Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional 11- J SANGRIENTO EN BOMBAY JUEVES 13 7 2006 ABC El problema de la Cachemira disputada por la India y Pakistán, del que se aprovechan todos los grupos terroristas de la zona para crear el desconcierto, es producto directo de una salida mal planteada y peor realizada Fruto de una torpe descolonización FERNANDO PASTRANO MADRID. Hace años que la CIA norteamericana incluyó Cachemira en la lista de puntos calientes del planeta, es decir, en el registro de las zonas con mayor probabilidad de que estalle en cualquier momento un conflicto armado de envergadura con grandes posibilidades de internacionalizarse. Y hoy sabemos que ese conflicto sería nuclear ya que los dos países directamente implicados (Pakistán y la India) son potencias atómicas. Enclavado es las estribaciones de los Himalayas, las montañas más jóvenes y por ello más altas del mundo, Cachemira es un fascinante paraje que podría estar viviendo perfectamente del turismo si el fantasma de la guerra no ensombreciera sus bellezas naturales. Pero precisamente su estratégica situación, dominando varios pasos de montaña por los que tradicionalmente han transitado las caravanas que viajaban de la meseta del Tíbet hacia la India y Occidente, ha sido la causa de que estas tierras estuvieran en continua disputa. Una disputa de medio siglo TAYIKISTÁN AFGANISTÁN GILGIT Azad Cachemira (Cachemira libre) bajo Gilgit tutela paquistaní Agencia Gilgit y Baltistán Administrada por Pakistán Aksai- Chin Zona bajo contro de China y reivindicada por la India CHINA BLATISTÁN Muzaffarabad Chakotny Srinagar CACHEMIRA Distrito Anantnag Jammu INDIA AFGANISTÁN Islamabad PAKISTÁN 0 km 50 Línea de control (alto el fuego) entre la India y Pakistán Tibet N NEPAL BUTÁN Más de 550 pequeños Estados El actual problema de Cachemira, del que se aprovechan todos los grupos terroristas de la zona para crear el desconcierto, es producto directo de una descolonización mal planteada y peor realizada. Cuando entrado el siglo XX el Imperio Británico tomó la decisión de abandonar su posesiones en la India, no calculó las consecuencias que podrían derivarse de las posibles desaveniencias entre los más de 550 pequeños Estados gobernados por sus correspondientes marajás, que bajo la égida británica permanecían sumisos, pero que tras la independencia aspirarían a aumentar sus relativos poderes. Desde los despachos de Londres se pensó que mejor que un sólo Estado, del subcontinente deberían formarse dos, tomando como referencia las dos grandes religiones. Uno para los hinduistas y otro para los musulmanes. Separando así a los hermanos díscolos creían que iban a evitar las peleas. Se equivocaban. La definición más simplista de la independencia que alcanzó la India el 15 de agosto de 1947 nos dice que supuso el triunfo del pueblo indio sobre el Imperio Británico después de estar sometido casi dos siglos a su dominio. Es verdad, pero también es cierto que esa victoria se logró a cambio de grandes sacrificios. Uno de ellos, quizá el mayor, fue el desmembramiento del territorio, la pérdida por parte de la India de una buena porción de su tierra que pasó a llamarse Pakistán. De un nacimiento contra natura no es extraño que surgieran problemas, y que Pakistán fue una creación de laboratorio nos lo demuestra la misma elección del nombre, hecha en un despaINDIA PAKISTÁN Mar de Arabia Jammu y Cachemira Controlada por la India vo que, para colmo, era bonito y sonaba a algo parecido a País de los puros El nacimiento de la India y Pakistán como naciones independientes fue tan traumático y doloroso como la separación de dos hermanos siameses. Y con graves secuelas. Durante el largo medio siglo transcurrido hasta hoy, los enfrentamientos entre los hermanos enemigos no ha cesado. La mayoría de las veces el motivo (hay quien cree que se trata sólo de una disculpa) ha sido la lucha por la posesión de los territorios de Cachemira. La causa aducida ha sido siempre la incompatibilidad de religiones. Monoteísmo islámico frente a politeísmo hindú. Pero la realidad subyacente es, una vez más, la distribución del poder en la región. Mientras que Pakistán se ha dejado querer por los chinos- -su arsenal nuclear podría haber sido facilitado en buena medida por Pekín- la India (la democracia más poblada del mundo) ha sabido desembarazarse a tiempo de las consecuencias de sus antiguos flirteos con la Unión Soviética, y tras la caída del Muro ha buscado con creciente éxito la querencia de Estados Unidos. BANGLADESH Golfo de Bengala Resistencia a la unión Desde el momento de la independencia, algunos de los principados indios se resistieron a formar parte de cualquiera de los dos países emergentes. En Hyderabad, por ejemplo, gobernado por un nizam musulmán y con una población mayoritariamente hinduista, tuvo que intervenir el ejército de Nueva Delhi y acabó anexionado por Andhra Pradesh, uno de los Estados de la Unión India. Otro de los principados que más se resistieron a la anexión fue el de Jamu y Cachemira con un marajá hinduista que gobernaba a una población mayoritariamente musulmana. En esta ocasión fueron las tropas paquistaníes las que, dos meses después de la independencia, entraron por el este en Cachemira y tomaron la región de Azad Cachemira (Cachemira Libre) Siguieron avanzando hasta llegar a Srinagar, la capital de Cachemira, cuyos gobernantes, al sentirse asediados pidieron ayuda a Nueva Delhi. Los soldados indios no tardaron en llegar y libraron al marajá de Srinagar de las tropas paquistaníes a cambio de conseguir que la zona pasara al control de la India. Desde 1949, existe una línea de control (alto el fuego) que separa las dos zonas: una de 13.297 kilómetros cuadrados controlada por Islamabad y otra de 203.703 controlada por Nueva Delhi. Allí un destacamento de cascos azules procura evitar que salte la temida chispa que haría estallar la zona y se extendería por toda la región. OCÉANO ÍNDICO Infografía ABC La línea de control de 1949, vigilada por la ONU, separa los 13.297 kilómetros cuadrados tutelados por Pakistán de los 203.703 que controla la India cho por historiadores y geógrafos de la Universidad de Cambridge. La P la tomaron del Punjab compartido por la India y el nuevo Estado; la a de la vecina Afgania; la k de Kashmir (Cachemira en español) la s del Sind, la región de Karachi; añadieron una i por necesidades fonéticas, y completaron el nombre con la terminación tan (país) Ya tenían un nombre nue- Dos guerras y el nacimiento de un país En los casi sesenta años de independencia, la India y Pakistán se han enfrentado en tres conflictos bélicos. Dos por el problema de Cachemira y otro en el Pakistán Oriental, que acabó con el nacimiento de Bangladesh. La primera guerra de Cachemira estalló en 1947 a causa del levantamiento de la población musulmana apoyada por el Ejército paquistaní. Tras el alto el fuego del 1 de enero de 1949, la ONU trazó una línea de control que permanece bajo su vigilancia con lo que Cachemira quedó dividida en dos zonas a la espera de un referéndum que nunca llega. En 1965 la política expansionista de la India, que en 1957 se había anexionado la zona de Jamu y Cachemira ocupada por sus tropas, unida a la violencia de las guerrillas islámicas, provocó el segundo enfrentamiento armado entre los dos países, que acabó el 10 de enero de 1966 con una tregua en la que medió la Unión Soviética. En diciembre de 1971, como colofón a una serie de incidentes fronterizos, la India ocupó todo el Pakistán Oriental apoyando su independencia, que llegó con el nombre de Bangladesh. Esta guerra sólo duró doce días.