Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 VIERNES 14 7 2006 ABC Madrid La ministra de Fomento se compromete a ejecutar la Operación Chamartín en cinco años Estado en el que quedó el inmueble que se estaba levantando, de tres alturas, situado en la antigua carretera de Fuencarral CHEMA BARROSO Dos obreros mueren sepultados al desplomarse un edificio en construcción en Alcobendas El siniestro ocurrió cuando se hormigonaba el último piso y en el lugar había otras quince personas las 16 horas en un polígono de Alcobendas. Otros siete trabajadores resultaron heridos leves. El resto escapó, saltando incluso al vacío M. J. ÁLVAREZ CRISTINA ALONSO MADRID. Sepultados bajo un amasijo de forja y hormigón. De ese modo perdieron la vida ayer dos obreros de la construcción tras el desplome de la estructura del edificio en el que estaban trabajando, situado en el kilómetro 3,5 de la M- 603 (carretera de Fuencarral) en el polígono industrial Río Norte, en el término municipal de Alcobendas. Al cierre de esta edición, sus cuerpos aún no habían sido rescatados, aunque estaban parcialmente a la vista. La tragedia les alcanzó a ellos de lleno, pero pudo haber sido aún mucho peor, ya que, a la hora en que se produjo el siniestro- -16 horas- -en el inmueble se encontraban otras 15 personas. Siete de ellas resultaron heridas leves (sufrieron contusiones y cortes) mientras que el resto pudo escapar a tiempo b El accidente se produjo sobre y salir, a toda prisa, saltando incluso al vacío, o por su propio pie, de entre la polvareda y los diversos materiales que se amontonaron en el suelo, en mitad de la explanada, bajo un asfixiante e insoportable calor. Los fallecidos son Plácido Oviedo Peláez, de 44 años, casado, natural y vecino de Guadalajara y Robert Tomart Wrona, de 33, polaco, que residía solo en el municipio de Alcalá de Henares. Cuando ocurrieron los hechos ambos se encontraban en la última planta del inmueble (la tercera) que estaba siendo hormigonada. De súbito, un ruido extraño sorprendió y alertó al personal. Todos empezaron a correr, buscando a toda prisa la salida, conscientes de que la estructura del edificio se venía abajo y el suelo cedía bajo sus pies. Los nervios cundieron entre los operarios, cuyos gritos quedaron mitigados por el enorme estrépito que sucedió al desplome de la El sonido de los móviles alertó del lugar donde se encontraban La búsqueda de los atrapados se prolongó por espacio de unas dos horas, utilizando para ello a un grupo de perros especializados en este tipo de labores. Los servicios de Emergencia desplazados hasta el polígono Río Norte de Alcobendas intentaron contactar telefónicamente con los obreros atrapados entre los escombros, ya que cada empleado suele llevar consigo un teléfono. El de uno de ellos estaba apagado. Cuando marcaron el otro número, entre los restos del edificio se escuchó el sonido de un móvil, pero nadie contestaba a la llamada. Su sonido guió a los equipos de rescate hasta uno de los operarios, pero cuando llegaron a donde estaba sepultado, ya había muerto. última planta sobre la segunda, llevándose por delante el forjado. El vigilante del tajo, consternado, avisó a los servicios de Emergencias 112, quien activó todos los procedimientos que se siguen en estos episodios. Hasta el lugar se desplazaron doce dotaciones del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid del parque de la localidad, Coslada y Tres Cantos. En total, 46 efectivos, así como unidades de la Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil y efectivos de Protección Civil de San Fernando de Henares, explicó, in situ el vicepresidente segundo y consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, quien informó de los detalles del siniestro, y no cesaba de repetir que lo importante es hallar con vida a los sepultados Las víctimas pertenecían a la empresa Rinold Rocland, con sede en Seseña (Toledo) subcontratada por Eralan Empresa Constructora, de Madrid, adjudicataria de los trabajos. Un aspecto que no ha quedado claro es lo que se estaba construyendo. Un centro co (Pasa a la página siguiente)