Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 7 2006 Nacional 21 La niña de 3 años maltratada sufría baños de agua fría, hambre e insultos b El pasado mes de abril, Ruth E. T. también fue atendida en un hospital de un fuerte golpe en la cara que presuntamente se había producido al caerse en un parque ABC BARCELONA. Ruth E. T. la niña de 3 años hospitalizada a causa de una pancreatitis causada por la fractura de dos costillas por una paliza que presuntamente le propinó su padre, no sólo sufrió golpes, sino maltrato psíquico, con baños de agua fría, insultos y negativas a darle de comer, según consta en las diligencias. El juez de guardia de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ordenó anteayer el ingreso en prisión del padre, Lamber Natalio E. C. de 25 años, como presunto autor de los malos tratos, y de la madre, Gaby T. M. de 26, por tolerarlos. Fuentes de la investigación explicaron a Efe que la niña estaba aterrorizada por su padre, quien frecuentemente la insultaba o le negaba las cosas más insignificantes, hasta un zumo de naranja que le vio tomar un día. El maltrato psíquico recogido en el atestado policial incluye baños de agua fría a la niña, que estaba al cuidado de su padre mientras su madre trabajaba en tareas domésticas. Si la madre no llegaba a la hora de comer, el padre nunca le preparaba la comida a la niña aunque ésta tuviera hambre y muchas veces tenía que esperar a comer hasta que llegaba su madre de trabajar. El cadáver de una de las víctimas es trasladado al depósito para la práctica de la autopsia EFE Hallan dos cadáveres, uno degollado, al sofocar un incendio en un piso de Vigo Ya se ha detenido a una persona en relación con estos asesinatos b Los bomberos detectaron tres focos bien diferenciados, prueba de que el fuego había sido intencionado. Además, confirmaron que el gas estaba abierto ELENA PÉREZ SANTIAGO. Maniatados y uno de ellos degollado. Esta fue la escalofriante escena con la que se toparon ayer los hombres del Cuerpo de Bomberos de Vigo que habían acudido a sofocar un incendio que se originó en un céntrico piso de la ciudad. Una vez derribada la puerta para acceder al interior del inmueble, los bomberos detectaron tres focos bien diferenciados, por lo que supieron que el fuego había sido intencionado. Además, confirmaron que la espita del gas estaba abierta y que en el suelo había rastros de sangre. El recorrido por la vivienda, situada en la calle Oporto, acabó por desvelar que pocas horas antes se había perpetrado en ese lugar un doble crimen. En habitaciones separadas, los bomberos encontraron dos cadáveres, ambos varones. Una de las víctimas apareció con las manos atadas a la espalda y degollada, según apuntaron fuentes policiales. La otra estaba igualmente maniatada. Las dos presentaban además otras señales de violencia. Agentes de la Policía Científica tra- bajaron durante horas en el piso para intentar encontrar huellas y rastros que ayuden a detener al asesino o asesinos. Junto a ellos se encargan del caso los policías de especializados en Homicidios. Muy educados Al parecer, las víctimas, identificadas como Julio, de nacionalidad brasileña, y Dani, español pero de origen marroquí, eran amigos y compartían el piso en el que se desató la tragedia. Una amiga de ambos, que prefirió mantener el anonimato, aseguró que se trataba de gente muy agradable, educada y que nunca se metía en problemas Asimismo, afirmó que ninguno de ellos había hecho alusión alguna a estar en peligro o amenazados por alguien. Visiblemente afectados, los vecinos del inmueble coincidieron en señalar que las víctimas no eran conflictivas, y que no tuvieron problemas graves con ellos, si bien apuntaron que hacían muchas fiestas y se veía entrar Las víctimas son un camarero brasileño y un español de origen marroquí. La noche del crimen había fiesta en la casa que compartían y salir a mucha gente de diferentes nacionalidades Otro de los residentes en el edificio confirmó a Europa Press que la noche del crimen hubo fiesta toda la noche y se oyeron golpes y música hasta altas horas de la madrugada Sin embargo, sobre las cuatro de la madrugada ese jolgorio habría dado paso a una fuerte discusión, según explicaron algunos testigos. Además, los vecinos explicaron que la madre de uno de los jóvenes asesinados vivía hace algún tiempo en el inmueble- -incluso hay quien asegura que fue la persona que lo alquiló- -pero que al parecer abandonó la casa para ser tratada de unos trastornos depresivos en un centro especializado. El edificio de siete plantas tuvo que ser evacuado durante las labores de extinción. Los cadáveres fueron trasladados al Hospital Nicolás Peña para la práctica de las autopsias. Los agentes de Homicidios trataban ayer de identificar a las personas del entorno social de los asesinados, ya que es más que probable que el autor o autores del doble crimen se encuentren entra las personas que asistieron a la fiesta. Julio, el brasileño, trabajaba como camarero en un local de la calle Urzáiz y estuvo tomando unas consumiciones hasta las ocho de la tarde en un bar de la zona. El español trabajó en un restaurante. Despectivo con la familia Según han explicado los familiares a la Policía, Lamber Natalio E. C. trataba de manera despectiva no sólo a la niña, sino también a toda la familia de su esposa, a los que llamaba indios Además, su mujer, Gaby, denunció a Lamber el pasado 30 de junio por malos tratos hacia ella. La familia de Gaby ha afirmado, sin embargo, que nunca vieron que el padre diera una paliza a la niña. Ruth, cuya tutela ha sido asumida por al Generalitat, se recupera favorablemente en el hospital de San Juan de Dios de Barcelona de la pancreatitis que sufrió por una fractura de dos costillas que presuntamente le causó su padre. Los padres de la niña la ingresaron el pasado día 25 en ese hospital alegando que se había caído y dieron un nombre falso de la menor, que el pasado mes de abril también fue atendida en el hospital del Valle de Hebrón de un fuerte golpe en la cara que presuntamente se había producido al caerse en un parque. En aquella ocasión los padres sí facilitaron a los médicos la verdadera identidad de la niña.