Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CORRPCIÓN EN MARBELLA OPERACIÓN MALAYA VIERNES 14 7 2006 ABC El ex asesor de Urbanismo mantenía intensos contactos con personas del mundo artístico registros de las viviendas de Roca, la Policía encontró cuadros de Miró, Picasso y Tapies, entre otros. Además de ingresos y pagos, anotaba sus contactos con el Museo Reina Sofia, y también con galerías de España, Colombia o Francia. El ex gerente de Urbanismo mezclaba en su agenda su vida personal y profesional. Junto a las reuniones con promotores, constructores o arquitectos para sacar adelante un proyecto, subrayaba la compra de un ramo de flores para su madre, hermana o determinados detalles para su padre o algunas de las secretarias del Ayuntamiento. También anotaba frases: Cada hombre es distinto y diferente, por tanto si dos hombres están de acuerdo, es que existe algún inconveniente (problema) entre ellos y palabras en árabe como Gracias a Dios (Alhamdelah) o Hola qué tal (Salam Arekoy) Sentía curiosidad por diversas materias como la legislación de Costa y de carretera, el Derecho Penal y Canónico o la encuadernación de libros. Juan Antonio Roca es conducido hasta los juzgados por las Fuerzas de Seguridad EFE Las agendas de Juan Antonio Roca llevan el nerviosismo a políticos y empresarios de la Costa del Sol Muchos temen aparecer en esa documentación, sin valor incriminatorio b El cerebro de la trama apuntaba El conseguidor Leyendo sus agendas se puede deducir que después de Juan Guerra, hermano del ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, quien se vio involucrado en numerosos escándalos urbanísticos en la década de los 80, Juan Antonio Roca es el conseguidor más famoso de Andalucía. Igual que Guerra en Sevilla, Roca recibía en Marbella a la mayoría de los inversores. Muchos fueron a verle a la gerencia de Urbanismo; otros a Planeamiento y también a su despacho, situado en la avenida Ricardo Soriano. Apoyó la teoría del pelotazo urbanístico y las comisiones ilegales y recalificó todos los terrenos de Marbella, incluidos los que estaban en zonas verdes y de dominio público. Según el juez Miguel Ángel Torres, era el auténtico alcalde de Marbella, el que movía los hilos. Sus agendas también lo demuestran. absolutamente todo: desde la compra de un frigorífico, hasta los pagos a concejales o lo que le abonaban los promotores J. M. CAMACHO, P. MUÑOZ MÁLAGA. Después de tres meses en la cárcel de Alhaurín de la Torre, el nombre del ex gerente de urbanismo, Juan Antonio Roca, sigue circulando de boca en boca no sólo por Marbella, sino también por muchas localidades españolas gracias a sus famosas agendas. En ellas aparecen miles de personas relacionadas con el mundo empresarial, cultural, social o político de nuestro país. Desde 1991, cuando llegó a la localidad costasoleña de manos de Jesús Gil, ya fallecido, Roca anotaba todo lo que hacía en unas agendas que están a disposición del juez Miguel Ángel Torres, instructor del caso Malaya En la Costa del Sol hay cierto miedo y nerviosismo entre empresarios y políticos a aparecer en las famosas agendas. Está claro que ahora no está bien visto haberse relacionado con él. En cualquier caso, la mayoría de los nombres que aparecen en esas agendas no están relacionados con actividades ilegales. Ni siquiera esas anotaciones tienen por sí mismas un valor incriminatorio, ya que el cerebro de la trama apuntaba absolutamente todo: desde la compra de un frigorífico, un álbum de fotos o unos archivadores hasta los pagos a concejales del Ayuntamiento y las cantidades que percibía de empresarios, promotores y constructores por las recalificaciones de terrenos o convenios urbanísticos. Obviamente, en las agendas aparecen los principales implicados en la operación Malaya que están en la cárcel malagueña o en libertad bajo fianza, pero también otros nombres que no tienen nada que ver con la trama. Figuran ilustres cantantes internacionales, algunos con casa en la Costa del Sol; empresarios que han participado en elecciones a la presidencia de algún importante club de fútbol; políticos del PSOE con influencia en el Congreso que eligió a Rodríguez Zapatero como secretario general de ese partido; promotores millonarios españoles y extranjeros; ex mises y vedettes muy conocidas, que aparecen continuamente en la prensa rosa abogados conocidos, presuntos testaferros... De lo anotado en la agenda se deduce que Juan Antonio Roca sentía verdadera pasión por el mundo del arte. En sus agendas figuran decenas de pintores famosos y los precios millonarios de sus cuadros. Como se recordará, en los La caduta degli dei Juan Antonio Roca vio por primera vez las orejas al lobo en abril de 2002, cuando pisó la cárcel por orden del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, quien le imputó por malversación y falsedad documental. Según consideró el juez, Gil, Roca y cinco asesores del ex alcalde marbellí, entre 1991 y 1995, con el objeto de enriquecerse personalmente y valiéndose de los puestos que ocupaban llevaron a cabo una detracción de fondos del Ayuntamiento que asecndían a 26.444.532 euros. Además de Gil y Roca fueron encarcelados Manuel Castel, contable de la trama financiera; el gerente de la sociedad de la Corporación Contrata 2000 José Luis Jiménez; un ex empleado de la misma, Eduardo Gonzálvez; otro ex empleado de la Concejalía de Urbanismo, Javier Herrera; y el ex asesor jurídico de Jesús Gil, José Luis Sierra. Sólo Purificación Jiménez, esposa de José Luis Jiménez, que también fue interrogada, quedó en libertad. La Policía, que estuvo buscando documentación del Ayuntamiento de Marbella y empresas municipales, así como papeles relacionados con cuatro empresas fantasmas como Canteras, Nasok, Dintak, entre otras, se incautó de un ordenador, cajas repletas de documentos y más de una decena de cintas magnetofónicas. Los agentes detuvieron a Juan Antonio Roca cerca de su domicilio, situado en una calle próxima al Paseo Marítimo. Llevaba un maletín repleto de billetes nuevos de 500 euros. En 2005, un funcionario denunció también a Roca. Ante el fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero declaró que en 1993 recibió la orden de Gil de que todos los temas de urbanismo fueran importantes o no había que despacharlos con Roca. El funcionario afirmó ya entonces que el cerebro de la trama ahora descubierta actuaba como alcalde en los temas urbanísticos y era la persona que lo decidía todo. En 2002, por tanto, comenzó la caduta degli dei la caída de los dioses de Marbella.