Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 13 7 2006 ABC Ambos dirigentes esperan superar las diferencias surgidas durante la etapa de gobierno de Schröder tes cubren la visita y Greenpeace y los ex comunistas de La Izquierda se manifestarán. Algunos lamentan que, en un lugar con un 20 por ciento de paro, el estado nórdico corra con los gastos en seguridad, 13 millones de euros. Pero durante las 36 horas de la visita, la canciller, que tiene un inglés fluido, aprovechará los paseos con Bush para explicarle la postura alemana en la mediación con los rehenes israelíes, para abordar la nueva crisis en Oriente Próximo y para acordar el bloqueo a Teherán sobre el que Berlín ya ha adoptado una postura. Políticos de uno y otro lado del Atlántico saben que la Guerra Fría ya pasó, y que Europa ya no tiene importancia estratégica para los EE. UU. La falta de prejuicios ideológicos de Merkel ha conquistado un trato con Bush que los texanos aprecian como hablar en plata. Así lo reconoce la canciller en una entrevista en la que dice que es bueno para Alemania, para Europa y para EE. UU Blair ha escrito en el Bild que los viejos prejuicios han sido reemplazados por una nueva imagen positiva y más justa de Alemania para el Times de Londres Alemania ha ganado realmente este Mundial y para el Financial el beneficio es difícil de medir en euros, pero el buen ánimo sostiene los indicadores Alemania ha querido presentarse de nuevo al mundo, pero el Frankfurter entiende que, en realidad, los alemanes se han presentado a sí mismos. Y se han gustado. Handelsblatt cree que Alemania ha alcanzado la normalidad y se ha descubierto más internacional de lo que creía Pero La Reppublica es cauta: ese ordenado mar de fans y de tranquilo patriotismo parece por dirigido por control remoto... dependerá del futuro quién maneje el mando El politólogo austríaco Anton Pelinka habla de un mero cambio de percepción en la manera en que el mundo mira a los alemanes... ya sabíamos que no eran así Un 90 por ciento de los visitantes han dicho en una encuesta que recomendarán Alemania a sus conocidos. George y Laura Bush, a su llegada anoche al aeropuerto alemán de Rostock Laage, donde les esperaba Angela Merkel EPA Merkel recibe a Bush en su casa de la antigua cooperativa Bandera Roja Alemania se perfila como el principal aliado de EE. UU. en Occidente efectos de la celebración del Mundial de fútbol, las conversaciones se centrarán en la crisis nuclear iraní y en la situación de Oriente Próximo R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL TRINWILLERSHAGEN. En este paraje donde la brisa báltica corre entre campos de centeno, ejemplos de moderna agricultura socialista, y del que la canciller Merkel es su actual feudataria (está registrada en este distrito electoral) el presidente estadounidense Bush ha llegado a decir sobre ella que es el auténtico ejemplo de quien sabe lo que es realmente la libertad b Todavía bajo los propia de algunos líderes del antiguo bloque: Merkel impresionó tanto a Bush durante la sobremesa de su primera cena, contándole historias de su juventud bajo el socialismo, que éste dijo incluso haber visto su alma Aquí, entre Rostock y Stralsund, encontrará Bush la mayor cuota de antiamericanismo por alemán; pero los residentes aprecian el respaldo que da Merkel a su distrito. Frente a la gélida visita anterior a la renana Maguncia, durante la oposición estridente de Schröder a la política de Washington, Bush ha decidido desplazarse, como muestra de la admiración que le profesa, hasta esta antigua cooperativa llamada Bandera Roja donde Merkel se inició en política hace 15 años. Siem- pre es hospitalario cuando alguien te invita a su solar ha dicho Bush, que lleva a sus amigos a Texas. Sin embargo, como el nuevo fútbol alemán de Klinsmann cuyo optimismo inspiró a los alemanes según el Morgenpost, Alemania es otra tras complacerse en acoger durante 30 días al mundo entero en casa, sintiéndose querida, colorida y hasta simpática. Le Monde ha notado que ni en la reunificación se vio a los alemanes así y el Bild, que es el barómetro de la nación, cree que este Mundial ha cambiado a Alemania más que todas las políticas de los últimos años juntas Pese al buen clima y a que la vieja Stralsund, por donde ambos pasearán, está casi rodeada por agua, 12.500 agen-