con los restos mortales del cardenal Suquía, que será portado por diez sacerdotes. Siguiendo al cadáver, el cardenal de Madrid, a quien seguirán otros cardenales, arzobispos y obispos, así como las autoridades civiles y militares. Al mediodía, dará comienzo la misa de exequias por el eterno descanso de Suquía, presidida por Rouco Varela. a historia está llena de anécdotas que la ilustran, determinan y hacen que cada uno la lea desde una perspectiva diferente. El cardenal Ángel Suquía ha sido una de las figuras más destacadas de la historia de la Iglesia española del siglo XX. Si Tarancón fue el cardenal de la Transición, Suquía lo fue de la naciente democracia. Si para el primero los cambios le costaron algún quebradero de cabeza, para el segundo las noches de desvelo no fueron un panegírico. Suquía fue un hombre de Iglesia que capeó los temporales de los primeros años de una democracia social, institucional y estatal. Había vivido en su propia carne la Iglesia de la Transición y sabía que su misión consistía en adaptarla a los nuevos tiempos. Traducir al lenguaje eclesial la democracia para que la democracia fuera también de la Iglesia. Cuando la historia sea más objetiva nos daremos cuenta de que ese papel que cuentan jugó la Iglesia en la Transición española se prolongó durante los años de Suquía. El día que los historiadores descubran el papel de la Iglesia en los primeros años de la reciente democracia española, ese día descubriremos el papel determinante de un cardenal que vivió muchos años a la sombra alargada de Tarancón. L