Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 7 2006 59 Sociedad Navarro Valls es sustituido por el jesuita Lombardi como portavoz del Vaticano Un tratamiento preventivo reduce un 22 por ciento los casos de malaria en niños menores de un año Necesita la aprobación de la OMS para ser la primera terapia contra la enfermedad en la edad más crítica b En la investigación han participa- Distribución y ciclo de la malaria do cuatro españoles, entre ellos Pedro Alonso, y ha contado con financiación pública y de la Fundación BBVA G. ZANZA MADRID. La malaria es responsable de una de cada cinco muertes de menores de cinco años en el África subsahariana. En todo el mundo fallecen, aproximadamente, entre uno y tres millones de personas, principalmente en países pobres. Y, a su vez, provoca entre 300 y 500 millones de infecciones. El ciclo de la enfermedad es muy agresivo en la infancia, tanto en términos de mortalidad como de discapacidad. Junto al sida y la tuberculosis, es la enfermedad que más lastra el crecimiento en África. No existe vacuna. Los fármacos para tratarla, una vez que el parásito Plasmodium falciparum ha sido transmitido al organismo humano por varias especies de mosquitos Anopheles, cada vez tienen más resistencias, menor eficacia. Por eso, la investigación que ha confirmado la efectividad de un tratamiento intermitente con sulfadoxina- pirimetamina puede convertirse en una eficaz estrategia preventiva contra la malaria. La terapia ha sido evaluada con efectividad en 1.503 niños menores de un año en Mozambique, la edad más crítica de exposición a la infección. Dieciséis países más trabajan en el mismo proyecto aunque estos son sus primeros resultados. 1. El mosquito, inyecta el parásito de la malaria 2. El parásito ataca al hígado, donde se multiplica 3. El parásito invade glóbulos rojos Regiones con malaria 4. Las células infectadas se rompen, liberando más parásitos 5. Los parásitos se reproducen en los intestinos y se trasladan a las glándulas salivales 5 1 Mosquito Anopheles Plasmodium falciparum Malaria 2 4 Glbulos rojos C lula del h gado 3 Fuente: OMS El desarrollo de una vacuna tiene como horizonte el año 2015 o 2020 Pedro Alonso, coordinador del Centro de Salud Internacional del Hospital Clínico de Barcelona, es el investigador que más adelantada tiene una vacuna contra la malaria. Las pruebas realizadas han ofrecido una eficacia del 35 y una protección a lo largo de 18 meses a los 2.000 niños a los que se ha inoculado el preparado en Mozambique. Sin embargo, las investigaciones siguen su curso y todavía no hay una fecha para aprobar la vacuna con garantías. Ayer, Pedro Alonso, hizo hincapié en la necesidad de una vacuna para controlar el avance de la malaria. Sin embargo, su desarrollo será menor indicó Menéndez. Los investigadores quieren proporcionarlo a los niños cuando acudan a los centros médicos africanos a vacunarse de la difteria, el tétanos o el sarampión. La investigación no encontró efectos secundarios relevantes (vómitos en el 2 de los 1.503 niños) tampoco reacciones adversas tras su ingesta en combinación con la inoculación de vacunas. Un coste de 20 céntimos Pedro Alonso señaló que el tratamiento tiene un valor extra para prevenir la malaria, puesto que se administra en el momento de mayor riesgo de muerte y, en esos países, la malaria es el mayor peligro. Por eso, aunque tenga un beneficio moderado, pero un coste bajo, tendrá un impacto enorme para la población más vulnerable del mundo. Sólo por nacer en esos países se tiene un 10 de posibilidades de morir en el primer año de vida Para que este fármaco pueda ser usado como tratamiento preventivo en países donde la malaria no sea estacional es necesaria la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Los investigadores son optimistas, porque el coste de cada tratamiento es inferior a los 20 céntimos de euro, el fármaco es de uso común y está bien distribuido, sus licencias son públicas y existen genéricos y, a la vez, la industria tiene capacidad de fabricarlo en grandes cantidades en poco tiempo. La Asamblea General de la OMS podría aprobar y recomendar su uso generalizado el próximo mes de enero. De momento, varias comisiones estudian los resultados de la investigación. El proyecto está evaluando, con un millar de voluntarias embarazadas, el valor preventivo de la administración del mismo tratamiento sobre la anemia y parasitemia maternas, así como sobre la prematuridad y el bajo peso de los recién nacidos de madres con malaria. Un antibiótico antiguo y en uso La investigación, que publicará en agosto Journal of Infectious Diseases demostró que el tratamiento preventivo e intermitente con sulfadoxina- pirimetamina (SP) es seguro, bien tolerado y reduce en un 22,2 %lo s casos de malaria clínica en niños menores de un año. En la evaluación del fármaco han jugado un importante papel cuatro españoles: Sergi Sanz, Mateu Espasa, Clara Menéndez y Pedro Alonso, el investigador que más desarrollado tiene en el mundo un proyecto de vacuna. Todos ellos están adscritos al Hospital Clínico de Barcelona y al Centro de enfermedades infecciosas de Manhiça (Mozambique) La Fundación BBVA financió parte del trabajo, que también cuenta con el apoyo del Estado a través de la Agencia Española para la Cooperación Internacional. La sulfadoxina- pirimetamina es un antibiótico antiguo y de uso generalizado para tratar todo tipo de infecciones. En África se usa para el tratamiento de cuadros de malaria, toxoplasmosis e infecciones respiratorias. La novedad, que es lo que evalúa este estu- Pedro Alonso -mantuvo Alonso- -tiene un horizonte del 2015 o 2020. Por ese motivó incidió en la importancia de otras CHEMA BARROSO estrategias útiles a corto y medio plazo como es el caso del nuevo tratamiento preventivo. dio, es que también es eficaz para la prevención, antes de que el Plasmodium penetre en el organismo. Menor número de hospitalizaciones Algunos dirán que un 22 es poco, pero estamos hablando de entre uno y tres millones de muertes. No es la solución a la malaria, pero su impacto hay que sumarlo a otras iniciativas advertía ayer desde Mozambique Clara Menéndez, responsable de la investigación. Otras medidas son la distribución de mosquiteras impregnadas en repe- lentes de insectos y la distribución de nuevos medicamentos combinados con artemisina. El fármaco redujo también el número de hospitalizaciones un 19 tanto por malaria como por otras infecciones sensibles a este antibiótico. Cada dosis de este fármaco oral previene de la enfermedad durante un máximo de dos meses. Por eso es necesario un tratamiento intermitente durante tres o cuatro ocasiones, que quizá sea suficiente para el primer año de vida, el momento más crítico. Si se infecta después, su nivel de agresividad