Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 7 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL PENSIONAZO M EN HONOR DE ZINÉDINE ZIDANE L vencedor del Mundial no era el equipo de Miguel Ángel Buonarroti sino el de Silvio Berlusconi. Al recibir el trofeo, varios jugadores enseñaron una de las caras de Italia, bandera tricolor en la cabeza, como Caperucita, grotesca chistera tricolor mientras sonaba el himno... En la prórroga, cada uno tenía su función. ¿Perdió los nervios Zidane? No. El partido casi había acabado. Materazzi debía impedir que Zidane quedara en el terreno de juego: dijo dos o tres frases, cortas. Intentaba que su adversario perdiera los nervios. Dos días después, impúdicamente, replicó: No sé lo que significa musulmán Zidane, hijo de Smail y Malika, tiene recuerdos. Quizá Materazzi se refiriera a Malika; quizás a Lila, su hermana pequeña. Lo aclarará la lectura labial. No eran insultos sino recuerdos. La parte superior del plexo solar protege cuatro órganos vitales, coraDARÍO zón, pulmones, tiroides, esternón. Si VALCÁRCEL Zidane ha acertado, la dureza del golpe no dejará a Materazzi igual que antes de pronunciar sus palabras. Zidane reaccionó fríamente, sopesó: importaba más el honor. Sabía que cientos de millones observaban sus movimientos. El golpe, muy duro, se aprende en un suburbio de Marsella, La Castellane, donde nació y creció. Cuando el cabezazo es certero, deja secuelas graves. La médula del atacante, anclada en la pelvis, el sacro y los fémures, apenas sufre. El daño en el atacado puede, sin embargo, ser grande. Los comentaristas, inocentes, escribían sobre descontrol, conducta estúpida... No entendieron de qué se trataba. Se ha repetido ad nauseam: el fútbol es más que un deporte. Aquí se ve: revela los vínculos oscuros que dominan al ser humano, marido, mujer, padres, hermanos, hijos. El gran espectáculo es una espita, un moderador de la violencia (en estas cinco semanas se han dado, al menos, cuatro tentativas de atentado de E Al Qaeda en Alemania. Enhorabuena al BND y a otros servicios de inteligencia) ¿Hay algo que explique la respuesta de Zidane? Sí. A la altura del 2006, todas las trampas son posibles en un equipo italiano. Italia ha sido faro de Europa, hasta el siglo XVIII. Un faro sin unidad (el estado arranca de 1870) Pero su irradiación ha sido tan potente que todos, ingleses, alemanes, españoles, franceses, rusos, han bebido de ese generoso río, desde tiempos del milanés san Ambrosio hasta el napolitano Gianbattista Vico. El tiempo puede, sin embargo, cambiarlo todo. El Colosseo y el Panteon siguen en su sitio, pero la Italia de hoy respira ese enrarecido aire de prostíbulo meridional- -moscas y confidentes- -de las películas de Pasolini. Excluimos, claro, a empresarios grandes y pequeños, líderes sindicales, profesionales libres... Pero una sordidez de fondo late en el país: no se explica si no que la Italia más despreciable, la de Silvio Berlusconi, haya ocupado la dirección del gobierno, mientras trataba de comprar jueces, funcionarios, ministros, árbitros, policías... No se tiene en vano a la mafia dentro de casa. Llega un día en que los ladrones dan el salto ¡Dios asista a Romano Prodi y a su coalición! Zidane cumplió con las reglas de honor de la kabilia. Herido en el hombro poco antes, supo contestar al ataque. Es lo que muchos esperaban de este formidable bereber, crecido en durísimas condiciones. Este campeonato es tan hermoso... Ojalá durara años murmuraba minutos antes de comenzar la final. Entre tanto, los alemanes descubrían, a pesar de la derrota, el amor a su bandera. Francia, criticada tantas veces con interesado rencor, daba una lección. Makelele, Abidal, Vieira, explicaban, sin necesidad de palabras, qué es una sociedad integrada. Zidane ha sido oficialmente aclamado como mejor jugador del Mundial. Del partido final queda el gol de penalti de Francia, el cabezazo despejado por Buffon, los prodigiosos pases a Thierry Henry... Francia perdía la ocasión de recibir el título con dignidad. Un racista italiano rodaba por tierra. Último cabezazo magistral de Zidane. IENTRAS usted está leyendo este periódico, su pensión, actual o futura, sufre un decremento en su poder adquisitivo, e incluso puede que esté en el aire si le falta algún tiempo para empezar a cobrarla. Las de los diputados y senadores, en cambio, han quedado garantizadas por un acuerdo de las mesas de ambas cámaras, que han añadido, además, una sustanciosa serie de remuneraciones compensatorias para los parlamentarios que dejen de serlo, aunque estén en buena edad para reincorporarse al mundo del trabajo. El acuerdo ha sido unánime; en materia de privilegios brilla con luz propia el consenso y no rigen los pactos del Tinell. La clase política, tan dividida y crispada, no encuentra motivos de discrepancia a la hora de comportarse como una casta. IGNACIO El empleo de diputado CAMACHO no da para hacerse millonario, pero tampoco es tan menesteroso como para que sus señorías tengan que pedir por la calle. Sería muy interesante comparar los emolumentos de los parlamentarios con los que percibían antes de tomar posesión de sus escaños. Los habrá que salgan perdiendo, por supuesto, pero dudo que se trate de la mayoría, cuya extracción profesional procede de la función pública, la sanidad o la enseñanza, ámbitos todos ellos poco cuantiosos en remuneraciones, y en cambio generosos en sacrificio. En todo caso, nadie va a las candidaturas esposado por la Guardia Civil. Más bien suele haber guantazos por ocupar los primeros puestos, y es de temer que ello no sucede por mor de una filantrópica vocación de servicio. Conviene añadir que Congreso y Senado cierran durante dos meses largos- -enero, agosto y parte de julio- -y que un amplio porcentaje de sus miembros no interviene jamás en sus sesiones plenarias o de comisión, y muchos ni siquiera presentan una mala pregunta al Ejecutivo. Vamos, que no se trata exactamente de un empleo de obligaciones estajanovistas. Hace tiempo, empero, que sus señorías dan vueltas a la necesidad de subirse los sueldos, y como saben que se trata de una medida impopular, han optado por camuflar la mala conciencia con un pensionazo veraniego, que incluye un bonus en concepto de liquidación cuando expira el mandato para el que resultan elegidos. Un auténtico agravio comparativo, en el que no hay demagogia que valga; las pensiones de los ciudadanos son cada vez más exiguas, y las de sus representantes no sólo cada vez más altas, sino que además se fijan autoindemnizaciones por extinción de contrato. Con cargo al mismo presupuesto que no da para incrementar de modo satisfactorio las jubilaciones generales después de una vida de trabajo. Esto no hay por dónde cogerlo, salvo por el mango del mismo cazo en el que se cuecen prebendas diversas, extendidas- -y de qué manera- -a los ámbitos autonómico y municipal. Luego se quejan del desprestigio de la política. Difícilmente se puede reconocer o respetar un oficio cuyos profesionales desoyen de modo tan desconsiderado los intereses de aquéllos a quienes dicen servir.