Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO VIERNES 14 7 2006 ABC El presidente de EE. UU. se mostró muy preocupado por los efectos sobre el frágil Gobierno del Líbano Gobierno libanés. Si Hizbolá no quiere allí la paz aquellos que realmente queremos la paz seguiremos trabajando juntos para fomentarla. Si realmente deseas que la situación se tranquilice, los soldados deben ser devueltos estimó Bush en referencia a los militares israelíes capturados el miércoles pasado por la milicia libanesa. La UE y Rusia condenan a Israel A pesar del respaldo de Bush, el proceder de Israel no ha recibido buenos comentarios de parte de la comunidad internacional. La Unión Europea (UE) criticó ayer la operación militar, tildándola de desproporcionada La Presidencia de la UE está muy preocupada por el recurso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel se señala en un comunicado, en el que también se lamenta la muerte de civiles. El responsable de la diplomacia de la UE, Javier Solana, ha anunciado que tiene planeado viajar a Oriente Próximo ante la fuerte escalada de violencia. Del mismo modo, Rusia condenó los ataques israelíes contra infraestructuras civiles en el Líbano y llamó a las partes a mantener la calma para evitar un conflicto declarado afirmó el portavoz de la diplomacia rusa, Mijail Kamynin. No se puede comprender ni justificar la continuación de la destrucción por Israel de las infraestructuras del Líbano indicó Kamynin. El ministro francés de Asuntos Exteriores, Philippe Douste- Blazy, criticó también a Israel. Condenamos esta acción de guerra desproporcionada declaró Douste- Blazy, quien añadió que hay el riesgo de que el Líbano vuelva a los peores años de la guerra, con la salida de miles de libaneses que van a querer huir cuando estaban reconstruyendo su país La ONU acordó el envío a Oriente Próximo de un equipo de tres personas que, además, mantendrán en El Cairo una reunión con funcionarios de la Liga Árabe. George Bush sostiene en sus brazos a un bebé, a su llegada a la cena al aire libre con la canciller Angela Merkel AP Bush responsabiliza a Hizbolá y justifica la ofensiva militar de Israel en el Líbano Asegura que Siria tendrá que rendir cuentas por apoyar a la milicia a la operación israelí de desproporcionada mientras Rusia considera que las acciones emprendidas por el Gobierno de Olmert son incomprensibles ABC BERLÍN. El presidente estadounidense, George W. Bush, respaldó ayer desde el Báltico el derecho de Israel a defenderse, y su homóloga alemana, Angela Merkel, advirtió seriamente a Irán sobre su desafío nuclear; pero amb La UE tilda bos mostraron una seria preocupación por la nueva deriva en la zona y pidieron a Tel Aviv extremar la cautela en el Líbano, dada la fragilidad del incipiente régimen democrático vecino. Haga lo que haga Israel, en defensa propia, debe cuidarse de no debilitar o incluso derribar el Gobierno de Fouad Siniora (primer ministro libanés) agregó Bush, más condescenciente que las severas advertencias realizadas por Moscú y París. Bush- -en una rueda de prensa conjunta con Merkel- -criticó a Hizbolá por frustrar los esfuerzos de paz en Oriente Próximo y aseguró que Siria tendrá que rendir cuentas por apoyar y dar cobijo a la milicia libanesa. El presidente (Bashar) Al- Assad debe mostrar su liderazgo en favor de la paz Quienes sentimos amor por la paz debemos trabajar juntos para ayudar a los agentes de la paz, Israel, el presidente (palestino, Mahmud) Abbas y a otros a alcanzar su objetivo dijo. Cuestionado sobre si los ataques militares de Israel podrían provocar una guerra más amplia, Bush se mostró muy preocupado por cualquier actividad que pueda debilitar o derribar al PENÉLOPE DESPIADADA SERAFÍN FANJUL H ace casi tres milenios, Homero ideó, o recogió en su Odisea la sugestiva historia de Penélope. El griego nunca pudo imaginar que muchos siglos más tarde y en su misma área geográfica- -el Mediterráneo oriental- -una sociedad, una cultura y una fe religiosa dominante iban a reproducir- -de modo tan minucioso como cruel con sus propias gentes- -la leyenda de Penélope, erradicando la racionalidad en sus objetivos políticos y en la valoración de sus posibilidades. Solos o en compañía de otros, los árabes habían avanzado algunos pasos para mejorar sus posiciones: al pragma- tismo de los gobiernos jordano y egipcio podía añadirse lentamente a libaneses y palestinos hartos de guerra y del sacrificio de generación tras generación de sus hijos en pos del equívoco señuelo de acosar a Israel por todos los flancos. Muchos árabes estaban- -y siguen- -persuadidos de que la presión continuada durante dos o tres siglos puede, ayudada por su demografía galopante, abocar a la rendición o fuga de los judíos de Palestina. Debemos ahora recordar el factor de fanatismo religioso (sunní en un caso, chií en el otro) que anima el resurgir del conflicto en pequeños estallidos al sur y norte de Israel: el seudogobierno de los terroristas de Hamás en Gaza y el feroz control de los bárbaros de Hizbolá (o Hizb Alláh El Partido de Dios en el desdichado sur del Líbano, dos caras de la misma moneda; resueltos a tirar por tierra cualquier esfuerzo anterior llevado a cabo por el Gobierno libanés o por Mahmud Abbas en lentas negociaciones, intercambio de gestos mínimos o promesas. En una complicada mímica de años, se había conseguido que Israel desalojara el sur libanés en el año 2000 y luego la Franja de Gaza. Tal vez el Gobierno israelí estaba interesado en evacuar esos territorios- -no por magnanimidad- pero era un interés que palestinos y libaneses podían compartir y aprovechar a su vez para ulteriores retiradas y acuerdos más beneficiosos para todos, habida cuenta de que en Israel no faltan las ganas, ni la necesidad de cerrar el estado de guerra permanente. En vez de jugar una carta tan útil, vuelven a secuestrar soldados, a asesinar colonos, a hostigar a las patrullas hebreas: todo patas arriba porque saben que el Gobierno israelí no andará con bromas con los terroristas, al estilo Rodríguez. Irán y Siria, en enero, desviaron la presión internacional que sufrían, por causas bien justificadas, a base de atizar la crisis de las caricaturas danesas; ahora, cuando arrecia el cerco sobre los ayatolás que sueñan con las armas nucleares, acuden a la misma maniobra diversiva de utilizar a sus peones chiíes. A sus ciudadanos, Alláh les acogerá en su seno. Como a todos los infelices que caen en las calles de Irak, víctimas de esta Penélope inmisericorde, no del imperialismo, tan útil para emplearlo en un roto o un descosido.