Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 13 7 2006 ABC Rumsfeld visita Irak en otra jornada con más de 30 muertos b El responsable de Defensa de Revuelta diplomática en Colombia por la designación del embajador en París El ex presidente Pastrana renuncia a la representación en Washington ex canciller Barco en lugar de Pastrana, que renunció por causas morales cuando el presidente iba a nombrar a Samper embajador en París ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. A las diez y media de la noche del martes y después de más de catorce horas de deliberaciones, el ex presidente Andrés Pastrana (1998- 2002) renunció como embajador de Colombia en Washington por un imposible moral por encontrarse en un callejón sin salida frente al último nombramiento político: una semana atrás el presidente Álvaro Uribe había designado al también ex presidente Ernesto Samper (1994- 1998) como su embajador en Francia. No podría explicar si algún periodista o diplomático me pregunta en Washington si yo apoyo la designación de Samper. Obviamente tendría que decir que no. Y, en consecuencia, he decidido renunciar, pues no quiero ser desleal con el presidente Uribe explicó un Pastrana visiblemente tranquilo. Esta historia, que parece más privada que política, tiene más de un significado. En 1994, Pastrana y Samper se enfrentaron como candidatos en las presidenciales. Samper triunfó pero, meses después, Pastrana divulgó unas casetes en las que se denunciaba cómo el Cartel de Cali, que manejaba el 90 por ciento de la cocaína mundial, aportó seis millones de dólares a su campaña. Y aunque el Congreso absolvió a Samper de las acusaciones, Estados Unidos le canceló el visado de entrada. Desde entonces Samper ha vivido con ese estigma sobre sus hombros. La Embajada en París era el renacimiento b Uribe nombra a la EE. UU. aseguró que su Gobierno no tiene previsto reducir el número de militares desplazados en el país árabe, alrededor de 130.000 ABC BAGDAD. Al menos 32 personas murieron ayer en Irak, el mismo día en que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, realizaba una visita sorpresa al país, durante la que dijo que Washington no tiene previsto reducir el número de soldados, cuya cifra ronda los 130.000. En una rueda de prensa celebrada junto al jefe de las tropas en Irak, el general George W. Casey, Rumsfeld negó que haya dado instrucciones para reducir el número de militares. Antes de que EE. UU. reduzca las tropas, Donald Rumsfeld señaló que los mandos militares tienen que realizar una revisión completa sobre el terreno y, a través del diálogo, llegar a un acuerdo con los iraquíes sobre las necesidades de seguridad. El responsable norteamericano destacó que el número de soldados iraquíes y estadounidenses desplegados en Bagdad aumentó de 40.000 a 55.000, aunque no precisó si parte de los nuevos 15.000 soldados sean estadounidenses ni desde cuándo se hallan en la capital. La presencia de Rumsfeld coincide con el aumento de los llamamientos en este país a favor de la elaboración de un calendario para la retirada de tropas. La decimotercera visita de Rumsfeld a Irak desde que está al frente del Pentágono coincidió con una nueva oleada de violencia, que se cobró la vida de casi una treintena de personas en diversos ataques. En los últimos días, más de un centenar de personas han perdido la vida en numerosos atentados en Irak. Andrés Pastrana, en su oficina de Bogotá el pasado agosto del Ave Fénix y la posibilidad de hacer algo notorio, como lograr que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) libere a los rehenes políticos- -entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt- cuestión en la que Samper ha trabajado codo con codo con París. AP Neutralizar al enemigo Por eso su reacción fue visceral. Andrés Pastrana convirtió un enfrentamiento local en una crisis internacional, que le hace mucho daño al país. Es un final muy triste, no se pueden poner los intereses personales por encima de los del país declaró Samper poco después de que se conociera que Carolina Barco, actual ministra de Relaciones Exteriores, será la nueva embajadora de Colombia en Francia. Uribe, reelegido el pasado mayo y con un índice de popularidad que ro- dea el 80 por ciento, se ha caracterizado por neutralizar personajes para no padecerlos en el escenario de la política interna. Pastrana y Samper son un buen ejemplo. Hace año y medio nombró al primero como su embajador en Washington, jugada que se pensó que sería crítica puesto que en los sondeos Pastrana tiene peor imagen que la de Samper. Pero Pastrana no levantó ampollas, pese a que se había enfrentado con Uribe. Su habilidad en la diplomacia estadounidense es incuestionable. Para los analistas, no hay mejor oportunidad que una buena crisis. Esto sirve para replantearse cómo se nombran los diplomáticos. Colombia debe adoptar el modelo de Brasil, donde los embajadores y cónsules son nombrados por concurso de méritos y por carrera diplomática aseguró a este diario el senador y ex candidato presidencial Rodrigo Rivera. Sadam, en huelga de hambre Poco después de la llegada de Rumsfeld a Bagdad, un terrorista suicida se hizo saltar por los aires en un restaurante de la capital, arrastrando a la muerte a al menos siete personas, según la Policía. Además, insurgentes atacaron una estación de autobús en Mukdadiya, en el noreste de Bagdad, y secuestraron a 24 personas. La Policía halló poco después los cadáveres de 20 de los secuestrados, en su mayoría chiíes, según la televisión. En el mismo lugar, hombres armados irrumpieron a primera hora de la mañana en una casa y mataron a dos chiíes. El ex presidente iraquí y otros tres acusados, por otro lado, llevan cinco días en huelga de hambre, según revelaron ayer fuentes militares estadounidenses, que confirmaron el comunicado del abogado del ex dictador. Pero señalaron que su estado de salud era bueno. EL FALLIDO MOVIMIENTO NACIONAL DE URIBE RAMÓN PÉREZ- MAURA a ha quedado denunciado en estas páginas el peligro de deriva autoritaria del presidente colombiano Álvaro Uribe. La prepotencia con que se ha manejado en las últimas horas es prueba irrefutable de ello. Deseoso de recrear una suerte de Movimiento Nacional, que superara los partidos políticos que él ha denostado públicamente, Uribe pretendía incorporar a su viejo compañero del Partido Liberal, Ernesto Samper, al que sólo le unían siglas partidistas del pasado y favores debidos, pues su ideología no puede distar más de la del socialista Samper. Sólo Andrés Pastrana ha lo- Y grado frenar la indignidad de que un hombre, aupado a la Presidencia en 1994 por el narcotráfico, pueda recuperar cierto grado de respetabilidad. Desde algún grado de discrepancia formal con Uribe, Pastrana pudo aceptar la Embajada en Washington en agosto de 2005 como manera de rendir un servicio al país. En eso consiste la política. Pero aceptar compartir con Samper responsabilidades de gobierno en sendas embajadas era una cuestión de ética y moral, no de política. Y eso es lo último que puede rendirse. Uribe intentó el martes por la noche presentar esta crisis como una pelea de ex presidentes que él resolvió en una hora: el tiempo que tardó en presentar la lista de sustitutos. Lástima para él que nombrara embajadora en Francia a la cesante en la ONU, María Ángela Holguín, y ésta se haya apresurado a rechazar el nombramiento del que se enteró por un mensaje en el móvil. A Uribe ya no se le cuadran todos los uribistas cuando les chifla el pito. Que Uribe haya intentado incorporar a su Gobierno a un ex presidente que se vio involucrado en el Proceso 8.000 por los aportes del narcotráfico a su campaña, en detrimento de un presidente que logró el Plan Colombia, con más de 1.000 millones de dólares anuales de ayuda norteamericana, es el resumen de desnortamiento político del presidente. Como confesaba ayer un desolado observador de la política colombiana, el presidente prefirió el Proceso 8.000 al Plan Colombia Pobre Colombia.