Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional CORRUPCIÓN EN MARBELLA OPERACIÓN BALLENA BLANCA JUEVES 13 7 2006 ABC El despacho de Del Valle participaba en al menos 523 sociedades, 194 de ellas extranjeras En las oficinas del abogado tenían su domicilio fiscal unas mil personas físicas y jurídicas b Las sociedaes extranjeras tie- Retrato de un despacho Fernando del Valle: letrado español de origen chileno, es titular del despacho de abogados Del Valle Abogados, DV Abogados. Aparece como administrador en 37 sociedades mercantiles; representante en 135; consejero en 36; administrador y director en 3; socio y administrador en 12; vocal y representante en uno y socio en 3. Estela Elena Herrera: empleada del anterior, no tiene una preparación cualificada y figura como socio y administrador en 257 sociedades; administradora en 39; socio en 6 y representante en 43. Ana María Coronado: también empleada, aparece como socio en 3 sociedades; socio y administrador en una; representante en 14; administradora en 3 y consejero en una. Carolina del Valle: trabajadora del despacho e hija de Fernando del Valle, figura como socio en una sociedad y administrador en dos. Olga María Castillo: empleada, es representante de una sociedad y administrador de otra. Beatriz Segurado: empleada, es administradora de una sociedad y representante de dos Fernando del Valle y Estela Elena Herrrera participan conjuntamente en 25 sociedades mercantiles. Portal donde están los despachos de los notarios implicados JAIME GARCÍA nen su origen en paraísos fiscales o países cuya legislación favorece una cierta permisividad societaria e impositiva JOSÉ MARIA CAMACHO PABLO MUÑOZ MÁLAGA. Las investigaciones de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Costa del Sol han permitido demostrar la participación del despacho del abogado Fernando del Valle en al menos 523 sociedades, de las que 194 eran extranjeras con domicilio social en paraísos fiscales o países cuya legislación favorece una cierta permisividad societaria y fiscal. A modo de ejemplo, 143 de ellas tienen su domicilio social en el Estado de Delaware, en EE. UU. en Gibraltar, 25, y en Holanda, 6. Delaware no está considerado legalmente como un paraíso fiscal, pero su legislación, opaca y laxa según la Policía, le asimila a dichos paraísos. Los investigadores, además, consideran muy llamativo el hecho de que más de mil personas físicas y jurídicas tuviesen su domicilio fiscal en las oficinas del despacho, en Marbella. En esas oficinas tiene también su sede DVA Finance S. L. una sociedad constituida por tres empleadas del abogado- -Estela Helena Herrera, Anna María Coronado y María del Rocío Díez- -y Carolina del Valle, hija del letrado. El objeto social de prácticamente todas las sociedades españolas identificadas es la construcción, explotación y o gestión inmobiliaria. Ana María Coronado y Estela E. Herrera participan conjuntamente en una. cas, habitualmente extranjeras, o jurídicas, no relacionadas en principio con los socios primitivos. Sin embargo, la Policía detectó entre los nuevos administradores la presencia de individuos investigados o condenados por su relación con el crimen organizado. En muchas ocasiones Fernando del Valle actúa como consejero delegado de la mercantil extranjera, asumiento así su representación y apoderamiento, lo que para la Policía es señal evidente de que ocupa una posición de responsabilidad dentro de la red para la que supuestamente actúa en labores de ocultación, colocación e integración del dinero obtenido por las actividades delictivas perpetradas por la misma. Por tanto, la Policía considera probada la conexión, tangencial en algunos casos y directa en otros muchos, entre individuos vinculados al crimen organizado y esa importante infraestructura mercantil y societaria creada por Del Valle con la intención, presuntamente de ofrecérsela a esos clientes tan particulares para que pudieran lavar el dinero que obtenían de sus ilícitas actividades. Actividad societaria y mercantil Como punto de partida, los agentes encargados de la Ballena Blanca lograron demostrar dos hechos objetivos: por una parte, que el citado despacho tenía una intensísima actividad societaria y mercantil, con especial atención a la gestión de patrimonios inmobiliarios, sin que entre sus actividades estuviese su personación en procesos judiciales de ningún tipo; el segundo dato era que Del Valle abogados estaba directamente vinculado, a través de sociedades, con ciudadanos del Este implicados en el tráfico de estupefacientes, y también con tunecinos asentados en Francia, donde eran investigados por tráfico de hachís y blanqueo. Con estos mimbres y muchas horas de trabajo, la Udyco de la Costa del Sol, con la colaboración de inspectores de la Agencia Tributaria, lograron averiguar el modus operandi del despacho. Así, se supo de la existencia de un gran número de sociedades constituidas por una sola persona física y otra jurídica, que habitualmente era una sociedad registrada y domiciliada en el extranjero, sobre todo en Deleware o algún paraíso fiscal. La persona física era alguien de confianza de Fernando del Valle y en principio se limitaba a aportar su nombre y disponía de una sola participación. En muchas ocasiones esa persona de confianza era Estele Elena Herrera. Además, esa nueva sociedad pasaba a estar representaba habitualmente por el abogado, o bien incluso por la propia Herrera. Al estar registradas en paraísos fiscales las sociedades que tenían el 99 por ciento de las participaciones, era extraordinariamente difícil, cuando no imposible, determinar qué personas físicas se ocultaban detrás de ellas y, por consiguiente, también localizar su patrimonio económico real y saber de dónde procedía éste. Para que fuera más difícil aún conocer quién se ocultaba detrás de las sociedades extranjeros, en muchas ocasiones éstas eran representadas durante el protocolo notarial de constitución por Estela Elena Herrera de modo verbal, o sin acreditar según explicaron a ABC las fuentes consultadas. Este extremo indicaría además, según la Policía, que había una intención expresa de ocultar las identidades de los verdaderos titulares de las sociedades, ya que la representación sin acreditar impide la práctica totalidad de las actividades comerciales de la empresa recién constituida. Por tanto, se trataría de simples sociedades patrimoniales, en donde la firma extranjera actúa como una sociedad fantasma. Otra fórmula que empleaba el despacho, aunque en menor medida, era constituir sociedades por su cuenta, aunque a los pocos meses cesaba la administración en favor de personas físi- La Policía cree probada la conexión entre capos extranjeros y la red de sociedades diseñada por el letrado Considera además que ocupaba un alto cargo en la organización para la que supuestamente blanqueaba dinero