Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 7 2006 Economía 91 La Comisión Europea impone una nueva multa récord de 280,5 millones de euros a Microsoft Acusa al grupo de reincidir en el abuso de posición por el que ya fue amonestado en 2004 b Bill Gates ya ha presentado re- curso ante la Justicia por esta nueva multa, mientras que la comisaria Neelie Kroes dice que nadie puede estar por encima de la ley MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Microsoft parece estar decidida a romper todos los récords en materia de multas recibidas por parte de la Comisión Europea (CE) que ayer le comunicó una segunda de 280,5 millones de euros, por no haber corregido su abuso de posición dominante, por el que ya fue condenada en marzo de 2004 a una multa histórica de 497 millones de euros. Este caso comenzó el año 2000, cuando el ejecutivo de Bruselas anunció que investigaba un caso de abuso de posición dominante de Microsoft ligado al lanzamiento del sistema operativo Windows 2000 ya que llevaba aparejado el reproductor de audio y video Media Player y, a la vez, no era compatible con el resto de reproductores similares de empresas de la competencia. Tras cuatro años de tiras y aflojas entre ambas partes la CE impuso en 2004 la citada multa de 497 millones de euros y ayer, más de dos años después, se despacha con otra de 280,5 millones en concepto de 1,5 millones de euros diarios por cada jornada que ha pasado entre el pasado 15 de diciembre, fecha del ultimatum de Kroes hasta ahora que no ha cumplido con lo que se le pidió. Este es el segundo récord de Microsoft porque hasta ahora Bruselas no había nunca impuesto una multa diaria a empresas por incumplimiento de una decisión anterior. La comisaria europea de Competencia, la holandesa Neelie Kroes, dijo ayer rotundamente en rueda de prensa que nadie puede estar por encima de las leyes y, en el caso de Microsoft, ha violado las leyes anticompetencia con su abuso de posición dominante Micrososft se ha amparado durante estos años en el recurso que presentó ante el Tribunal de Justicia de la UE por la multa de 2004 para no cumplir con las exigencias de Bruselas. Sin embargo, el propio Tribunal explicó que la presentación del recurso no exime del cumplimiento de las leyes. En todo caso la comisaria añadió que si Microsoft persiste en no atender sus requerimientos podría subir la multa de 1,5 millones de euros diarios hasta 3 millones a partir del 31 de julio. Después, en tono más conciliador, Kroes aseguró que esperaba sinceramente que la documentación técnica que ha enviado recientemente a Bruselas sea suficiente para impedir nuevas multas. Microsoft, por su parte, tardó sólo unos minutos en anunciar que recurrirá la nueva multa, como ya hizo con la de 2004. Brad Smith, vicepresidente ejecutivo de la empresa y asesor general de Microsoft, aseguró que tenemos un gran respeto por la CE y por este proceso, pero no creemos que ninguna multa, y menos una de esta magnitud, sea oportuna teniendo en cuenta la falta de claridad de la decisión original del Ejecutivo comunitario y nuestros esfuerzos de buena fé durante los últimos dos años El gigante de la informática asegura que ha suministrado miles de páginas de documentos técnicos desde diciembre de 2004 para atender las peticiones de Bruselas, e incluso le ha cedido técnicos para que ayudaran a la Comisión Europea a entender los detalles más complejos. Sin embargo, el departamento de Kroes y sus asesores no se han dado por satisfechos e insisten en que no se han atendido sus peticiones. La empresa ha puesto a 300 empleados Kroes, durante la rueda de prensa en la que anunció la nueva multa a Microsoft a trabajar exclusivamente para atender las aclaraciones de Bruselas pero, a juzgar por los resultados, no han trabajado en la línea adecuada. El conflicto que enfrenta a Bruselas con Microsoft, sin embargo, no parece que se vaya a circunscribir a Windows 2000 ya que el nuevo sistema ope- AFP rativo en que trabaja la empresa, AltaVista podría adolecer de los mismos males, es decir, falta de interoperabilidad con los productos de la competencia, con lo que podría volver a incurrir en abuso de posición dominante, tal y como se ha encargado ya de advertirle la Comisión Europea. Bruselas acuerda recortar un 70 el precio de las llamadas a móviles en el extranjero M. NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, reconoció ayer que al final no ha podido acabar del todo con el coste que pagan los usuarios por utilizar su móvil en el extranjero, conocido como roaming tal y como se comprometió hace unos meses. No osbtante, y a pesar de ello, Reding consiguió que la Comisión Europea presentase una propuesta de reglamento para que las operadoras reduzcan hasta un 70 el precio de este servicio. Esta nueva regulación, una vez que sea aprobada por el Consejo de la UE y el Parlamento, podría entrar en vigor en el verano de 2007. La rebaja del precio se calculará mediante la media del precio que una compañía cobra a otra por el uso de su red por parte de los abonados de ese otro operador, conocido como precio al por mayor, que servirá como base para establecer el tope del precio que deberá pagar el usuario. Ese coste es establecido por los reguladores nacionales de cada país y la media será actualizada cada año por Bruselas. La CE propuso ayer que para las llamadas recibidas por el usuario cuando éste se encuentre en un país europeo distinto del suyo el precio será la citada media más un 30 cantidad que podría ser de alrededor de 16 céntimos de euro por minuto, frente al casi un euro que se paga ahora. En el caso de llamadas en el país al que se El precio medio que se paga por una llamada en roaming es más de cinco veces el coste real del servicio ha viajado serían dos veces la media más el 30 lo que equivaldría a 33 céntimos el minuto, frente al 1,4 euros de media en la actualidad. Si la llamada se hace al país de origen del cliente desde el extrajero el cálculo sería tres veces la media más el 30 La comisaria se había comprometido a intentar que el roaming por recepción de llamada fuese a coste cero y que al hacer una llamada en el extranjero desde el móvil ésta tuviera el precio de llamada móvil local pero, según explicó ella misma ayer, al final hay que reconocer que el servicio tiene un coste que se debe pagar a las compañías más un margen Según Reding, el precio medio que que paga el cliente por hacer una llamada en roaming es de 1,15 euros, más de cinco veces el coste real de la prestación del servicio al por mayor (el que paga una compañía a otra) La Asociación Internacional de Operadores de Telefonía Móvil, por su parte, aseguró ayer que la propuesta para poner un tope a los precios por el uso del móvil en el extranero dañará la innovación y la competividad, distorsionará los mercados nacionales y hará que se presten servicios por debajo de coste.